Notas de prensa y reseñas de libros sobre migración

Tomado de la Web del BID
Washington, 11 de junio de 2014.- Las remesas hacia Centroamérica y el Caribe aumentaron en el 2013, mientras que en México y Sudamérica disminuyeron, lo cual resultó en un nulo crecimiento en el conjunto de la región, indicó un nuevo informe del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El informe Las remesas a América Latina y el Caribe en 2013 aún sin alcanzar niveles de pre-crisis señala que la región recibió ese año US$61.3 mil millones en flujos de dinero que los migrantes envían a sus países de origen.

“Los flujos de remesas a América Latina y el Caribe continúan siendo una importante fuente de ingresos para millones de familias”, dijo la Gerente General del FOMIN, Nancy Lee. “Por ello, es importante que quienes las reciben tengan opciones para ahorrar y así poder acumular activos que les permitan sobrepasar crisis inesperadas y realizar inversiones a futuro en áreas tales como educación, vivienda y pequeños negocios”.

El informe indica que, a medida que este sector ha ido evolucionado, se han incrementado las opciones de servicios que los clientes tienen para realizar estas transferencias, mediante el uso de cuentas bancarias y tarjetas de débito y crédito. Sin embargo, en muchos países de la región aún prevalece el retiro en efectivo, lo que demuestra que las instituciones financieras tienen una oportunidad para canalizar estos fondos hacia productos de ahorro que se adapten a las necesidades y preferencias de la población receptora.

México sigue siendo el principal receptor de remesas en la región con US$21,6 mil millones, seguido por Guatemala con US$5,1 mil millones. Colombia se mantuvo sin variación en US$4,1 mil millones, colocándose en tercer lugar, El Salvador en el cuarto con US$4 mil millones, y República Dominicana en quinto con US$3,3 mil millones.

Estados Unidos representa la fuente de unas tres cuartas partes de las remesas a la región, seguido de España. En este sentido, la recuperación de la demanda laboral en Estados Unidos y en los salarios promedio de trabajadores de América Latina y el Caribe influyó en el crecimiento de remesas a Centroamérica y el Caribe. Sin embargo, la reducción en la migración mexicana hacia Estados Unidos se vio reflejada en la caída de remesas hacia este país. En cuanto a los países andinos, estos se siguen viendo afectados por el desempleo en España, principalmente en los sectores de construcción y servicios, que constituyen fuentes de trabajo importantes para los migrantes de la región.

En los años previos a la crisis financiera de 2008-2009 las remesas al conjunto de la región tuvieron un crecimiento anual promedio de 17 por ciento. Luego de su récord histórico en 2008, cuando alcanzaron los US$64 mil millones, se presentó una fuerte caída en 2009 de más del 10 por ciento, seguida de un incremento en 2011 de 6 por ciento, y el posterior estancamiento que prevaleció hasta el 2013.

Dadas las tendencias migratorias y laborales observadas en 2013 y el mejor desempeño que se anticipa en 2014 tanto para la economía estadounidense como para la europea, y que fue ya evidenciado en la evolución del empleo en los primeros meses de este año, el informe del FOMIN estima que en 2014 las remesas a la región podrían aumentar entre 5 y 7 por ciento.

Faces of an Immigration System Overwhelmed by Women and Children

By RICHARD FAUSSET and KEN BELSONJUNE 5, 2014

About 1,000 women and children, mainly from Central America, have been dropped off in Phoenix since Memorial Day weekend with little more than water, apples and potato chips. Credit Samantha Sais for The New York Times

SAN ANTONIO — This is what it looks like when an immigration system is overwhelmed by tens of thousands of women and children from Central America.

In an emergency shelter for unaccompanied children at Lackland Air Force Base here, on a concrete pad where troops would typically muster, roughly 100 teenage boys listened attentively on Thursday to a man who was preaching to them in their native Spanish.

“We know that you are sad, that you are alone,” he said. “Don’t look at the size of the problem. Look toward the solution.” He went on: “Let’s defeat this giant!”

In Phoenix, up to four buses a day arrive at the Greyhound station, each filled to capacity with women and children from El Salvador, Guatemala and Honduras. They crossed the border in Texas, but immigration officials sent them to Phoenix because the Texas facilities were overcrowded.

Since Memorial Day weekend, about 1,000 women and children have been flown to Tucson from Texas, then driven by bus to Phoenix and dumped unceremoniously, weary and hungry, left to find their families scattered around the nation. Some minors will be housed at a naval base in California, and immigration officials are finding extra aircraft. The Federal Emergency Management Agency has been ordered to coordinate efforts to contain the crisis.

A boy read the Bible at an emergency shelter at Lackland Air Force Base in Texas. Credit Health and Human Services’ Administration for Children and Families

Crews of local volunteers have been greeting the migrants at the Phoenix bus station, indignant that immigration authorities are dropping them off with little more than bottles of water, apples and potato chips.

“This is cruel,” said Jorge Mendez, a volunteer at the Phoenix Restoration Project, a nonprofit group that helps immigrants settle. “I understand that if they stayed in Texas, they could have been deported. But the first thing they say when they get off the bus is they are hungry.”

These scenes are not only enraging local groups but also causing alarm among Border Patrol officials, who worry that American policy toward these migrants is a direct cause of their increased numbers. White House officials have said that criminal violence and ailing economies in Central America, not American border security, are the primary factors driving the wave.

The unanticipated surge in migrants in recent weeks has created a political, practical and humanitarian crisis for the Obama administration. Conservative critics argue that the administration’s enforcement of immigration law has sent encouraging signals to Central Americans, suggesting that they may enjoy a de facto amnesty if they get across the Mexico border.

The numbers reached a new peak this week, Border Patrol officials said. On Wednesday, a single group of about 250 migrants, mostly women and children, was apprehended after crossing the Rio Grande near McAllen, Tex., said Raul Ortiz, deputy Border Patrol chief in the Rio Grande Valley.

Mr. Ortiz said that about one-third of those caught in his sector were women traveling with young children. Families require special detention facilities, and the authorities have run out of space along the Texas border to hold them.

Homeland Security officials are scrambling to find new detention facilities and to break up bottlenecks that have slowed deportations. Among border officials, concern is mounting that migrants, including unaccompanied minors, who have been released are spreading the word back to Central America and encouraging more to come.

According to an internal draft Homeland Security document, officials recently revised their projections on unaccompanied minors. They now expect more than 90,000 in the 2014 fiscal year, an increase of nearly 20,000 from the previous projection. Frequent releases of migrants who have crossed the border illegally “serve as incentives for additional individuals to follow the same path,” the document said.

The Way North

Join Damien Cave and Todd Heisler as they travel up Interstate 35, from Laredo, Tex., to Duluth, Minn., chronicling how the middle of America is being changed by immigration.

Peter Boogaard, a spokesman for the Homeland Security Department, said the draft was not official policy and had not been finalized or circulated.

Chris Cabrera of the Border Patrol union in the Rio Grande Valley said officers were increasingly worried that the focus on children and families had diverted them from maintaining control at the border. “So much of our time and effort is being spent on family units and juveniles,” he said. “We are leaving the door open for others to come across.”

There are roughly 1,200 children in the shelter at Lackland Air Force Base because there was no room for them in immigration facilities along the border. Here, in clean, simple dorms usually used to house troops, the children, already checked for scabies and lice, had been served hearty American cafeteria food and given fresh white tube socks.

But they had arrived without their parents — indeed, without much at all. And now that they were in American custody, it was not clear where they would end up next.

Lackland’s emergency shelter is one of two that the administration has established on military bases in recent weeks to handle the wave of unaccompanied immigrant children. The second is at Naval Base Ventura County in Oxnard, Calif. On Thursday, federal officials offered news organizations a restricted tour of the Lackland site. Reporters were not allowed to take photographs or to speak with children, to protect their privacy.

Kimi Jackson, director of the South Texas Pro Bono Asylum Representation Project in Harlingen, Tex., said that many children at the shelter should be considered eligible for asylum or other immigration relief because they were fleeing “extreme violence” in their home countries, or had been abused by their parents. Ms. Jackson’s group tries to find pro bono lawyers for children who meet those criteria, but she said the demand almost always exceeded supply.

Health and Human Services officials said that most children remained in the department’s custody for about 35 days. By federal law, officials must try to pair the children with relatives living in the United States, so that they may live in a normal household environment while they wait for a resolution to their immigration proceedings.

For any children exposed to the horrors Ms. Jackson described, the Lackland shelter, which the Health and Human Services Department set up last month, must have seemed like a welcome relief. On Thursday, it had an easygoing, summer-camp atmosphere: Dozens of staff members interacted with the children, preaching to them, teaching them basic English and tending to the sick. Peals of laughter could be heard emanating from a girls’ dorm room. In another dorm, a group of girls sat in a circle on the floor, having what appeared to be a group heart-to-heart.

There were also hints of the trauma they had survived while crossing the harrowing expanse of Mexico alone, and the trauma they were living through now. Hallways and cot-lined dorm rooms were adorned with the children’s homemade inspirational posters.

“Be strong,” one of them said. “Be brave. Trust in God. He is great.”

Richard Fausset reported from San Antonio, and Ken Belson from Phoenix. Julia Preston contributed reporting from New York, Frances Robles from Miami and Andrew Siddons from Washington.

A version of this article appears in print on June 6, 2014, on page A12 of the New York edition with the headline: Faces of an Immigration System Overwhelmed by Women and Children

· El organismo no debe reaccionar en pro de su imagen, sino en beneficio de las víctimas, señala

Critica Solalinde a CNDH por actuar con miedo ante los abusos contra migrantes

· Dice que el ombudsman Plascencia evita hacer autocrítica sobre la masacre de San Fernando

Fernando Camacho Servín

Periódico La Jornada
Miércoles 11 de junio de 2014, p. 13

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ha actuado con miedo en diversos temas, entre ellos el de los abusos contra los migrantes indocumentados, por lo que al recibir críticas debe contestar no en un plan de defensa o para proteger su imagen, sino en beneficio de las víctimas, señaló el director del albergue Hermanos en el camino, Alejandro Solalinde.

Vivimos un tiempo de mucho miedo. Hay miedo institucional, estructural, a que se haga una autocrítica o una observación, pero esto es todavía más (claro) cuando se trata de una autoridad moral, como es la CNDH, indicó el sacerdote católico tras asistir a la inauguración de un foro sobre el derecho a la libertad de expresión.

A propósito de las críticas recibidas por presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Raúl Plascencia Villanueva, en el Senado debido a la actuación de la entidad a su cargo en el tema de la masacre de San Fernando –donde 72 migrantes fueron asesinados en agosto de 2010–, Solalinde enfatizó que la CNDH tiene la oportunidad de aceptarlas, como un signo de madurez y transparencia.

Hoy se le está haciendo una reconvención, se está señalando alguna deficiencia, y creo que le toca contestar no en un plan de defensa, ni mucho menos para conservar una imagen, sino por amor a las víctimas. No sé qué le pasó a la CNDH, tal vez esté en un bache. No sé qué explicaciones pueda haber, pero sí sé que no es suficiente su cobertura en cuanto a los derechos de los migrantes, lamentó.

Consultado en el mismo foro donde estuvo presente Solalinde, Raúl Plascencia Villanueva, evitó hacer alguna valoración autocrítica del organismo a su cargo, luego de que un tribunal colegiado rechazó una queja interpuesta por la CNDH contra la admisión de un amparo promovido por los seres queridos de las víctimas de San Fernando.

Estamos buscando a todos los familiares de las víctimas con el objetivo de que nos expresen cuál es el apoyo que requieren. Si hay alguna persona que tiene alguna petición no satisfecha, yo lo invitaría a que acuda con la Comisión Nacional y podamos atenderlo en los términos que corresponde, para evitar que caigamos en un debate en los tribunales que no tiene sentido, manifestó.

El ombudsman nacional informó que la CNDH ya ha localizado a seis de los familiares de los migrantes asesinados en la masacre y rechazó que la búsqueda sea tardía, pues la hemos estado haciendo desde hace cuatro años, pero en vez de acudir a la comisión, ellos deciden interponer un amparo. Es algo extraño, pero deberá discutirse y analizarse.

Tras afirmar que pedirá a la sexta visitaduría general que analice el expediente de la recomendación 80/2013 –sobre San Fernando– para ver si existe algo que hizo falta, el ombudsman subrayó que, a diferencia de los abogados de los familiares, la CNDH no tiene ninguna evidencia de que la masacre haya sido responsabilidad de algún servidor público o del Estado mexicano.

· Ira de indocumentados y defensores por la cifra récord de deportaciones de Obama

La cúpula política de EU, inmóvil frente a crisis de inmigrantes

· Estalla situación de emergencia en la frontera sur con la detención de más de 47 mil menores

· Según encuesta reciente, 62% de estadunidenses están en favor de una reforma migratoria

En la base Lackland de la Fuerza Aérea, en Texas, se habilitó un dormitorio para menores de edad que han cruzado la frontera estadunidense sin documentos. El gobierno dijo que serán procesados y se buscará alojarlos con familiares o anfitriones aprobados, mientras sus casos proceden ante los tribunales de migración

Foto Reuters

David Brooks

Corresponsal

Periódico La Jornada
Miércoles 11 de junio de 2014, p. 22

Nueva York, 10 de junio.

Ante oleadas de inmigrantes menores de edad detenidos en la frontera y alojados en instalaciones militares, y el ritmo récord de deportaciones por el gobierno de Barack Obama, que divide familias y nutre el clima de temor en comunidades inmigrantes a lo largo del país, la cúpula política estadunidense permanece estancada, pese a que esta crisis humana afecta a millones.

Protestas, acciones directas, peticiones y marchas expresan la creciente ira entre agrupaciones de inmigrantes y sus defensores, ante la inmovilidad de la cúpula política en promover una reforma migratoria y la falta de acción ejecutiva del presidente Barack Obama para ofrecer alivio a familias inmigrantes ante el ritmo récord de deportaciones de indocumentados por su gobierno.

Mientras tanto, estalla una crisis en la frontera sur con recientes oleadas de menores de edad que emigran solos desde Centroamérica y México, sobrepasando la capacidad de detención, alojamiento y procesamiento de las autoridades federales.

Desde el primero de octubre del año pasado, 47 mil 17 menores de edad no acompañados por adultos han sido detenidos en la frontera sur, cifra sin precedente, reportó la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos; 34 mil 611 provienen de El Salvador, Guatemala y Honduras, y 11 mil 577 de México. En lo que va del año fiscal 2014 (que empezó el 1º de octubre de 2013), esto representa un incremento de 92 por ciento comparado con el total de todo el año fiscal 2013.

Funcionarios estadunidenses y expertos pronostican que el número total de menores no acompañados que han sido detenidos en el cruce fronterizo en el año fiscal actual podría alcanzar más de 60 mil y podría llegar hasta 90 mil.

La semana pasada el gobierno de Obama giró instrucciones a la Administración Federal de Manejo de Emergencias (FEMA), la cual se encarga generalmente de respuestas a desastres naturales, diseñar medidas, junto con el Departamento de Seguridad Interna, para enfrentar este fenómeno. Mientras tanto, cientos de jóvenes han sido trasladados tanto a albergues como a bases militares en Oklahoma, California y otros estados. Más aún, se realizan reuniones de emergencia en varias partes del país, como Nueva York, para ver la posibilidad de acomodar a algunos menores en familias que albergan huérfanos o niños separados de sus familias. Los menores de edad no acompañados serán procesados para después buscar alojarlos con familiares, si es posible, o anfitriones aprobados, mientras sus casos proceden ante los tribunales de migración.

El Departamento de Justicia anunció a finales de la semana pasada que impulsaría un esfuerzo de 2 millones de dólares para poder ofrecer los servicios de unos 100 abogados y asistentes legales para los menores de edad al ser procesados ante tribunales de inmigración.

El gobierno de Obama supone que el flujo se está incrementando como resultado de condiciones violentas en los países de origen y rechaza argumentos de figuras antimigrantes que acusan que es resultado de la falta de mayor control fronterizo y el fracaso en aplicar las leyes migratorias por esta administración.

Escucha a Dios y que termine pronto este tormento, se lee en una pancarta elaborada por uno de los jóvenes sobre su cama en un dormitorio para 60, dentro de la base aérea Lackland, en San Antonio, Texas, reportó el diario Los Angeles Times.

Esta es parte de otra ola de menores de edad acompañados por mujeres adultas que huyen de la violencia en México y Centroamérica, afirman las autoridades y expertos. Autobuses repletos de mujeres y niños de El Salvador, Guatemala y Honduras, enviados a Arizona por autoridades migratorias porque ya no había cupo en los albergues oficiales cerca de donde cruzaron en Texas, se encuentran abandonados en terminales de lugares como Phoenix, para ver cómo le hacen para ubicar a familiares en todas partes de este país con organizaciones comunitarias, las únicas que intentan ofrecer apoyo. Después tendrán que presentarse ante tribunales para evaluar sus casos.

Al mismo tiempo, Obama provocó más furia y desencanto entre inmigrantes cuando postergó su prometida evaluación de las deportaciones, que han superado 2 millones durante su estancia en la Casa Blanca, más que cualquiera de sus antecesores.

Pocas semanas después de que anunció que estaba ordenando la evaluación de una posible reforma administrativa de las deportaciones, el gobierno de Obama dijo que aplazaría esa decisión para dar una última oportunidad al Congreso de avanzar hacia una reforma migratoria este verano. Algunos integrantes de la gran coalición nacional a favor de una reforma migratoria y algunos legisladores demócratas apoyaron esa decisión, mientras organizaciones de inmigrantes, sobre todo los llamados dreamers (los jóvenes que han prestado nuevo dinamismo al movimiento), la denunciaron.

Defensores de inmigrantes acusan que su decisión implica que continuará el promedio de más de mil deportaciones al día, y que eso llevará a más separación de familias, incluyendo el abandono forzado de hijos de los deportados, lo cual califican de otra crisis humana cotidiana.

Como si esto fuera poco, el lunes la Suprema Corte emitió un fallo que determina que hijos de inmigrantes que cumplen 21 años de edad mientras sus familias esperan sus papeles de residencia legal pierden su lugar en la larga fila de espera y no les será otorgada prioridad, lo cual podría implicar más separación de familias.

La renuencia de la cúpula política a resolver estas crisis no refleja la voluntad popular. La mayoría (62 por ciento) de estadunidenses favorece una reforma migratoria que otorgue una vía a la ciudadanía para los más de 11.5 millones de inmigrantes indocumentados que residen en el país (poco más de 6 millones de ellos mexicanos), según una nueva encuesta de Brookings Institution y el Public Religion Research Institute emitida hoy. No sólo eso, el sondeo registra actitudes más positivas sobre las contribuciones de los inmigrantes al país (60 por ciento afirman eso contra un tercio que cree que los inmigrantes son una carga), y un 53 por ciento expresaron que sería menos probable que votaran por un candidato político que se oponga a una reforma migratoria. Sin embargo, el sondeo también identificó una división marcada entre las filas del electorado republicano.

Expertos indican que en este ciclo de elecciones intermedias, la dinámica política es más local, donde fuerzas antimigrantes tienen mayor influencia, sobre todo entre las bases republicanas, y que eso cambia en una elección presidencial, cuando las tendencias nacionales ejercen un papel mayor, y donde sectores electorales, sobre todo el latino, tienen mayor impacto. Por lo tanto, muchos no esperan que la cúpula política se arriesgue demasiado antes de las elecciones intermedias de noviembre, en las que está en juego el control de ambas cámaras del Congreso.

El Faro Académico

Los sacrificios de las familias transnacionales

Leisy J. Abrego *

El Faro / Publicado el 4 de Junio de 2014

"Uno nunca entiende por qué una madre lo abandona, por qué se fue si nada cambió. Nada es mejor. Todo es peor," le dijo una joven hija de migrantes salvadoreños a la socióloga Leisy Abrego, quien nos presenta con gran humanidad y compasión los resultados de la investigación sobre familias transnacionales.

Por lo general, cuando le menciono a una persona salvadoreña que mi trabajo consiste en investigar las experiencias de familias transnacionales, rápidamente me ofrecen una de las siguientes opiniones: 1) Esas son las personas que arruinan el país con sus remesas que malgastan en los centros comerciales y le suben el precio a todo. 2) De nada sirve que se vaya esa gente si lo primero que hacen es encontrarse otra pareja allá y se olvidan de la familia que dejaron aquí. 3) Por esas familias estamos como estamos. Dejan a los hijos con las abuelitas que ya están muy viejitas para disciplinarlos. Los niños se sienten abandonados y se meten a las maras.

En mi estudio, basado en entrevistas a profundidad con 130 integrantes de familias transnacionales, reconozco un poco de veracidad en estas opiniones y observaciones, pero resulta que la gran mayoría de familias tienen otras experiencias que, como sociedad, borramos muy fácilmente al generalizar.

Les comparto un ejemplo. En un colegio de San Salvador, hablé con el director y algunas maestras sobre la posibilidad de entrevistar a estudiantes cuyos padres viven en Estados Unidos. Inmediatamente, todos me sugirieron que hablara con “Mayra” – una estudiante de 16 años cuyo padre vive en Houston, Texas. Me contaron que siempre anda estrenando zapatos y ropa de marca y que recibe del papá mensualmente más de lo que ganan los maestros.

Y sí. En nuestra entrevista, Mayra confirmó que su papá manda remesas para los gastos de la casa y aparte le manda $400 a ella y otros $400 a su hermano para todos sus gastos. Al final, después de pagar la colegiatura mensual de $160, ocupa el dinero en “cosas personales” – ropa, productos de cabello, zapatos y bolsones.

Pero a pesar de que para la comunidad de ese colegio, y en la mente de muchas y muchos salvadoreños, Mayra representa una experiencia común entre jóvenes que reciben remesas, en mi estudio encontré que la gran mayoría de estas familias viven otras experiencias. Entre 83 jóvenes, muy pocos reciben tan alta suma mensual. Ni siquiera los otros tres jóvenes que conocí en el mismo colegio de Mayra viven como ella. Al contrario, ellos me comentaban sus estrategias para ahorrar para asistir a la universidad o mencionaban cómo muchos de sus fondos van para el cuidado médico de sus familiares. Pero porque no ostentan su atuendo ni llaman la atención con su comportamiento, los profesores ni siquiera se daban cuenta que ellos también tenían familia en EEUU.

Una estudiante de una universidad privada, “Beatriz” cuyo padre vive en el estado de Maryland en EEUU y les manda entre $800 y $900 mensuales, dice que la suma cubre gastos básicos del hogar, y le permite costearse su educación y la de sus hermanas. Lo que les sobra lo van ahorrando porque saben que siempre hay emergencias—especialmente porque su abuelita es muy mayor y tiene problemas de salud.

En realidad sólo los jóvenes que reciben cantidades de $500 o más mensuales pueden asistir regularmente a la universidad sin tener que trabajar. En estos casos, usan el dinero para comprar libros, pagar matrícula y costearse el transporte y comida diaria. Y aparte de añadirle un cuarto a la casa, comprarse colchones más cómodos o salir a comer afuera de vez en cuando, les va quedando muy poco para lujos y gastos innecesarios.

Pero muchos de los jóvenes simplemente no reciben el dinero necesario para vivir tan lujosamente como cree la mayoría de la sociedad salvadoreña. Lo más común es que a mediados que va subiendo el costo de la vida, reciben menos de lo necesario para vivir establemente, poder adquirir una educación de colegio privado, o asistir a la universidad.

En muchos de estos casos, las madres y los padres migrantes no se han olvidado de sus hijos, sino que se ven en situaciones en que se les hace casi imposible encontrar trabajos estables que paguen sueldo digno y suficiente. Por ejemplo, para migrantes indocumentados en EEUU, cambios en las leyes y la manera de implementarlas les han hecho la vida bastante difícil. Muchos viven con temor a ser deportados, por lo cual no se quejan cuando los jefes los explotan. A muchas mujeres les va particularmente mal porque aparte de ganar sueldos inferiores a los hombres, también tienen que preocuparse de ser posible blanco de varios tipos de violencia, tanto de parte de sus empleadores como de sus parejas.

Entonces, no es simplemente que un padre o una madre hayan olvidado a su familia, sino que están luchando dentro de un contexto legal y social que no les permite lograr las metas que inicialmente los llevaron a emigrar. Por años se quedan pagando la deuda del coyote que los guió al país norteamericano y lo poco que les queda para mandar a sus hijos no es suficiente para mejorar sus vidas de manera notable como lo habían anticipado.

Entre las madres y los padres migrantes que entrevisté, mi estudio revela que muchos de ellos hacen sacrificios inmensos para enviar remesas a sus hijas e hijos. Las madres, especialmente, tienden a mandar un gran porcentaje de las pocas ganancias que obtienen trabajando como domésticas, en limpieza de edificios y hoteles, o en fábricas de costura. Al mandar la mayoría de sus sueldos, se quedan con ingresos muy limitados. Varias madres han aguantado hambre, consentido a condiciones peligrosas de vivienda, aceptado abuso laboral, y hasta han vivido con parejas violentas porque en todos estos casos, los sacrificios les han permitido remitir cuotas mayores a sus hijas e hijos.

Es cierto que algunos padres encontraron parejas nuevas y establecieron nuevas familias en EEUU. Pero esto no significa que en todos los casos hayan dejado de comunicarse o de ayudar a sus familias en El Salvador. Algunos siguieron mandando dinero mensualmente por años y la gran mayoría hace lo posible por mandar fondos para ayudar durante situaciones de emergencia.

A pesar de la gran diversidad de experiencias económicas que viven las familias transnacionales, emocionalmente todos sufren la separación. El dolor es especialmente obvio entre los jóvenes que no han recibido remesas suficientes para mejorar sus vidas. Cuando no tienen para comer bien a diario o para pagar el transporte para ir a la escuela, suelen sentirse abandonados y descuidados. Por ejemplo, Lucía, de 16 años, me comentó:

Va a pensar que estoy loca, pero cuando estaba pequeña, oía decir que el McDonald’s es comida americana, así es que cada vez que pasábamos por el McDonald’s del centro, trataba de ver por la ventana, a ver por un ratito a ver si veía a mi mami… La vida es puro sufrir sin ella. Uno nunca entiende por qué una madre lo abandona, por qué se fue si nada cambió. Nada es mejor. Todo es peor.

Aún entre los jóvenes que viven bien, que reciben remesas mensualmente y que han alcanzado logros concretos a raíz de la migración de sus madres y padres, existe un vacío. Jóvenes de este grupo dicen entender la estrategia de sus madres y sus padres y les agradecen sus sacrificios y esfuerzos, pero eso no quita su gran dolor al haber crecido sin el contacto diario. Como lo explica, “Javier”:

Yo a mi papá y mi mamá los respeto, verdad, y yo les agradezco el sacrificio que han hecho y, es algo que nunca se va a perder y tampoco se va poder recuperar. Perder es porque el sacrificio de ellos lo estamos aprovechando y recuperar es porque todo el tiempo, nuestra niñez… eso quedó en el vacío, verdad…. [Para cada navidad, con mis hermanos] nos sentábamos … en mi cama y nos poníamos a acordar, “púchica, mi papá y mi mama.” Abríamos los álbumes, y así nos poníamos a llorar…

Aparte de extrañar a sus seres queridos, muchos jóvenes también se sienten aislados socialmente porque se habla de manera tan negativa de las familias transnacionales en El Salvador. Muchos confesaron no tener con quien desahogarse en sus escuelas y colegios cuando extrañaba a sus familiares y preferían sufrir a solas los días de fiesta en que sus compañeros compartían con sus familias.

Es por este nivel de sufrimiento que la gran mayoría de jóvenes hubiese preferido que sus madres y padres permanecieran en El Salvador. Como lo declara la joven de 17 años, “Mirna,”

No es bueno que las familias se separen… Debería de haber aquí, en el gobierno, atención, ayudando a las personas, a las familias a que salgan adelante, aquí en el país. No andar en otros lugares, este, que los traten mal, porque dice mi papá que muchas, el llegar allá y que los discriminen, que los miren de menos y eso no es necesario.

A pesar de las cifras anuales en El Salvador – más de $3.9 millones de dólares anuales en remesas – las experiencias individuales revelan que estas sumas tienen gran costo social y emocional. Las remesas requieren de grandes sacrificios, tanto físicos como emotivos, de cada integrante de estas familias transnacionales. Mirna le da voz a miles de familias quienes exigen el derecho a no tener que emigrar, y no tener que vivir separados por años para simplemente poder sobrevivir. Las y los jóvenes también piden ser aceptados en la sociedad – que se hable menos peyorativamente de sus familias para limitar la aislación social que les complica aún más la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s