Notas de prensa sobre migración

ALEPH
Tuvimos la mañana
Tuvimos la mañana en las manos, tuvimos la mañana en la frente, dicen dos versos del poema Habla el gran lengua, de Miguel Ángel Asturias, Premio Nobel de Literatura 1967. Hoy, cuarenta años después de la muerte de este gran escritor guatemalteco, esos versos me hacen totalmente sentido cuando veo que la migración de niños, niñas y adolescentes ocupa las primeras planas de periódicos en Guatemala, México, Estados Unidos y otros países centroamericanos. Recuerdo que hace siete años, con el apoyo de PCS, escribí un pequeño libro [http://208.96.32.249/opinion/Carolina_Escobar_Sarti_PREIMA20131109_0109_56.jpg] CAROLINA ESCOBAR SARTI
que se llamó Los pequeños pasos en un camino minado: migración, niñez y juventud en Centroamérica y el sur de México. Trataba de reunir, de manera muy general, lo poco que se sabía de un fenómeno social incipiente en el país y la región. Comenzábamos a hablar del tema en espacios académicos, públicos e institucionales. Pero una elaboración teórica como tal no había.
Escaseaban los datos duros, las estadísticas eran casi siempre aproximaciones, no había dinero para investigaciones más profundas de esta problemática, y no queríamos creer que algún día llegaríamos a ver niñas y niños de 2 años de edad migrando, solos o en compañía de sus hermanos mayores —que tampoco son mayores de edad—, hacia Estados Unidos. Pero llegó el día. Y no dejaré de decir que una sociedad se mide por cómo trata a sus niños y niñas. Es el espejo más claro en el que podemos reflejarnos.
La mayoría de personas menores de edad que están migrando y/o siendo deportadas de Estados Unidos para nuestra región, son centroamericanas. Y dentro de estas, tres países aportan más que otros: Guatemala, El Salvador y Honduras. Casualmente, el triángulo norte de Centroamérica es también el más violento, el más inseguro, el más inestable, el más desigual, el que ofrece menos oportunidades de desarrollo a la niñez y juventud. Abandonados en los países de origen, en los de tránsito y los de llegada, deberíamos declarar esto como una situación de alerta roja. Es un problema de enormes dimensiones que no queremos ver. Es el presente y el futuro que estamos dibujando en buena parte de la región centroamericana. Y me atrevería a decir que es el futuro de toda, porque lo que nos pasa a unos, nos afecta a todos.
Las maras, por ejemplo, son hijas de la migración a Estados Unidos en los años ochenta y noventa. De allá importamos a las maras 18 y a la 13, solo para mencionar a las más grandes. Hacia allá se fueron en busca de oportunidades y hacia acá volvieron para encontrarse con que poco o nada había cambiado en sus países de origen. En Guatemala, lo que vinieron a encontrar fue un Estado mucho más delgado, debilitado, insuficiente para entrarle de frente a los profundos problemas sociales que tenemos. Vinieron a encontrar sociedades partidas por la guerra, mucho silencio, pocas oportunidades y varios grupos de poder paralelo que sí supieron instrumentalizar y canalizar la energía joven que volvía al país con más mañas y costumbres consumistas que lecciones de vida aprendidas.
En los últimos ocho meses, 47 mil niños, niñas y adolescentes, la inmensa mayoría centroamericanos, fueron aprehendidos en su migración a Estados Unidos. Y es solo ahora que la clase política del norte y el sur reacciona. Es esta diáspora la que ha motivado primeras planas, nuevas reflexiones y acciones sobre la necesidad de proteger a esta población vulnerable. Ha vuelto el tema de la reforma migratoria a las agendas políticas.
Sé de primera mano que las jovencitas viajan con un blíster de pastillas anticonceptivas en la bolsa del pantalón y el terror en el cuerpo ante las implacables violaciones que vivirán en su ruta al norte; que los jovencitos llevan machete cuando pueden y los más pequeños también pueden terminar indocumentados y desaparecidos en las fronteras, explotados sexual y laboralmente. Tuvimos la mañana en las manos, tenemos las llaves del futuro donde comienza el tiempo, dicen otros versos del poema de Asturias. cescobarsarti@gmail.com

JUNE 10, 2014
Number of Latino children caught trying to enter U.S. nearly doubles in less than a year
By Jens Manuel Krogstad and Ana Gonzalez-Barrera4 comments
A record number of unaccompanied children have been apprehended along the U.S.-Mexico border since October, an influx so large that President Obama has called it an “urgent humanitarian situation.” To help house the overflow of children, emergency shelters have opened at military bases in California, Texas and Oklahoma, in addition to a facility in Arizona. And the U.S. Department of Justice on Friday unveiled a new $2 million legal aid program to help children navigate immigration courts.
Between Oct. 1, 2013, and May 31 of this year, 47,017 unaccompanied children under 18 traveling without a parent or guardian were taken into custody, according to U.S. Customs and Border Protection. That total is nearly twice as high as all of the last fiscal year (24,493 apprehensions), with four months yet to go in the current fiscal year. One unofficial government estimate projects apprehensions rising to 90,000 in 2014—nearly four times as many as the year before.
While Mexico is the top source of unauthorized immigrants in the U.S., three of every four unaccompanied children apprehended this year have come from Central America. Honduras, a nation wracked by gang violence, has seen the most striking increases. This year, more than 13,000 unaccompanied Honduran children were apprehended at the U.S. border compared with the 968 children apprehended five years ago. The number of unaccompanied Honduran children apprehended in 2014 so far is already nearly twice as high as all of last year.

The spike in apprehensions has come largely in the U.S. Customs and Border Protection’s Rio Grande sector, which is located along the southernmost tip of Texas, and bounded by Mexico and the Gulf of Mexico. Some 71% (or 33,470) of all apprehensions of unaccompanied minors this year have taken place here. Compared with 2013, apprehensions eight months into this year in the Rio Grande sector are up 168%. By comparison, the sector with the next highest number, the Tucson sector in Arizona, which runs 262 miles along the U.S. border with Mexico, has 6,254 apprehensions so far this year, nearly equal to the total from all of 2013 (6,569).

Obama administration officials have said the increase in unaccompanied youth at the border could be due to violence and poor economies in children’s home countries, such as in Honduras and El Salvador, and thespread of rumors that children who arrive at the border without parents won’t be deported. Meanwhile, Republicans blame a 2012 policy that has resulted in two-year work permits and deportation relief being given to more than 600,000 unauthorized immigrants who came to the U.S. as children. With the first round of permit renewals coming up, Republicans blame that policy for stoking rumors that the U.S. won’t deport children.

Children caught at the border are placed in deportation proceedings, and turned over to a family member in the U.S. who can care for them while their case moves through immigration court. If family can’t be located, the children are placed in the care of the U.S. Department of Health and Human Services. Mexican children are more likely than those from Central America to be deported quickly and reunited with family in their home country, in part because of agreements between the United States and Mexico governments.

While figures on the age and gender of unaccompanied minors from Central Americans countries were not available, 98% of the minors from Mexico who were apprehended last year by U.S. authorities and returned to Mexican authorities were ages 12 to 17, and 89% were males, according to the Mexican government.

[The New York Times]
U.S. Moves to Stop Surge in Illegal Immigration
By JULIA PRESTON and RANDAL C. ARCHIBOLD – JUNE 20, 2014

[http://static01.nyt.com/images/2014/06/21/us/IMMIG1/IMMIG1-master675.jpg]
Guatemalan and Honduran migrants found by the Border Patrol near McAllen, Tex. Credit Jennifer Whitney for The New York Times

McALLEN, Tex. — White House officials, saying that misinformation about administration policies helped drive a surge of illegal migrants from Central America across the South Texas border, on Friday announced plans to detain more of them and to accelerate their court cases so as to deport them more quickly.

In tandem with those measures, Vice President Joseph R. Biden Jr. met in Guatemala on Friday with senior leaders of the three countries where most of the migrants come from — El Salvador, Guatemala and Honduras — to secure their help in conveying the message that there are no new legal channels to come to the United States and that those crossing illegally will be deported.
[http://static01.nyt.com/images/2014/06/20/us/20140621_IMMIG-slide-XWNV/20140621_IMMIG-slide-XWNV-jumbo.jpg] Slide Show
A Way Station and Respite for Weary Migrants
Credit Jennifer Whitney for The New York Times
Immigration officers and judges will be reassigned on an emergency basis to speed cases in the Rio Grande Valley of Texas, where most of the migrants are entering illegally.

The administration is trying to quell rampant rumors reaching Central America that American border authorities are offering entry permits to parents traveling with young children after they are caught. Officials hope that by increasing the numbers of migrants who are detained and then deported, others considering the trek will be dissuaded from doing so.

Mr. Biden announced $255 million for Central America to assist repatriation programs for deportees, improve prosecution of criminal street gang members, and expand youth programs to reduce gang recruitment.

Until now, White House officials have insisted that extreme poverty and an epidemic of gang violence in those Central American countries were the main causes of the unanticipated spike in illegal migration.

But many migrants told Border Patrol agents they decided to set out for the United States after hearing that it was offering some kind of entry permit. Many other migrants who asked for asylum after being apprehended have been allowed to stay temporarily, further fueling hopes that Central American women and children were receiving special treatment.

On a conference call with reporters, Cecilia Muñoz, director of the White House Domestic Policy Council, said the administration was moving to “push back” on “misinformation that is being deliberately planted by criminal organizations, by smuggling networks, about what people can expect if they come to the United States.”

In Guatemala, Mr. Biden met with that country’s president, Otto Pérez Molina; the president of El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; and senior officials from Honduras and Mexico. But Mr. Biden got a taste of the disconnect the United States often has with regional leaders, who fault the failure of American immigration policy for driving children to join their parents in the United States no matter the cost. In his public remarks, Mr. Pérez Molina, while recognizing that the American Congress has to act, reiterated a request for a temporary worker program and a way for Guatemalans living in the United States illegally to be able to stay.

Mr. Biden ignored those points in his comments and emphasized the social causes of the migration.

“The United States recognizes that a key part of the solution to this problem is to address the root causes of this immigration in the first place,” he said, turning to address Mr. Pérez Molina directly several times. “Especially poverty, insecurity and the lack of the rule of law, so the people can stay and thrive in their own communities, so a parent doesn’t feel so desperate that they put their child in the hands of a criminal network and say take him, and take her to the United States.”

The Honduran president, Juan Orlando Hernández, sent a top aide to the meeting but skipped it himself in order to watch Honduras play in the World Cup in Brazil. Tension with Honduras has been growing over public complaints by Mr. Hernández regarding what he sees as a lack of American will to help stem the violence from a drug war he believes American consumption habits have caused.

Mr. Hernández’s absence drew an unusually blunt rebuke from the American ambassador on a Honduran radio program. “I know he is in Brazil, and today there is a very important game, but the country has priorities for which the top leader should be present,” said the ambassador, Lisa J. Kubiske.

The new American funding includes $40 million over five years for Guatemala to improve neighborhood security programs, $25 million over five years for El Salvador to open 77 youth centers offering alternatives to joining gangs for teenagers and $18.5 million for Honduras for police training.

Since 2008, the administration has designated $642 million for anticrime aid to the region, but congressional watchdogs have complained that a lack of transparency on the spending has made measuring results difficult.

In Washington, the House speaker, John A. Boehner, Republican of Ohio, sent a letter to President Obama on Friday urging him to send the National Guard to reinforce the Southwest border and help protect migrant children, saying their safety was “a matter of paramount importance.”

Mr. Boehner blamed the administration for the surge. “The policies of your administration have directly resulted in the belief by these immigrants that once they reach U.S. soil, they will be able to stay here indefinitely,” he wrote.

The sharp increase of illegal migrants includes more than 52,000 minors caught at the border since October without their parents. Mr. Obama, saying the surge is a humanitarian crisis, has ordered the Federal Emergency Management Agency to coordinate an effort to maintain detention shelters for them and help reunite them with relatives in this country.

Border authorities have also apprehended more than 39,000 adults with children since October, a record number.

Since there are no detention facilities for families in the Rio Grande Valley, the Border Patrol has been releasing them without bond, giving them only an order to appear in immigration court for deportation hearings and allowing them to travel to relatives living in the United States.

Migrants have been confusing the notice to appear in court — the immigration equivalent of an indictment — with a permit to stay and have sent word to Central America that they received permits to remain here, prompting more to embark on the journey across Mexico.

Officials said they would open more detention centers as soon as they could find buildings that met federal requirements for detaining children.

The administration is also sending more immigration officers who specialize in asylum cases to the Rio Grande Valley to make quicker initial determinations on whether migrants are fleeing persecution and might be eligible for protection here. Immigration judges will be reassigned on an emergency basis to hear asylum petitions and other cases of migrants in detention, Justice Department officials said.

Correction: June 20, 2014
An earlier version of this article misstated the location of the Department of Homeland Security’s immigration detention facility for families with children. It is in Berks County, Pa., not Bucks, Pa.
Julia Preston reported from McAllen, and Randal C. Archibold from Mexico City. Benjamin Patrick Reeves contributed reporting from Guatemala City.
A version of this article appears in print on June 21, 2014, on page A12 of the New York edition with the headline: U.S. Moves to Stop Surge in Illegal Immigration.

On Immigration, the Hard Lines Start to Blur
By DAMIEN CAVE – JUNE 20, 2014

[http://static01.nyt.com/images/2014/06/21/us/JP-ROAD1/JP-ROAD1-master675.jpg]
In Tulsa, Okla., Gloria Perez, left, and Joyce Shank at an English Mass at St. Thomas More Church, which is now 90 percent Hispanic. Credit Todd Heisler/The New York Times
FARMERS BRANCH, Tex. — Halfway through an evening of campaigning for mayor of this Dallas suburb, David Koch met a Colombian immigrant who had just moved in. “Well, welcome to the town,” he said, adding after friendly chatter: “Why did you pick Farmers Branch?”

“Safety,” the woman said, noting with relief that a local law viewed as anti-immigrant by Latinos had been struck down. Mr. Koch simply nodded.

He never mentioned his support for the 2007 measure requiring renters to prove legal status, one in a series of laws that made Farmers Branch famous and infamous in immigration circles nationwide. In fact, at every house he visited, he avoided bringing up the law or even illegal immigration, which he had once loudly denounced.
[http://static01.nyt.com/images/2014/06/21/us/JP-ROAD3/JP-ROAD3-articleLarge.jpg]

David Koch, a candidate for mayor of Farmers Branch, says that laws he supported in 2007 to thwart immigrants are a thing of the past. “We’re done,” he said. “This anti-illegal-immigrant stuff is behind us.” Credit Todd Heisler/The New York Times
Immigration continues to be a subject of intense political debate and a source of simmering anger among people concerned about Central American families showing up at the border — and about the risk of even more traffic if citizenship is granted to people who came illegally.

But in many communities along Interstate 35, the highway that has carried millions of Hispanic immigrants into towns and cities clear to the Canadian border, fatigue with the issue and years of interaction with immigrants seems to be softening the once-hardened opposition and outrage about immigration’s impact.

For many Americans, attitudes about the immigrants themselves, including those in the country illegally, have essentially shifted toward a begrudging pragmatism summed up with an often-heard phrase: “They’re here, we have to deal with it.”

“It’s not that there is some magic transition point where people turn from strangers to friends; it’s a slow and often bumpy process,” said Tomás R. Jiménez, a Stanford sociologist who studies immigration in the Midwest. “It’s people becoming less strange over time as they run into each other more, and in more realms of life.”

The often-subtle shift can be seen in the Westside neighborhood of Kansas City, Mo., where police officers report that crime has fallen now that they have traded zero-tolerance enforcement for giving undocumented day laborers a place to gather. It can be seen in Denison, Iowa, where city officials built soccer fields for immigrants to keep them from ruining grass outside the high school; and in St. Thomas More Catholic Church in Tulsa, Okla., where older white choral members decided to stay in their church, often gritting their teeth, as their congregation became 90 percent Hispanic.

Despite the stunning recent primary loss of Representative Eric Cantor of Virginia to a more conservative Republican challenger who emphasized his tough stance on illegal immigration, a stream of polls in recent years suggest accommodation has become more common. In a recent New York Times survey, conducted in May, a wide majority (66 percent) said that most recent immigrants contribute to this country, up from 49 percent in 2010. State legislatures also passed more laws last year extending rights to immigrants without legal status (for driver’s licenses, for example) than those adding restrictions.

Still, for many Americans, the new reality of immigrants, illegal and not, becoming rooted in their communities remains difficult to accept. Voters in Fremont, Neb., continue to support a rental law similar to that of Farmers Branch, and in February, a mural in Wichita, Kan., that says “Immigration is Beautiful” was defaced with graffiti.

Daniel Stein, president of the Federation for American Immigration Reform, which favors reducing immigration, said many Americans still strongly oppose legalization for the 11 million immigrants in the country illegally because they feel that life in the United States “is a precious asset that should be not be handed out easily.”

And yet, here and elsewhere, many people say they are tired of the political debate — and are adapting. “I think we’re having to give in to things that we might have wanted to take a little stronger stance to,” said Sue Moore, 76, one of the longtime Farmers Branch residents Mr. Koch met knocking on doors. “I feel resigned,” she added. “I think we’re all evolving.”

Changes in Farmers Branch

Between houses, Mr. Koch, a 53-year-old lanky redhead with a soft drawl, explained his hometown’s immigration evolution. He said that when he ran for the City Council in 2007, frustration was peaking as angry longtime residents complained about empty storefronts, and thousands of immigrants crowding into aging apartment complexes.

When the City Council approved a tough anti-illegal-immigration resolution in 2006 — and when voters approved the law to fine landlords renting to immigrants without legal status a year later — Mr. Koch said city officials were convinced that Farmers Branch was at the vanguard of a movement.

“There was some hope and expectation that there would have been many more cities that would have jumped on board and said, ‘We’re a grass-roots effort,’ ” Mr. Koch said.

But, he pointed out, it never happened. “We had a lot of people behind the scenes saying, ‘You go girl,’ but they weren’t going to step out and do it themselves,” he said.

McCarthy’s Role Is Debated in His Land of Immigrants
By JENNIFER MEDINA – JUNE 22, 2014
Monica Ramos at a grocery store she opened in Bakersfield to cater to immigrants like her parents, who came from Tijuana, Mexico. Credit Monica Almeida/The New York Times
BAKERSFIELD, Calif. — The diner on 24th Street serves salsa as well as homemade jam, and cactus-leaf scrambles share a place on the menu with chicken-fried steak and eggs. Over the clatter of coffee cups, it’s difficult to tell which tables are chatting in Spanish and which in English.
To understand the complicated and emotional politics around immigration facing Representative Kevin McCarthy, elected as majority leader on Thursday, just listen to the customers here.
At the counter, one high school counselor criticizes what he calls the “take-take-take” expectations of immigrants. A few seats away, a 33-year-old who moved to Bakersfield from Houston last year calls the decades-long wait for citizenship absurd. And at a booth in the front corner, a couple who came from Mexico more than 20 years ago say they often overhear anti-immigrant vitriol, though rarely aimed directly at them. Still, they are hardly surprised to hear the sentiments voiced just feet away.
“They’re costing the system a lot of money, and we can’t sustain it,” said Kerry Stevens, 56, the high school counselor, who has spent his entire life in Bakersfield, much of it in public schools.
Kevin McCarthy, chosen as House majority leader, has not yet taken a lead role on immigration. Credit Doug Mills/The New York Times
In his new job as the second-in-command for House Republicans, Mr. McCarthy, along with Speaker John A. Boehner, will play a key role in determining whether any legislation on immigration can pass, or even be voted on. The defeat of his predecessor, Eric Cantor, was widely seen as a deadly blow to an immigration overhaul — largely because Mr. Cantor seemed open to the idea of amnesty for some immigrants, and the candidate who beat him in the Virginia Republican primary, David Brat, used that position against him. But many of the people demanding changes believe Mr. McCarthy is their best hope to push through any bill this year. The path to citizenship, many immigration activists like to say, must go through Bakersfield.
Perhaps no other congressional district epitomizes the vexing immigration debate better than Mr. McCarthy’s, which lies at the southern tip of California’s Central Valley and stands out as one of the state’s few remaining Republican strongholds. The agricultural center has long attracted — and relied on — a steady stream of immigrants to work in the fields. Today, in this historical home of Dust Bowl migrants, roughly a third of the district is Latino.
Although Mr. McCarthy has said he is open to creating some sort of legal status for immigrants already living in the United States, he has not taken a lead role on such legislation or made clear what kind of changes he would support.
Carlos Lozano, 56, came here three decades ago looking for work in the fields and now runs a Mexican restaurant in the area. He said his customers will, within his earshot, complain bitterly about immigrants, seemingly unaware that he is one of them.
The area is home to orchards, center, and was once a destination for Dust Bowl migrants. Credit Monica Almeida/The New York Times
“People will say they don’t like immigrants, but when they have to get something from us, it’s much harder to say that,” he said. “Same with the politicians: Once they admit they need us, only then can things change.”
Immigration activists have singled out Mr. McCarthy for more than a year, viewing him as a prime target to soften Republican intransigence to a reform bill. They have held protests in front of his office nearly every week, often being arrested after refusing to leave the building at the end of the day.
Earlier this year, Mr. McCarthy indicated that the outcry had made him less sympathetic to the cause, telling a local reporter that the loud protests made it impossible for his staff to work and that he could not even go to the grocery store without being confronted.
Now, as he assumes the second-highest rank in the Republican-controlled House, that pressure is nearly certain to intensify.
INM recluye a menores migrantes
Liliana Alcántara| El Universal
Domingo 22 de junio de 2014
Video. Miles de niños son retenidos en celdas abarrotadas y malolientes al sur de Texas, mientras esperan ser transferidos a uno de los refugios establecidos por el gobierno que enfrenta ya una crisis humanitaria
PROBLEMA. Sin Fronteras advierte que es elevado el número de menores sin papeles no acompañados que son retenidos por el INM en estaciones migratorias en condiciones inapropiadas. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )
La organización civil Sin Fronteras denunció que el Instituto Nacional de Migración continúa reteniendo en estaciones del país a niños indocumentados no acompañados en condiciones inadecuadas, pese a que la ley establece que debe remitirlos al DIF

liliana.alcantara@eluniversal.com.mx

La organización civil Sin Fronteras manifestó su preocupación ante el creciente número de niños migrantes no acompañados que son retenidos por el Instituto Nacional de Migración (INM) en las estaciones migratorias del país en condiciones inadecuadas, situación que genera en ellos depresión, ansiedad y desesperanza.
Señaló que esta situación es, además, una violación a las disposiciones legales, pues debido a su vulnerabilidad, deben ser canalizados a un albergue del DIF.
El INM aseguró, por su parte, que en observancia a la ley los niños menores de 11 años son enviados en tiempo y forma a los albergues del DIF para su atención, pero que los propios organismos le han manifestado la imposibilidad de recibir a los niños mayores de ese rango para garantizar la protección de los más pequeños.
De acuerdo con datos de Sin Fronteras, en 2013 el INM retuvo a 9 mil 893 niños migrantes en estaciones migratorias, de los cuales 7 mil 995 eran menores de entre 12 y 17 años de edad, y mil 898 tenían menos de 11 años. Del total, al menos 291 eran niños migrantes no acompañados.
Pese al elevado número de niños en estas condiciones, aseguró que sólo pocos son enviados al DIF. De enero a agosto de ese año, por ejemplo, el DIF en Oaxaca reportó que tenía bajo su custodia a únicamente 14 niños migrantes.
En una visita que realizaron abogados de Sin Fronteras a las estaciones migratorias encontraron a niños migrantes conviviendo con los adultos, sin espacios adecuados y con afectaciones sicológicas por las condiciones de su encierro.
En entrevista con EL UNIVERSAL, Mónica Oehler, abogada de Sin Fronteras, explicó que el estado en el que se encuentran los migrantes en general provoca varios problemas en su salud mental, pero que estos impactos son mayores en los niños que intentan llegar solos a Estados Unidos.
Dijo que los problemas emocionales que han encontrado en esta población son depresión, desesperanza y ansiedad.
En Oaxaca, documentaron el caso de dos hermanos de 8 y 12 años de edad, originarios de El Salvador, que querían llegar a Estados Unidos para encontrarse con sus padres, pero fueron detenidos por agentes migratorios en el autobús donde se transportaban solos y fueron trasladados a la estación migratoria de esta ciudad.
Los abogados de Sin Fronteras los encontraron primero en la estancia provisional de San Pedro Tepanatepec y cinco días después en la estación migratoria de Oaxaca. “Los chicos comentaron que los habían trasladado en la madrugada, por lo cual no habían dormido. Se veían intranquilos porque ya no querían estar encerrados”, dice el reporte de Sin Fronteras.
La niña de 12 años relató que su hermano lloraba todas las noches porque ya quería ir a su casa. “Su apariencia era desaliñada, se mostraban apáticos, con talante sombrío y triste. Fue impactante su evidente afectación emocional”, agrega el reporte de dicha organización civil.
Esta situación, señaló Oehler, los coloca en especial estado de vulnerabilidad porque se atenta contra su integridad física y sus derechos humanos.
“A pesar de que la legislación mexicana establece que los niños no acompañados en situación irregular deben ser canalizados inmediatamente al DIF, en la práctica siguen siendo detenidos en estaciones migratorias o estancias provisionales”, reiteró. La ley
El artículo 112 de la Ley de Migración establece que cuando alguna niña, niño o adolescente migrante no acompañado sea puesto a disposición del Instituto Nacional de Migración quedará bajo la responsabilidad y se deberá garantizar el respeto a sus derechos.
Para ello, dispone que “el instituto procederá a canalizar de manera inmediata a la niña, niño o adolescente migrante no acompañado al DIF, a los Sistemas Estatales DIF y del Distrito Federal, con objeto de privilegiar su estancia en lugares donde se les proporcione la atención adecuada, mientras se resuelve su situación migratoria y dará aviso al consulado de su país”.
Agrega que “cuando por alguna circunstancia excepcional las niñas, niños y adolescentes migrantes extranjeros no acompañados lleguen a ser alojados en una estación migratoria, en tanto se les traslada a las instalaciones del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, a los Sistemas Estatales DIF y del Distrito Federal, deberán asignárseles en dicha estación un espacio específico para su estadía, distinta a la del alojamiento de los adultos”. Explicación
El Instituto Nacional de Migración aseguró que todos los niños migrantes no acompañados menores de 11 años son canalizados al DIF, pero que los mayores de esa edad no son recibidos para garantizar la protección de los más chicos.
Indicó que en esos casos excepcionales se les ofrece un espacio apartado y adecuado en las estaciones migratorias, en tanto se resuelve su situación.
En el caso de los niños migrantes acompañados, el Istituto Nacional de Migración señaló que permanecen en las estaciones junto con sus padres o parientes, puesto que tienen el deber de preservar la unión familiar. Incumplen ley
Sin Fronteras considera que la ley en los hechos no se cumple debido a una falta de reglamentación.
En estados como Aguascalientes, Michoacán, Nuevo León, San Luis Potosí, Tabasco y Zacatecas las autoridades migratorias señalaron haber intentado el traslado de los niños al DIF, pero que no tuvieron éxito debido a la falta de espacios.
En Chiapas, explica la organización civil, pese a que la ley no delimita edades, sólo se acepta a los menores de 12 años y en el Distrito Federal las canalizaciones también están sujetas a disponibilidad de espacio.
En Coahuila, los agentes migratorios se ven impedidos de hacer el traslado, pues la estación migratoria está a cinco horas de distancia del albergue del DIF, especificó Sin Fronteras.
“Los niños, niñas y adolescentes no deberían encontrarse privados de la libertad en las estaciones migratorias, de lo que deriva la necesidad de ejercer una coordinación efectiva con el DIF o con albergues particulares que pueden ofrecerles un espacio”, reiteró en su reporte

• El proyecto enviado a la Cámara de Diputados plantea que el INM no los detenga En la congeladora, iniciativa para proteger a los niños migrantes no acompañados
• Las legisladoras que presentaron la propuesta ni siquiera han convocado a dictaminar el documento Enrique Méndez

Periódico La Jornada
Lunes 23 de junio de 2014, p. 8
Las comisiones de Asuntos Migratorios y Derechos de la Niñez de la Cámara de Diputados mantienen congelada desde hace nueve meses una iniciativa de ley general para la protección y asistencia de niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados.
En el documento se había planteado un sistema de tutela temporal para menores deportados de Estados Unidos, evitar su detención por el Instituto Nacional de Migración (INM), otorgarles refugio e incluso concederles la condición de refugiados.
Aun cuando las presidentas de ambas comisiones, las perredistas Amala García y Verónica Juárez, son las autoras de la iniciativa, no han convocado para dictaminar un proyecto en el que, argumentaron en septiembre, se basaría el nuevo modelo de defensa de los derechos de menores migrantes, con la aplicación urgente de un protocolo de protección, que terminara a su vez con las muy endebles políticas del gobierno federal.
La iniciativa, que el pleno turnó a comisiones unidas de Asuntos Migratorios y Derechos de la Niñez el 18 de septiembre, propone que sea el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) el que se encargue de la custodia y acompañamiento de los menores, así como de conocer las causas de la migración de niños no acompañados, de garantizar el respeto a sus derechos humanos, así como a la asistencia legal, de salud y educación y, en su caso, retorno seguro a los países de origen.
El proyecto resalta que después de ser deportados de Estados Unidos, los menores son detenidos en las estaciones del INM, debido a que no se ha precisado la responsabilidad de alguna instancia gubernamental sobre su custodia.
Después de ser deportados por Estados Unidos, los niños migrantes no acompañados son detenidos en estaciones del INM Foto Ap
Es inaceptable que los originarios de otros países no sean canalizados de inmediato al DIF u otra instancia validada, plantearon ambas legisladoras.
Por esa razón, el proyecto considera que en ningún caso el INM asuma la tutela o custodia y los niños, niñas y adolescentes, que deberán permanecer en los lugares determinados por el DIF o en albergues de la sociedad civil debidamente registrados.
Debido a que el esquema de protección y acompañamiento a menores repatriados implicaría la aplicación de gasto etiquetado, tanto en el presupuesto de la Federación como en el de los estados y el Distrito Federal, la iniciativa no ha sido bien acogida.
Cualquier recurso financiero y todo elemento humano destinados a este tema están absolutamente justificados, en virtud de que incidirá de manera directa en la vida y destino de miles de niñas, niños y adolescentes; lo mejor y más preciado con lo que cuenta la especie humana, justificaron las legisladoras.
La discusión está detenida, a pesar de que en la exposición de motivos se resalta que debe ser una prioridad para México atender a los miles de niños que dejan sus hogares para emprender viajes peligrosos en busca de sustento, y que en el camino quedan expuestos a violaciones a sus derechos humanos, a ser víctimas de la delincuencia organizada y a ser revictimizados cuando se les detiene por el INM.
Según las cifras que aportaron, como resultado del endurecimiento de la política migratoria de Estados Unidos, en 2012 el INM reportó casi 17 mil repatriaciones de menores de 18 años, de los cuales 79 por ciento no viajaban acompañados.
• Demandan reforzar la frontera con México antes de proceder a una reforma migratoria Culpan republicanos a Obama del desastre de los niños migrantes
• Indican que la crisis humanitaria de infantes se debe a la fallida política de seguridad del gobierno
• Sin compañía de adultos, llegan 52 mil a territorio estadunidense entre octubre y junio pasados
El año pasado se duplicó el número de menores que ingresaron a Estados Unidos sin la compañía de un adulto. En la imagen, infantes en un centro migratorio en Brownsville, Texas Foto Ap
Afp, Reuters y Ap

Periódico La Jornada
Lunes 23 de junio de 2014, p. 19
Washington, 22 de junio.
Legisladores republicanos intensificaron hoy su demanda de reforzar la frontera de Estados Unidos con México antes de proceder con cambios a las políticas de inmigración del país, en momentos en que el Departamento de Seguridad Interior registra un aumento en la cantidad de menores de edad que cruzan la zona limítrofe sin la compañía de un adulto.
El ingreso a Estados Unidos de miles de niños y adolescentes que viajan solos desde Centroamérica a través de México es un tema que se colocó este mes, como nunca, en las planas de periódicos y medios electrónicos. Los republicanos han aprovechado para culpar al presidente Barack Obama de la situación, cinco meses antes de la celebración de elecciones para renovar el Congreso. Condicionamiento
Se registra un desastre humano que se debe a la falta de una frontera segura, afirmó el republicano por Kentucky, Rand Paul, quien se pronuncia por apoyar la mayor parte de la reforma a la ley de inmigración para conceder residencia a 11 millones de personas sin papeles migratorios, la mayoría de ellos mexicanos.
Estoy a favor de una reforma, pero insisto en que primero debemos reforzar nuestra frontera, puntualizó Paul, al tiempo que otros miembros de su partido efectuaron pronunciamientos similares.
Creo que la fallida estrategia de seguridad de la frontera ha dado por resultado esto, y lamento que el mensaje que Estados Unidos envía al mundo es que si vienes a este país puedes quedarte, y eso alienta a la gente, afirmó a su vez Michael McCaul, también republicano, representante por Texas.
Otros políticos y críticos de Obama han responsabilizado directamente al mandatario al apuntar que en los últimos meses el gobierno federal –encargado de los asuntos migratorios– ha permitido la permanencia de menores que fueron introducidos a territorio de Estados Unidos a pesar de la ausencia de visa. Saturación
Desde el primero de octubre de 2013 al 15 de junio pasado, unos 52 mil menores sin acompañante llegaron a la frontera sur de Estados Unidos, principalmente por Texas, según informó el Departamento de Seguridad Interior.
Los 52 mil menores representan el doble de la cifra registrada entre el primero de octubre de 2012 al 15 de junio de 2013, según reportes de la fuente oficial.
La saturación de centros de detención temporal de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), obligó a la entidad a buscar albergues alternativos para los jóvenes y para adultos que entraron a territorio estadunidense con menores.
Paul Beeson, jefe de la Patrulla Fronteriza en San Diego, California, informó hoy que ese organismo enviará este lunes en dos aviones a un total de 280 migrantes centroamericanos para ser procesados en tribunales migratorios localizados en ese estado occidental, en un intento por aligerar la carga de trabajo en Texas.
Un antecedente de estos traslados ocurrió en mayo pasado, cuando varias familias de personas sin documentos de residencia fueron llevados desde Texas a Arizona. Crisis humana
Preocupa a EU el drama de niños que migran solos
• Los abusos en su contra, de impacto profundo: Thomas Shannon
• Son víctimas del crimen organizado y enfrentan gran número de peligros, dice
• Los traficantes les hacen creer que se les permitirá permanecer en aquel país
Indocumentados centroamericanos abordan La Bestia con rumbo al norte. Algunas madres llevan con ellas a sus hijos Foto Diana Manzo
Ciro Pérez Silva y Rosa Elvira Vargas
Enviados
Periódico La Jornada
Sábado 21 de junio de 2014, p. 2
Punta Mita, Nayarit.
La migración de menores no acompañados es tema que preocupa al gobierno de Estados Unidos, particularmente por su dimensión humana. Actualmente hay conversaciones con los gobiernos de México y de América Central para ver cómo podemos colaborar con ellos, económicamente y en el área de seguridad, en este tema, afirmó el ministro consejero del Departamento de Estado de Estados Unidos, Thomas Shannon.
En entrevista con La Jornada, convino en que debe atenderse a la brevedad la grave situación de estos jóvenes, que son víctimas de bandas del crimen organizado y enfrentan innumerables peligros en su tránsito hacia Estados Unidos.
“El hecho de que gran cantidad de niños estén migrando solos, sin ser acompañados por sus padres y que caen en manos de coyotes, pasando por fronteras de varios países y exponiéndose a muchos riesgos, nos ha llevado a buscar un diálogo con funcionarios de México y de Centroamérica, para frenar este movimiento, disminuir el riesgo y mejorar nuestra colaboración, no solamente en el área de migración, sino también nuestra asistencia en los países expulsores de estos menores, en la lucha contra bandas criminales como las Maras, que provocan en gran parte esta migración”, dijo.
Un mecanismo, agregó el funcionario, quien asiste a la novena Cumbre de la Alianza del Pacífico como observador del gobierno estadunidense, es buscar mayor apoyo económico para promover la creación de empleos para esos jóvenes, insistió.
De acuerdo con cifras de la embajada de Estados Unidos en México, del 1º de octubre de 2013 hasta el 15 de junio de 2014 el gobierno de ese país ha detenido a más de 52 mil migrantes menores no acompañados que entraron a Estados Unidos sin la documentación requerida. Esto representa cerca del doble de los que entraron sin compañía de adultos durante todo el año pasado, y los números continúan creciendo.
Son reconocidos como los migrantes más vulnerables, ya que la cuota humana en muertos, heridos y experiencias traumáticas, que incluyen el abuso sexual, es inmensa y de un impacto profundo, señaló la representación diplomática. Destaca que tratantes y traficantes, generalmente asociados con el crimen organizado, engañan a migrantes potenciales haciéndoles creer que si logran llegar a Estados Unidos se les permitiría permanecer en ese país, lo cual no es cierto, apuntaron fuentes de la embajada.
Recordaron que el secretario del Departamento de Seguridad Nacional Jeh Johnson aclaró recientemente que estos migrantes menores no son elegibles para obtener beneficios bajo la actual ley estadunidense conocida como Acción Diferida para Menores, o DACA, y que todos aquellos que entren a ese país sin la condición migratoria necesaria son sujetos al proceso de deportación. Crisis humana
• Anuncia repatriación de cientos de niños guatemaltecos Exhorta Joe Biden a enfrentar las causas de la salida de personas hacia su país Afp, Dpa y Ap

Periódico La Jornada
Sábado 21 de junio de 2014, p. 2
Guatemala, 20 de junio.
El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, reiteró hoy que su país repatriará humanamente y con justicia a cientos de niños guatemaltecos que han emigrado sin documentos en busca de sus familiares, después de sostener una reunión con el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina.
Biden exhortó a las autoridades de la región a enfrentar las causas que han llevado al éxodo. Una parte importante de la solución de estos problemas es enfrentarnos a las raíces y a las causas principales de esa migración, dijo.
El vicepresidente identificó tres causas principales de las causas de la migración: la pobreza, la inseguridad y la ausencia de un estado de derecho para que la gente pueda permanecer y vivir en plenitud en sus comunidades.
Dijo que su gobierno aportará 40 millones dólares en los próximo cinco años a Guatemala para un programa de educación para menores en riesgo y una campaña de información, al tiempo que la Casa Blanca lanzó una iniciativa de 25 millones de dólares para proveer servicios a jóvenes en El Salvador vulnerables al crimen organizado.
Estados Unidos reconoce que el flujo de niños es un peso y un peligro enorme en seguridad y en materia económica, dijo Biden al señalar que la migración de menores representa un tema humanitario que compete tanto a Estados Unidos como a México y los países de Centroamérica.
Sostuvo que los 11 mil 479 niños guatemaltecos detenidos en Estados Unidos –según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de ese país– serán repatriados, además de otros 13 mil 282 menores hondureños, 9 mil 850 salvadoreños y mil 577 mexicanos.
Según datos al 31 de mayo de 2014, la cifra de niños y adolescentes no acompañados por adultos, que han sido detenidos en Estados Unidos, se estima en más de 46 mil.
Biden también se reunió con Pérez, el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; el secretario de Gobernación de México, Miguel Ángel Osorio Chong, y el coordinador del gabinete de Honduras, José Ramón Hernández, para tratar el éxodo de menores.
Los líderes centroamericanos presionaron para que Estados Unidos mejore los derechos de los migrantes, en tanto el funcionario hondureño afirmó que mientras no se apruebe una reforma migratoria, seguirá el éxodo de niños a Estados Unidos.
El vicepresidente estadunidense también habló por teléfono con el mandatario hondureño, Juan Orlando Hernández, para pedirle que trabaje con otros líderes regionales en la creación de propuestas que permitan enfrentar desde sus raíces la migración.
De su lado, Pérez reiteró a Biden la necesidad de otorgar a miles de migrantes guatemaltecos en Estados Unidos un estatuto de protección temporal (TPS), un beneficio para permanecer legalmente en ese país, del cual gozan El Salvador y Honduras. No obstante, dijo que la solución definitiva es una reforma migratoria y la reunificación familiar legal.
En su país, anunció el inicio de una campaña de concientización sobre los peligros de la migración, en especial con los niños sin acompañante. Crisis humana
• Refieren en discursos su regularización en ese país: Miguel Ángel Osorio Chong Funcionarios y legisladores de EU, responsables de la migración de niños
Un policía de Sonora recaba información con dos niños migrantes que fueron deportados de Estados Unidos hacia Nogales Foto La Jornada

Fabiola Martínez

Periódico La Jornada
Sábado 21 de junio de 2014, p. 3
México atribuyó el abrupto aumento de la migración indocumentada de niños y adolescentes hacia Estados Unidos a funcionarios y legisladores del vecino país del norte, quienes en sus discursos hacen referencia a una reforma que permitiría la regularización de menores.
Estados Unidos, con la propuesta de su reforma migratoria y con algunos discursos, ha hecho creer a los países de Centroamérica, a los papás que están allá, en Estados Unidos, que pueden recibir a sus hijos y que les van a dar la oportunidad del registro permanente, advirtió el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.
El secretario participó ayer en una reunión multilateral realizada en Guatemala, adonde acudió el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden. El anfitrión fue el mandatario guatemalteco, Otto Fernando Pérez Molina. También asistió el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y como representante de alto nivel de Honduras, Jorge Ramón Hernández Alcerro.
Washington había informado la víspera que en un lapso de nueve meses (octubre de 2013 a junio de 2014) fueron aprehendidos más de 52 mil migrantes menores de edad que viajaban solos, sin la compañía de un adulto. Esta cifra de migración irregular representa el doble de los niños y jóvenes que ingresaron a Estados Unidos durante todo el año pasado. Esta situación es “una seria situación humanitaria”, dijo Anthony Wayne, embajador de Estados Unidos en México.
Osorio Chong propuso a Biden hacer una campaña de información en territorio estadunidense para aclarar que los pequeños no serán regularizados y, en cambio, sí corren alto riesgo durante su trayecto. También sugirió la realización de un plan regional para generar políticas públicas de responsabilidad conjunta, a fin de que no sea solamente un país el que resuelva o el que atienda el problema, sino todos en conjunto.
Honduras (principal expulsor de niños y adolescentes migrantes no acompañados) expuso una posición diferente al resto de los gobiernos participantes. Su representante sugirió en la mesa multilateral quitar los muros y hacer un flujo migratorio abierto, planteamiento que encontró el inmediato rechazo del vicepresidente de Estados Unidos.
Por lo pronto se anunció un próximo encuentro en Managua, el 27 y 28 de junio, para revisar políticas conjuntas en la materia.
El secretario de Gobernación aseveró que nuestro país tiene un flujo decreciente de connacionales que buscan internarse en el vecino país, no así los centroamericanas, quienes avanzan a través de la frontera sureña mexicana. Crisis humana
• Detenidos, el estatus formal en Estados Unidos de madres migrantes con sus hijos Ordena Obama abrir más centros de detención y acelerar deportaciones
Un menor de origen hondureño recoge su ropa que lavó en un albergue de Reynosa, Tamaulipas, en espera de seguir su viaje hacia Estados Unidos Foto Ap
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 21 de junio de 2014, p. 4
Nueva York, 20 junio.
Ante lo que llama una situación humana urgente, por la ola de madres y niños migrantes centroamericanos y mexicanos que abruma la frontera texana, el gobierno de Barack Obama respondió hoy con medidas para abrir más centros de detención y la aceleración de deportaciones, todo ello anunciado en el Día Mundial de los Refugiados.
Con las medidas anunciadas, el gobierno de Obama abrirá centros de detención dedicados sólo a madres y sus hijos menores. Ahora serán formalmente designados como detenidos, mientras esperan la determinación de sus casos ante tribunales migratorios.
Por la saturación de estos tribunales, que implica demoras hasta de años en la resolución de casos hasta, el gobierno también declaró que asignará más jueces y abogados a la región del valle del río Bravo, en Texas –principal punto de ingreso– para acelerar la evaluación de solicitudes de asilo de las mujeres que llegan con niños, para deportar más rápidamente a los que no califican.
Junto con ello, las madres con hijos que son liberadas bajo condición de que se presenten luego ante tribunales migratorios tendrían que aceptar la portación de un brazalete electrónico para permitir su rastreo.
Todo esto fue anunciado en el Día Mundial del Refugiado, que el presidente Obama declaró hoy como fecha para honrar la capacidad de superación de aquellos que huyen de la violencia y la persecución, y la dedicación de aquellos que los ayudan, y festejó que Estados Unidos ofrece más asistencia humanitaria y admite más refugiados que cualquier otro país. Subrayó que los desafíos que superan los refugiados tienen resonancia con los estadunidenses, ya que este país fue construido por gente que huyó de la opresión y la guerra, buscó la oportunidad, y trabajó día y noche para rehacerse en esta nueva tierra.
Hasta ahora, el gobierno de Obama argumentaba que los factores que están generando la ola sin precedente de 39 mil mujeres con niños captados por la Patrulla Fronteriza (entre el 1º de octubre de 2013 y el 15 de junio de 2014) y 52 mil menores no acompañados (en ese mismo plazo) eran las condiciones de pobreza y violencia en Guatemala, Honduras y El Salvador, origen de la gran mayoría.
Por su lado, los republicanos acusan que la crisis es resultado de la mala aplicación de las leyes migratorias y el débil control fronterizo de Obama. Hoy el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, instó a Obama a desplegar de inmediato a la Guardia Nacional a nuestra frontera sur para enfrentar la crisis humana. En una carta enviada a Obama, acusó: las políticas de su gobierno han incidido directamente en la creencia de los migrantes de que una vez en territorio estadunidense podrán permanecer de manera indefinida.
Al parecer, la Casa Blanca cedió hoy en parte ante esos argumentos, aunque rechazó la propuesta del envío de tropas al anunciar las medidas, entre otras iniciativas diseñadas para intentar frenar el flujo sobre todo de menores de edad.
Asimismo afirmó que la crisis es nutrida por una falsa percepción, en gran parte propagada por las redes de tráfico de migrantes en los países de origen, de que se están otorgando permisos para madres con hijos o menores no acompañados para permanecer en el país. Esto se está promoviendo de manera deliberada, comentó Cecilia Muñoz, directora de política nacional de la Casa Blanca, en una teleconferencia con medios.
Ante ello, el gobierno de Obama y sus representantes diplomáticos en los países de origen reiteran el mensaje de que no sólo no se otorgan permisos para permanecer aquí, sino que todo migrante que ingresa sin documentos está sujeto a la deportación, y que los menores no serán beneficiados por medidas de protección si llegaron antes como menores de edad.
Las medidas anunciadas hoy no serán aplicadas a los menores no acompañados, ya que por ley se les otorga un trato diferente; son trasladados por las autoridades migratorias a la Secretaría de Salud y Servicios Humanos (supuestamente dentro de un plazo de 72 horas), que los coloca en albergues hasta encontrar familiares o tutelas certificadas que se encargan de ellos con la condición de que se presenten ante tribunales migratorios.
Por otra parte, la Casa Blanca anunció que enviaría un total de 9.6 millones de dólares adicionales para apoyar a los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras para el retorno y reintegración de mujeres y niños deportados. Además anunciaron decenas de millones en asistencia adicional a programas para mejorar la seguridad pública, enfrentar a bandas criminales, y para iniciativas con juventud y promoción de oportunidades económicas en esos tres países.
Aunque el enfoque ha sido sobre los centroamericanos, vale recordar que aproximadamente una cuarta parte del total de los menores no acompañados –12 mil 146– abordados por la Patrulla Fronteriza son mexicanos.
Defensores de migrantes y de derechos civiles exigen medidas más humanitarias, pero también critican que la falta de la reforma migratoria prometida contribuye a este fenómeno, ya que ha dejado sin recurso legal a los migrantes indocumentados en este país para lograr la reunificación de sus familias, especialmente con sus hijos.
Antonio González, presidente del William C. Velasquez Institute, comentó a La Jornada que esta ola es más bien una crisis de refugiados y, por tanto, tal vez debería intervenir la Organización de Naciones Unidas, para que establezca centros de refugiados y garantice sus derechos humanos en Estados Unidos. Crisis humana
• Pide que garantice acceso a las peticiones de asilo Bomba de tiempo, caso de menores migrantes en Estados Unidos: CIDH Notimex

Periódico La Jornada
Sábado 21 de junio de 2014, p. 4
Washington, 20 de junio.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió hoy a Estados Unidos garantizar el acceso a peticiones de asilo a los menores indocumentados que viajan solos, al externar su preocupación por dicha crisis.
La relatora sobre los Derechos de la Niñez, comisionada Rosa María Ortiz, hizo un llamado a las autoridades estadunidenses, sociedad y medios de comunicación a no perder de vista la naturaleza de los actores principales de esta situación.
Las vulnerabilidades y riesgos que enfrentan por ser niños y migrantes al mismo tiempo exige que Estados Unidos garantice que los principios del interés superior del niño y el de unidad familiar sean consideraciones primordiales, dijo.
La CIDH consideró que, frente a esta situación, la primera obligación de Estados Unidos debe ser garantizar procedimientos que permitan identificar a menores migrantes que podrían requerir protección internacional o necesidades especiales de protección.
Ortiz señaló que estos menores deberían recibir esa protección integral que en tantas ocasiones les ha sido prometida y todavía no se refleja plena y realmente en las políticas, leyes y prácticas en materia de migración.
En un comunicado, el organismo destacó que debido a los factores de expulsión y atracción, detrás de estos flujos incluyen criminalidad, desigualdad, pobreza y otros; por tanto, la situación requiere respuesta regional con enfoque en los derechos humanos.
De igual forma reafirmó su posición de que la detención de un menor por su situación migratoria irregular representa una violación de los derechos del niño y siempre está en contra del principio del interés superior del menor.
La CIDH reconoció el pronunciamiento del presidente Obama de que estos flujos constituyen una situación humana urgente, así como los esfuerzos gubernamentales adicionales para proporcionar ayuda a estos menores.
El Departamento de Seguridad Interior informó que, desde octubre a mayo pasado, 52 mil menores indocumentados han sido detenidos en la frontera con México, en adición a 39 mil adultos, la mayoría mujeres, que viajaban con ellos.
El comisionado relator sobre los Derechos de los Migrantes y relator para Estados Unidos, Felipe González, calificó la situación de elemento adicional que agrava la situación que muchos menores enfrentan en sus países de origen.
Esta situación es una bomba de tiempo y requiere que Estados Unidos garanticen el derecho a migrar, a buscar y recibir asilo, el principio y el derecho de no devolución y el derecho a no ser forzado a emigrar, indicó Crisis humana
• Insuficientes, los albergues de tránsito en las fronteras norte y sur: organizaciones Aumenta cada año el número de menores no acompañados que viajan hacia EU Alma E. Muñoz, Fabiola Martínez y Fernando Camacho

Periódico La Jornada
Sábado 21 de junio de 2014, p. 5
El número de menores migrantes no acompañados en el país ha ido en aumento año con año, y desde 2012 es insuficiente la red de albergues de tránsito localizados en las fronteras norte y sur, a cargo del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Famila (DIF), se advierte en un análisis de las organizaciones Alianza por los derechos de las niñas, niños y adolescentes y Rikiri Intervención Social.
Durante los primeros nueve meses de ese año, de acuerdo con el reporte de las organizaciones sociales, había 33 albergues cerca de Estados Unidos y cinco en la frontera sur, y durante ese lapso fueron atendidos 16 mil 92 niños, niñas y adolescentes no acompañados, aunque oficialmente, a fines de 2012, fueron un total de 17 mil 723 menores.
De ellos, conforme al anuario estadístico correspondiente, 89.60 por ciento eran varones, con rangos de edad de 13 a 17 años, representando el grupo de mayor riesgo. El 49.95 por ciento del total de menores migrantes no acompañados tiene estudios de secundaria; 35.53, primaria y sólo 11 por ciento bachillerato.
El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos habilitó una línea telefónica (1-800-203-7001) para aquellos centroamericanos que piensan que sus hijos están en los albergues o centros de detención que el gobierno federal abrió tras la oleada de menores migrantes a esa nación. Las organizaciones Alianza y Rikiri destacan en su análisis que de enero a septiembre de 2012 se devolvieron 3 mil 8 menores no acompañados a su país de origen, siendo la mayoría, 2 mil 955, de Centroamérica, representando un incremento de 50 por ciento respecto del año anterior.
A su vez, la organización civil Sin fronteras se pronunció porque los países de la región establezcan nuevas políticas para atender a los migrantes menores de edad, incluida la posibilidad de otorgar visas de tránsito, porque no es suficiente con registrarlos y deportarlos.
Alertó que los migrantes, niños y jóvenes, particularmente los que viajan solos, huyen de la violencia en sus lugares de origen, lo mismo de agresiones en el entorno familiar que en el comunitario.
También hay casos en que son entregados a polleros, quienes cobran por llevarlos a Estados Unidos, pero en el camino pueden abandonarlos, lo que ubica a los menores en situación de extrema vulnerabilidad y peligro durante su paso por nuestro país.
Sería interesante saber cuántos menores de edad solicitaron refugio en México y a cuántos se les dio esta condición, dijo Carolina Carreño, coordinadora de atención y servicios de Sin fronteras.
La Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados no detalla la condición de los solicitantes, sólo informa que en 2013 hicieron esa petición mil 164 personas y se concedió la calidad de refugiado a 245, mientras a 35 les dio protección complementaria.
La mayoría de los solicitantes de refugio, el año pasado, eran salvadoreños, 285; 92 procedían de Cuba; 42 de Guatemala, y 40 eeran colombianos, aunque no da más datos acerca del perfil de los migrantes.
De este punto, Carolina Carreño dijo que en las visitas a centros de detención (estaciones a cargo del Instituto Nacional de Migración) se han encontrado con niños alojados en el área de mujeres; hay otro espacio para varones y uno más para jóvenes de entre 15 a 17 años.
Según los testimonios recogidos por Sin fronteras, las autoridades locales y federales del DIF “en muchas ocasiones no aceptan en sus instalaciones a los menores. México sólo los registra y los expulsa (…) Los menores que hemos entrevistado, incluso algunos de seis u ocho años de edad, refieren que los agentes mexicanos sólo les toman sus datos y no exploran la condición de cada uno. Es decir, la deportación es casi en automático”.
Por su parte, Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México, afirmó que esta organización comparte totalmente la advertencia hecha el lunes pasado por el sacerdote Alejandro Solalinde de que esta situación es ya una crisis de graves dimensiones.
“Es una situación muy compleja porque hay un contexto de invisibilidad de los niños y niñas migrantes. Hablamos de las madres de los migrantes desaparecidos, de las mujeres que son agredidas sexualmente durante el trayecto, de las personas que caen deLa Bestia y quedan mutilados, pero pocas veces se retoma el drama de los menores no acompañados”, subrayó.
Por su parte, Nashieli Ramírez, directora de la organización Rikiri Intervención Social, coincidió en que los niños que cruzan la frontera con la idea de que las autoridades estadunidenses los dejarán permanecer en aquel país están expuestos a gran cantidad de abusos, debido entre otros elementos a la criminalización de la que son objeto. Crisis humana
• En 2014, 46 mil 188 jóvenes han cruzado la franja: Colef Incrementa la Patrulla Fronteriza las detenciones en la línea divisoria
Dos menores centroamericanas observan un partido del Mundial de Futbol Brasil 2014 en una centro de detención en Nogales, Arizona, en espera de su proceso para deportación de migrantes Foto Ap
Antonio Heras
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 21 de junio de 2014, p. 5
Mexicali, BC, 20 de junio.
Agentes de la Patrulla Fronteriza desplegados en la franja sur de Estados Unidos incrementaron las detenciones de menores de edad centroamericanos que viajan solos a ese país, señala un estudio del Colegio de la Frontera Norte (Colef).
El trabajo del Observatorio de Legislación y Política Migratoria del Colef indica que el aumento es preocupante toda vez que en 2011 el número de detenidos fue de 3 mil 933; en 2012 aumentó más del doble, con 10 mil 146, mientras en los primeros cinco meses de 2014 se disparó a 34 mil 611 niños centroamericanos.
Según los investigadores, “en lo que va del año 46 mil 188 menores han llegado a territorio estadunidense sin sus padres y han sido detenidos por agentes de la Patrulla Fronteriza, de los cuales 11 mil 577 son mexicanos, 13 mil 282 hondureños, 11 mil 479 guatemaltecos y 9 mil 850 salvadoreños.
El total de los menores centroamericanos detenidos en 2014 equivale a 45 por ciento de las deportaciones de menores hechas en los cinco años recientes.
En 2009 los números se ubican en 3 mil 304 detenidos, al año siguiente fueon 4 mil 444, en 2011 fueron 3 mil 933, para 2012 la cifra aumentó a 10 mil 146 deportaciones y a partir de este año los números se incrementan exponencialmente: en 2013 hubo 20 mil 805 menores detenidos, y para mayo de 2014 fueron 34 mil 611.
El crecimiento exponencial de los menores centroamericanos no acompañados detenidos por la patrulla fronteriza en 2013 y 2014 supera los 55 mil. De Honduras han migrado en dicho periodo 20 mil 29 menores; de El Salvador, 15 mil 840, y de Guatemala, 19 mil 547, indica el estudio.
Por ley, los menores centroamericanos después de ser detenidos son enviados, antes de 72 horas, con personal de la Oficina de Refugiados de Estados Unidos para ser procesados como refugiados. Dicha oficina tiene la responsabilidad de cuidar temporalmente a los menores no acompañados, protegerlos y ayudarlos a encontrar a su familia.
El 12 de mayo de 2014 la agencia de Inmigración y Control de Aduanas declaró una contingencia y alerta de nivel cuatro, el más alto para el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.
A partir de entonces, esta instancia destina recursos a las oficinas de Texas para atender a los menores, sin embargo, ante la incapacidad de atención de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados traslada a grupos de niños a instalaciones improvisadas en Texas y Arizona. • Los detenidos se dedicaban a la extorsión
Captura la PGJ de Veracruz a presuntos homicidas de migrantes
El coordinador de Comunicación Social del Gobierno de Veracruz, Alberto Silva Ramos, dio a conocer la captura de los presuntos homicidas de un ciudadano hondureño Periódico La Jornada
Sábado 21 de junio de 2014, p. 14
Xalapa, Ver., 20 de junio de 2014.
El coordinador de Comunicación Social del Gobierno de Veracruz, Alberto Silva Ramos, dio a conocer la captura de los presuntos homicidas de un ciudadano hondureño, quien fue atacado por arma de fuego el pasado sábado 14 de junio cuando transitaba por el poblado de Villa Azueta, en compañía de otras dos personas que resultaron heridas.
El vocero informó que elementos de la Policía Ministerial detuvieron y consignaron a Cristian Ernesto Sánchez Banegas y José Enrique Cruz Rodríguez, ambos de nacionalidad hondureña, como presuntos responsables de los delitos de homicidio, lesiones y extorsión.
Los dos detenidos están vinculados con la investigación ministerial 84/AZUE/2014 del pasado sábado 14 de junio por homicidio y lesiones por arma de fuego en Villa Azueta, Veracruz, en agravio de tres ciudadanos presuntamente de nacionalidad hondureña.
Fueron intervenidos en la zona de Medias Aguas cuando intentaban extorsionar a un grupo de migrantes para dejarlos subir al tren denominado La Bestia, por lo que fueron puestos a disposición del Ministerio Público de Acayucan.
• Agrega a Venezuela, Malasia y Tailandia; degrada a Belice, Bolivia y Panamá
Difunde Estados Unidos lista de países que fallan en combatir tráfico de personas
• Las naciones señaladas pueden perder inversiones y asistencia estadunidense
Migrantes detenidos en Zawiya, norte de Libia. El suroeste del país se ha convertido en atractivo para indocumentados que buscan llegar a Europa. Según autoridades, a diario cruzan 200 africanos Foto Reuters
Ap y Reuters

Periódico La Jornada
Sábado 21 de junio de 2014, p. 21
Washington, 20 de junio.
Estados Unidos agregó a Venezuela, Malasia y Tailandia a su lista de paíes en los que el tráfico humano es peor, elaborada por el Departamento de Estado. El informe, difundido este viernes, degradó a Belice, Bolivia y Panamá en la materia. El texto anual sobre tráfico de personas evalúa los esfuerzos por erradicar esa modalidad criminal y ubica a 188 naciones en cuatro grupos, según su efectividad.
Venezuela, Malasia y Tailandia descendieron a nivel tres en el Informe 2014 de tráfico de personas del Departamento de Estado de Estados Unidos, ya que no cumplieron íntegramente los estándares mínimos para la eliminación del tráfico. Se trata del nivel más bajo en la clasificación de países y en la misma categoría están también Corea del Norte y Siria.
La nueva clasificación podría causar que algunas multinacionales reconsideren hacer inversiones en sectores a los que se acusa de usar el tráfico de personas, como en la pesca, negocio lucrativo en Tailandia, el mayor exportador mundial de camarón.
Las naciones también podrían perder la asistencia estadunidense no humanitaria y no vinculada con el comercio, y podrían enfrentar la negativa de Estados Unidos para ayudarlos en instituciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.
Según el texto, Venezuela realiza esfuerzos insuficientes para combatir el tráfico sexual y el trabajo forzado. Además, no presentó un plan por escrito para alcanzar el cumplimiento de los estándares mínimos para eliminar ese tráfico.
Estamos obviamente decepcionados por la decisión del Departamento de Estado, expresó en un comunicado el embajador de Tailandia en Estados Unidos, Vijavat Isarabhakdi.
El mes pasado Washington canceló algunos proyectos de cooperación en seguridad con Tailandia, en protesta por el golpe militar del 22 de mayo.
El presidente Barack Obama tiene 90 días para determinar si aplica sanciones a los países que recibieron la calificación inferior, pero suele no imponerlas alegando que perjudicaría la seguridad nacional estadunidense. Tendrán refugiados seguro de desempleo
De la Redacción

Periódico La Jornada
Sábado 21 de junio de 2014, p. 31
A partir de hoy la población huésped, refugiados y solicitantes de asilo que se encuentren en la ciudad de México podrán acceder al Seguro de desempleo que otorga el Gobierno del Distrito Federal,el cual asciende a 2 mil 18 pesos al mes por un periodo de medio año. El secretario de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, Hegel Cortés, explicó que a fin de incluir a la población arriba mencionada se modificaron las reglas de operación de este seguro.
Por su parte la Secretaría de Trabajo capitalina informó que para este programa se cuenta con un presupuesto anual de 580 millones de pesos.

Crisis Humana
Que México exija respeto a derechos de niños detenidos
• Reclamo necesario del gobierno federal a EU, demanda el Senado
• No protestar, estrategia equivocada: senadora perredista Angélica de la Peña
Dos menores detenidas en Estados Unidos duermen en las jaulas donde permanecen encerradas en Nogales, Arizona, en espera de que se resuelva su situación migratoria Foto Ap
Andrea Becerril

Periódico La Jornada
Domingo 22 de junio de 2014, p. 2
La Comisión de Derechos Humanos del Senado demandó al gobierno federal reclame a la administración de Barack Obama el respeto irrestricto a la integridad y garantías fundamentales de los niños migrantes que se encuentren en centros de detención en Estados Unidos.
El organismo senatorial también pidió al presidente Enrique Peña Nieto que tanto la Secretaría de Relaciones Exteriores como la embajada de México en Washington lleve a cabo las visitas necesarias para verificar el estado de los pequeños, que llegaron solos a territorio estadunidense.
La presidenta de esa comisión, Angélica de la Peña, dijo que si el el gobierno mexicano no actúa con decisión y estrategias articuladas ante el mayor incremento que se prevé en la llegada de niñas y niños migrantes a la frontera habrá una crisis humanitaria (sic).
Adelantó que esa comisión se reunirá a la brevedad para analizar la situación, ya que los menores que se quedaron en la frontera al fracasar su tentativa de ingresar al país vecino, o los que fueron deportados son presa fácil de las bandas delictivas locales, la delincuencia organizada y los tratantes de personas que están al acecho en la franja fronteriza.
A su juicio, el desbordamiento de la capacidad de las autoridades estadunidenses ante el aumento extraordinario de niñas y niños no acompañados que pretenden internarse en su territorio debe ser una preocupación para el gobierno mexicano.
La legisladora perredista consideró que el gobierno federal ha equivocado la estrategia al no protestar, mediante los canales diplomáticos, por la evidente violación de los derechos humanos de los menores en los centros de detención de Estados Unidos, y por no prestar atención a los menores de edad que deben permanecer en ciudades fronterizas al fallar su intento por cruzar la frontera.
Hizo notar que el propio embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, dio a conocer que agentes de migración aprehendieron, entre octubre de 2013 y junio de 2014, a más de 52 mil migrantes menores que viajaban solos y que entraron a ese país sin la documentación requerida.
A la luz de esos datos, cabe preguntarse: ¿cuántos más han debido permanecer a lo largo de la línea fronteriza en riesgo de que los atrapen miembros de bandas criminales o tratantes de personas?, señaló.
La senadora perredista denunció que la información difundida por la cancillería sobre la situación de niñas y niños mexicanos en los centros de detención estadunidense no coincide con los hechos señalados por organizaciones defensoras de derechos humanos y confirmados la víspera por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
Ese organismo dio a conocer que se han presentado al menos 100 casos de abusos sexuales y físicos por agentes fronterizos contra menores.
El gobierno mexicano debe encender los focos rojos frente a las declaraciones de funcionarios de Estados Unidos, que advierten que la creciente migración representa un peligro en materia económica y de seguridad, ya que ello se traducirá, como señala la experiencia, en el endurecimiento de las acciones de la Patrulla Fronteriza y agravamiento de las condiciones de vida en los centros de detención.
La senadora perredista dijo que el congresista demócrata Henry Cuellar ha mostrado a la prensa fotografías de menores migrantes de México, Honduras y Guatemala encerrados en jaulas dentro en lo que las autoridades han llamado refugios temporales, y denunció que los menores extranjeros no acompañados son víctimas de maltrato, hacinamiento y abandono.
Ante ello, la relatora de los Derechos de la Niñez de Naciones Unidas, Rosa María Ortiz, llamó a a las autoridades estadunidenses para que primero y sobre todo vean a estos migrantes como niños y niñas.
La senadora resaltó que la comisión a su cargo ha seguido de cerca ese problema e insistirá en que se requiere que el gobierno mexicano actué de inmediato. Crisis Humana
Dilema de los deportados sin documentos: delincuencia o indigencia Julia Le Duc
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 22 de junio de 2014, p. 2
Matamoros, Tamps., 21 de junio.
Ante la falta de mayores apoyos del gobierno para atender a los connacionales deportados de Estados Unidos, estos corren el riesgo de hacerse indigentes o volverse delincuentes, afirmó el sacerdote Francisco Gallardo López, administrador de la Casa del Migrante y de la Casa del Indigente en esta localidad.
Urge que se les dé un documento con más vigencia con el que se identifique a los migrantes deportados; se establezca por escrito cuál es su situación en México, una especie de identificación que les permita transitar y establecerse sin tanta vulnerabilidad, señaló.
Expuso que la crisis que enfrentan los deportados en tránsito llevó a instancias como la diócesis de Matamoros a abrir la Casa Juan Diego, en la colonia Ampliación Solidaridad, que opera con recursos propios y donativos de los ciudadanos. Es el único albergue en su tipo en esta población fronteriza.
Nos dimos cuenta de que había muchos migrantes a la deriva originarios de muchos estados, no sólo de Tamaulipas. Al ver la indefensión en que se encontraban, expuestos a tantas cosas, nos pusimos a trabajar en su apoyo, subrayó.
Gallardo López recordó que cuando las autoridades estadunidenses deportan migrantes mexicanos, a los de Tamaulipas los manda por Tijuana, Baja California, y a los de esta última entidad, por Tamaulipas, para hacerles más difícil el regreso a casa.
Como administrador de los albergues, a Gallardo López le ha tocado conocer el drama de los repatriados y su conversión a un sector todavía más vulnerable: los indigentes.
Comentó que en la Casa del Indigente trabajan 28 personas de planta que en su momento fueron migrantes deportados y ya no pudieron regresar con sus familias; se quedaron aquí y empezaron a vivir de la caridad hasta llegar al estado lamentable en el que los encontramos”.
El párroco explicó que los repatriados se convierten en población flotante que sueña, en la mayoría de los casos, con regresar a Estados Unidos, por lo que nunca echan raíces ni establecen lazos laborales o familiares en la región. Crisis Humana
• Agentes migratorios y policiacos, responsables; padecen secuestros y extorsión de narcotraficantes Asaltos de autoridades, el mayor temor de los migrantes que pasan por Coahuila
Una madre atiende a sus dos pequeños en una celda de detención que instaló la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza en la ciudad de Brownsville, Texas Foto Ap
Leopoldo Ramos
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 22 de junio de 2014, p. 3
Saltillo, Coah., 21 de junio.
La principal preocupación de los migrantes centroamericanos y mexicanos que pasan por Coahuila, en su intento por llegar a Estados Unidos, es la de no ser asaltados por autoridades migratorias o policiacas, o bien secuestrados y extorsionados por narcotraficantes que también controlan el tráfico de indocumentados.
En la casa del migrante Frontera con Justicia de Saltillo los testimonios se acumulan día a día con la llegada de cientos de viajeros que buscan atención médica, comida, agua y ropa y un refugio temporal para recuperar fuerzas y seguir el camino.
Es la tercera vez que Juan Carlos Contreras está en territorio coahuilense para aproximarse a Texas; en las otras dos falló en el intento, pues en una se quedó sin dinero luego de ser asaltado por policías municipales, posiblemente de Saltillo o Ramos Arizpe, y en la otra fue retenido durante cuatro días por integrantes de una célula del cártel de Los Zetas, que controla el tráfico de personas por el cruce fronterizo de Piedras Negras.
Aun así me fue bien; afortunadamente me he ido limpiecito, sin golpes ni nada de lo otro, comentó Juan Carlos. Relató que vio como dos de sus compañeros fueron torturados por negarse a pagar mil dólares que le exigían los narcos a cambio de liberarlos.
En Ramos Arizpe y en Saltillo fueron documentados los casos de dos hondureños que presuntamente fueron violados hace una semana por efectivos policiacos con el cañón de sus rifles.
En el primero de los municipios los presuntos agresores fueron dos agentes municipales y en el segundo dos elementos de la policía estatal acreditable. Las indagatorias están abiertas y hasta ahora no hay detenidos.
El sacerdote Pedro Pantoja, asesor de la casa del migrante dijo que en ocasiones los migrantes temen más a la policía que a los delincuentes. Ya no saben de quién huir, a diario se enfrentan al horror en todo su recorrido, aseguró. Crisis Humana
• Denuncian robos y detenciones arbitrarias: CEDH
Aumentó 500% flujo de indocumentados en Jalisco; 51% han sufrido algún agravio Juan Carlos G. Partida
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 22 de junio de 2014, p. 3
Guadalajara, Jal., 21 de junio.
Durante los recientes cuatro años se incrementó en 500 por ciento el flujo migratorio de Centro y Sudamérica que pasa por Jalisco rumbo a Estados Unidos, ante la supuesta seguridad que ofrece la ruta ferroviaria del Pacífico, reveló un estudio de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).
El organismo detalló que la seguridad es relativa porque en el documento, que se basó en 500 entrevistas a indocumentados, 51 por ciento de ellos aceptó haber sufrido algún agravio, 24 por ciento de ellos dijeron que fue detenido arbitrariamente, 17 por ciento denunció robos, 15 por ciento se quejó de maltrato verbal, y 14 por ciento denunció agresiones físicas.
En Guadalajara aumentó el flujo migrante –se calcula que llegó a 400 mil el año pasado– y esto ha sido utilizado por personas que se hacen pasar por indocumentados para pedir ayuda económica. Señaló que personas que llevan una mochila y una cobija enrollada se dedican a pedir ayuda económica a los automovilistas fingiendo ser extranjeros.
La suplantación ha sido comprobada en varios trabajos de campo de organizaciones como FM4 Paso Libre, que se dedican al apoyo de indocumentados en la ciudad, quienes corroboran que un fenómeno social internacional ha servido a la vez para dar sustento a grupos de mexicanos sin empleo en la capital jalisciense.
El diagnóstico sobre el ejercicio y garantía de los derechos humanos de los indocumentados extranjeros en Jalisco realizado por la CEDH también señaló que 16 por ciento de los consultados responsabilizaron a las autoridades de abusos; 19 por ciento expresaron su desconfianza hacia funcionarios públicos, y 65 por ciento respondieron que no han acudido a las autoridades o evitaron responder.
El diagnóstico indicó que 60 por ciento de los indocumentados viajan acompañados de su familia en aras de ofrecer mejor defensa ante un eventual ataque de delincuentes. Además, en el universo consultado, dos mujeres fueron violadas por agresores mexicanos.
Detallaron que 47 por ciento de los extranjeros de paso sin documentos migratorios provienen de Honduras, 15 por ciento de Guatemala, 9 por ciento de El Salvador, y el resto se divide entre chilenos, cubanos, paraguayos y uruguayos. Crisis Humana
Apoyo oficial en Juárez a expulsados por El Paso
Rubén Villalpando
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 22 de junio de 2014, p. 3
Ciudad Juárez, Chih., 21 de junio.
Alrededor de mil 800 mexicanos que fueron deportados desde El Paso, Texas, por la frontera de Ciudad Juárez fueron auxiliados con transporte terrestre totalmente cubierto hacia su lugar de origen, de febrero a la fecha, aseguró Alejandra Núñez Trevizo, titular de la Oficina Municipal de Atención a Migrantes.
Leticia Zamarripa, vocera del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE), señaló que en lo que va del año fiscal de Estados Unidos –que comienza en octubre de 2013– han deportado por esta zona fronteriza a 30 mil 140 personas mexicanas, mientras el año anterior fueron 48 mil 616.
De los expulsados por esta zona, 17 mil 732 personas tienen antecedentes penales en Estados Unidos, mientras 12 mil 408 no tienen historial delictivo, se informó. El sector de El Paso comprende toda la frontera con el estado de Nuevo México y 17 condados fronterizos en el oeste de Texas.
Además de los repatriados a México otras personas fueron enviadas a países como Guatemala, Honduras, El Salvador y República Dominicana. Auxilios
Núñez Trevizo aseguró que desde febrero se opera este programa con el que se brinda transporte, paquetes de alimentación e higiene, además de apoyarlos con los trámites que necesiten para recuperar sus pertenencias que dejaron en Estados Unidos cuando fueron aprehendidos por el personal migratorio.
Expresó que cuando los migrantes deportados llegan con algún problema de salud y traen la carta de repatriación que les entregan autoridades migratorias estadunidenses, automáticamente obtienen el Seguro Popular por tres meses, en caso de que tenga que ser atendidos en esta ciudad.
Señaló que en marzo aumentó la cifra de personas repatriadas, ya que por la temporada y el clima optan por repatriar a los connacionales en estas fechas. De igual manera, en el mes pasado se presentó un incremento debido a las altas temperaturas, no alcanzan a cruzar el desierto y ellos mismos se entregan.
La oficina de atención a migrantes atiende un promedio de 30 personas diarias y algunos días de este mes han recibido hasta 70. En es periodo se han recibido a 40 niños, pero vienen acompañados de sus padres, son casos de familias completas, especificó.

El Correo Ilustrado
Estupor por la situación de niños migrantes en EU
He leído con estupor la noticia sobre las condiciones en que se encuentran en Estados Unidos los niños y niñas migrantes que entran a ese país –otrora libre– en busca de esperanza.
Son detenidos y llevados a prisiones. Es decir, son prisioneros en campos donde los concentran para luego juzgarlos y deportados. Dicen allá que violan la ley. ¿Cuál ley? La del mercado ciego a la fraternidad, la de la mezquindad, la de la indiferencia ante la miseria del otro, la de la hipocresía purísima; en suma, la ley del fuerte que pisotea a la niñez noble y valiente. Por encima de esa ley perversa que niega a los niños extranjeros un mínimo de hospitalidad –virtud de los dioses–, envilecida por el odio al otro que viene de países devastados por el brutal neoliberalismo, está el derecho natural a una vida digna y justa, inscrito en la conciencia de las personas honorables. Es una vergüenza que no haya un repudio masivo de todo México a tal iniquidad que lastima el alma nacional. Mauro González-Luna Mendoza
Sábado 21 de junio de 2014 Menores migrantes y catástrofe social
La reunión multilateral sobre migración de niños y adolescentes realizada ayer en Guatemala, en la que participaron el vicepresidente de Esta­dos Unidos, Joe Biden; los presidentes de Guatemala y El Salvador, Otto Pérez Molina y Salvador Sánchez Cerén, respectivamente; el jefe de gabinete del gobierno de Honduras, Jorge Hernández Alcerro, y el secretario de Gobernación de México, Miguel Ángel Osorio Chong, tuvo como telón de fondo la cifras dadas a conocer la víspera por el gobierno de Washington: entre octubre de 2013 y junio de 2014 han sido detenidos más de 52 mil menores migrantes que se internaron solos a ese país, sin la documentación requerida, cifra que represente casi el doble de los que entraron sin acompañante durante el año anterior.
En el contexto del encuentro realizado en el país centroamericano pudieron escucharse posturas y propuestas de solución conservadoras y limitadas al ámbito de la comunicación social, como el planteamiento del representante de nuestro país al gobierno de Estados Unidos para que emprenda una campaña de concientización que advierta sobre los riesgos existentes para los niños migrantes. Mucho más novedosa resultó la propuesta formulada por el representante hondureño en el sentido de eliminar las barreras migratorias existentes y sentar las bases para un libre flujo de personas en la región, lo cual fue rechazado por el vicepresidente estadunidense –cuyo gobierno ha sido particularmente implacable en la persecución y deportación de extranjeros indocumentados– y desestimado por el gobierno de nuestro país, en una clara muestra de sumisión a la política migratoria de la Casa Blanca.
Son de sobra conocidas las condiciones de abuso y atropello que padecen millones de migrantes indocumentados –muchos de ellos connacionales– en Estados Unidos a consecuencia de la política de persecución y criminalización que aplica el gobierno de Washington. Por añadidura, en años recientes han salido a la luz pública diversos datos que documentan la comisión, en México, de atropellos iguales, o peores, contra ciudadanos de otros países; denuncias de maltrato, secuestro, extorsión y hasta asesinato de migrantes irregulares, cometidos tanto por autoridades migratorias como por grupos delictivos. Ahora, los datos proporcionados por el gobierno estadunidense arrojan los reflectores a la trágica situación que enfrentan los migrantes infantiles y juveniles, y dan elementos para ponderar la magnitud de ese fenómeno.
Ciertamente la migración es un fenómeno connatural a las sociedades humanas y tan antiguo como la especie; pero en el momento actual se ve alimentado por la pobreza, la falta de empleo y la ausencia de horizontes de movilidad social en países como el nuestro –consecuencias, a su vez, del modelo económico neoliberal aún vigente–; la sostenida desintegración y la ruptura de los tejidos sociales; la inseguridad pública y la negación sistemática de derechos sociales: tales elementos han orillado a un número creciente de niños y adolescentes a incorporarse al campo laboral y a desempeñar actividades que suponen un riesgo para su integridad y han configurado un escenario propicio para éxodos humanos como el que año con año emprenden decenas de miles de niños con la intención de llegar a territorio estadunidense.
En tal circunstancia, no basta con condenar el maltrato, la crueldad y el racismo de Estados Unidos hacia los migrantes irregulares; antes bien, resulta obligado voltear los ojos a la realidad interna de países como el nuestro y reconocer que en ellos priva un escenario de catástrofe social que arroja decenas o cientos de miles de desplazados, entre los que se encuentran una buena cantidad de niños y niñas.
En lo inmediato, y como una forma significativa de reducir el peligro que corren miles de niños y adolescentes en su tránsito a Estados Unidos, sería pertinente que los gobiernos de la región, empezando por el de México, consideren propuestas como la formulada ayer por el régimen hondureño de otorgar el libre paso a los flujos de personas. A fin de cuentas, por lo que hace a nuestro país, la ausencia de documentos migratorios no constituye un delito grave en las leyes vigentes y no debiera ser, en consecuencia, criminalizada. México SA
Menores migrantes
Cien mil mexicanos
¿Rumbo correcto?
Carlos Fernández-Vega
Como siempre, la alarma se enciende tardíamente, hasta que el problema alcanza niveles explosivos, de crisis humana, y sólo debido a que la situación le incomoda a Estados Unidos y se le fue de las manos. ¿Dónde está el gobierno mexicano? ¿Dónde los centroamericanos? Probablemente celebrando que van por el camino correcto, porque ni pío han dicho –menos hecho– en torno a la aprehensión, en el vecino del norte y por ilegales, de alrededor de 50 mil menores de edad de esas nacionalidades que viajaron solos, sin compañía de un adulto.
De acuerdo con lo documentado por el Centro de Investigación Pew, de los cerca de 50 mil menores aprehendidos en Estados Unidos entre el primero de octubre de 2013 y el 31 de mayo de 2014, 25 por ciento son mexicanos, una proporción igual guatemaltecos, 29 por ciento hondureños y 21 por ciento salvadoreños. Y esto sólo sería el comienzo, porque según estimaciones no oficiales el gobierno estadunidense, al cierre de 2014 el número podría incrementarse a 90 mil menores, casi cuatro veces más respecto de lo registrado en 2013.
Lo anterior da cuenta de la negligencia gubernamental, toda vez que el problema no es nuevo, ni producto de la casualidad. Por el contrario, lo documentado por el Centro de Investigación Pew revela que de 2009 a 2014 ha sido verdaderamente explosivo el crecimiento en el número de menores que viajan solos, sin compañía de un adulto, y que han sido aprehendidos en Estados Unidos (en la frontera sur de ese país): mil 350 por ciento en el caso de los hondureños; 930 por ciento en el de los guatemaltecos y más de 700 por ciento en el de los salvadoreños. Para el caso de los mexicanos, el citado centro de investigación señala una reducción de 28 por ciento en el periodo, aunque destaca que es uno de los números más elevados (casi 12 mil), pues por sí solos representan una cuarta parte del total.
El Centro Pew detalla que si bien México es la principal fuente de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, tres de cada cuatro niños no acompañados detenidos este año han venido de Centroamérica. Honduras registra los incrementos más altos. Este año, más de 13 mil niños hondureños no acompañados fueron aprehendidos en la frontera estadunidense, en comparación con los 968 niños de hace cinco años. El número de niños hondureños no acompañados detenidos en 2014, hasta ahora, ya representa casi el doble que todo el año pasado.
La mayoría (71 por ciento del total) de los menores ingresaron a territorio estadunidense por la zona fronteriza de Reynosa-Matamoros, en Tamaulipas, en donde todo indica que la siempre atenta autoridad migratoria mexicana ni por enterada se dio, pues se le pueden colar varias decenas de personas, pero no más de 35 mil en los últimos ochos meses sin que nadie lo haya notado. El Centro Pew detalla que después de esta área (que para efectos gringos corresponde al sector Río Grande, en Texas) en orden de importancia aparecen los sectores de Tucson y Yuma, Arizona (que se extiende por alrededor de 400 kilómetros a lo largo de la frontera estadunidense-mexicana); Laredo, Del Río, Big Bend y El Paso, todo ellos en Texas; San Diego y El Centro, en California; y Yuma, en Nuevo México.
El Pew explica que los menores –niños muchos de ellos– aprehendidos en la frontera entran a un proceso de deportación, y son entregados (en caso de que cuenten con uno de ellos) a un miembro de su familia en Estados Unidos para que los cuide mientras su caso es tratado en la corte de inmigración. Si la familia no puede ser localizada, los niños son colocados bajo el cuidado del Departamento de Salud y Servicios Humanos.
A diferencia de los centroamericanos, los niños mexicanos son más propensos a ser deportados rápidamente y enviados a sus familias en su país de origen; ello en buena medida debido a los acuerdos entre los gobiernos de Estados Unidos y México. Se estima que la edad de 98 por ciento de los menores mexicanos aprehendidos en el vecino del norte fluctúa entre 12 y 17 años, y nueve de cada 10 son hombres, de acuerdo con información del gobierno mexicano, es decir, el mismo que sabe del problema y de su tamaño, pero que nada hace para resolverlo.
De acuerdo con las cifras del Centro Pew, basadas en reportes oficiales del gobierno estadunidense, de 2009 a la fecha alrededor de cien mil menores de nacionalidad mexicana que viajaron solos fueron aprehendidos del lado gringo de la frontera.
Por el lado de Estados Unidos, sus autoridades dicen estar muy preocupadas por la creciente ola de menores de edad que viajan solos. Y como allá la importancia la miden en dinero, vale mencionar que el Departamento estadunidense de Justicia dio a conocer un nuevo programa de ayuda legal por 2 millones de dólares para que los niños puedan afrontar su situación en los tribunales de inmigración, o lo que es lo mismo, un monto verdaderamente irrisorio para el tamaño del problema.
Lo anterior, desde luego, sin olvidar la violencia de que son víctimas a lo largo de su recorrido, desde sus países de origen, pasando por México, hasta los centros de detención estadunidenses y, obvio es, dentro de éstos. Como bien lo apunta el corresponsal de La Jornada en el vecino del norte, David Brooks, agrupaciones de defensa de migrantes y de libertades civiles denunciaron abusos de autoridades contra menores de edad detenidos en el éxodo sin precedente de niños de México y Centroamérica que están cruzando la frontera suroeste, mientras, por otro lado, se documentó cómo empresas carcelarias lucran con la criminalización de la inmigración en los últimos años.
Una coalición de organizaciones de defensa de inmigrantes y derechos civiles, incluidos el Centro Nacional de Justicia del Inmigrante, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), y Proyecto Esperanza, presentó una queja formal ante el Departamento de Seguridad Interna para denunciar que 116 menores de edad fueron sometidos a abuso sistemático y hostigamiento por agentes de la Patrulla Fronteriza.
Cada día hay informes de que los recursos físicos de las autoridades fronterizas, sobre todo en Texas, están saturados ante la ola sin precedente de miles de inmigrantes menores de edad que viajan solos desde México, Guatemala, Honduras y El Salvador, obligando el traslado de cientos de ellos al día a instalaciones –incluidas algunas militares– en otros estados y generando preocupaciones y denuncias sobre las condiciones en que se les da alojamiento mientras son procesados. Las rebanadas del pastel
Y los gobiernos todos los días lo repiten: vamos por el rumbo correcto. Así es: al despeñadero. Twitter: @cafevega
D.R.: cfvmexico_sa@hotmail.com

Mexicano de tercera
Néstor de Buen
Llevo muchos años en México y, por supuesto, amo al país independientemente de mi viejo amor por España. Algún tiempo dudé en adquirir la nacionalidad mexicana, en parte porque no podía prescindir de mi verdadero origen y en parte también porque en este país se discrimina a los mexicanos que no lo son por nacimiento.
Hay múltiples ejemplos en la maldita y discriminadora Constitución. El artículo 82, fracción uno, exige ser mexicano por nacimiento al que opte por la Presidencia de la República.
El artículo 55, en su fracción primera, repite la misma fórmula respecto de quienes opten por ser diputados, y el artículo 58 indica que los senadores deberán cumplir los mismos requisitos que los diputados.
Por poner simplemente un ejemplo adicional, cabe invocar el artículo 267 de la Ley del Seguro Social, que exige que el director del Instituto Mexicano del Seguro Social deberá ser mexicano por nacimiento. Los ejemplos abundan en las leyes constitutivas de organismos descentralizados.
No puede caber la menor duda de que en el fondo de esa disposición asoma un complejo de inferioridad frente a los mexicanos que lo son porque les dio la gana y no por la circunstancia de que su madre los haya parido en el territorio nacional o en el extranjero, siendo hijos de padre o madre mexicanos por naturalización.
En virtud de ello a un mexicano naturalizado no le interesa pertenecer a un partido político porque no podría ser candidato a un puesto que exija la nacionalidad mexicana por nacimiento o en las circunstancias ­señaladas.
No cambian las cosas si al posible nacionalizado se le ocurre, como fue mi caso, inscribirse para hacer el Servicio Militar sin estar obligado a ello por no ser mexicano aún y prestar el servicio por un año, acuartelado, por supuesto, en virtud de haber sido agraciado con bola blanca en el sorteo correspondiente.
Debo decir que en mi caso sustituí la nacionalidad mexicana por nacimiento por la nacionalidad mexicana por inmersión. Vivir un año acompañado de oaxaqueños, distritofederalenses de la segunda delegación y regiomontanos fue una experiencia inolvidable y muy grata. Hice amigos entrañables: Pablo Rovalo, Carlos Laborde y Miguel Romero, entre otros, en el Batallón de Transmisiones.
Curiosamente, como me ha ocurrido con frecuencia en la vida, mis tres amigos eran rotundamente católicos. Pablo fue incluso obispo previo paso por un seminario al terminar el servicio militar. Y durante la carrera me pasó un poco lo mismo. Mis más cercanos compañeros René Capistrán Garza, Carlos Loperena y Diego Mariscal también eran profundamente católicos. Incluso, el padre de René, don René Capistrán Garza, estuvo involucrado en la Guerra Cristera y fue mi amigo más generoso, pero no se pueden olvidar sus contribuciones a la prensa conservadora.
Por supuesto que en el matrimonio me pasó lo mismo. Tuvo que ser un matrimonio por disparidad de cultos. Mi esposa se casó por la Iglesia y yo por lo civil, aunque parezca raro, previa autorización de la mitra que Nona, mi esposa, tuvo que solicitar con mi consentimiento.
Pero estoy convencido de que la Constitución debe ser reformada. No como ahora se pretende, con sacrificio de la expropiación petrolera y de nuestra independencia económica. A la mitad del foro
La cruzada de los niños
León García Soler

En imagen de archivo, niños migrantes centroamericanos esperan una revisión médica en una estación fronteriza de Arizona Foto Ap

Más de 50 mil niños, migrantes menores no acompañados, según la jerga diplomática de la globalidad, han sido detenidos y en su caso deportados de Estados Unidos. Del imperio vecino, única nación desarrollada, la mayor y más rica economía del mundo, que tiene una larga frontera terrestre con un país subdesarrollado. En vías de desarrollo, según el optimista decir de la tecnoburocracia que nos tiene paralizados en el desempleo y al borde de la hambruna.
Cómo no iban a intentar la larga y peligrosa travesía para cruzar la frontera y alcanzar el sueño americano. A pesar de la marginación, del desastre del desempleo que allá padecen y que los ha devuelto a la desigualdad de la era de los Robber Barons del siglo XIX. Son muchísimos los niños mexicanos que emprenden la cruzada y tercamente vuelvan a emprenderla en cuanto son devueltos a su amarga tierra. La frontera terrestre con el país del yankee dollar se prolonga ya del Bravo al Suchiate. De Guatemala, Honduras, El Salvador, y Nicaragua son ya la mayor parte de esos más de 50 mil niños que detectan y clasifican las autoridades de México y de Centroamérica reunidas con Joe Biden, vicepresidente de Estados Unidos y político progresista que enfrenta a la barbarie neoconservadora del Tea Party –de ultraderecha tal que asusta– y se ha impuesto a la facción conservadora del Partido Republicano.
Antes de ir a Punta Mita, Nayarit, al encuentro con mandatarios de la Alianza del Pacífico, Enrique Peña Nieto sostuvo una conversación telefónica con el presidente Barack Obama, quien, a pesar de los apuros que lo agobian en Irak, Siria, en el Levante, así como en las movedizas y violentas fronteras de Ucrania y Rusia, estuvo de acuerdo en la reunión de alto nivel entre México, Centroamérica y Washington. Son más de 50 mil, y aseguran los expertos que en menos de un lustro serán más de 90 mil los niños que atraviesen el territorio de la violencia, desde el sureste mexicano húmedo hasta las áridas regiones del norte. Travesía infernal a cuyos peligros materiales se añaden los asaltos mortales de los bandoleros mexicanos que trafican con seres humanos, tanto o más que con cocaína, heroína, metanfetaminas y, desde luego, la mariguana que los libertarios están en trance de legalizar.
Con los bandidos, los trabajadores del ferrocarril, desde los garroteros y los maquinistas que detienen los trenes a voluntad de los traficantes, y notablemente, los empleados del gobierno que trabajan en Población. Allá, en el norte, la frontera que se cruza de noche con un paso; con la guía de coyotes que, también, trafican con las vidas y personas de sus clientes. Sigue siendo el único punto de encuentro del sur subdesarrollado y pobre, con el norte industrializado, hoy dueño de las tecnologías de computación y telecomunicaciones; revolución científica formidable que con cada avance reduce los empleos bien pagados de las industrias y deja campo libre a los de servicio.
Hace unas semanas, Robert Reich describía con implacable precisión: en la década de los 50 General Motors era el mayor empleador de Estados Unidos y pagaba un salario de 35 dólares por hora; en 2014, el mayor empleador es Walmart y paga 14. Cómo estará el infierno en el sur empobrecido, con mayor desigualdad, más trabajadores en la economía informal y salarios decrecientes; cada día más mal pagados, contrapunto del costo de la vida y como burla del salario mínimo que nadie paga, dicen, pero les sirve de indicador. De guía, de estrella del norte para navegar el desierto y rehacer la Cruzada de los Niños de principios del siglo XIII.
En 1212, un adolescente acudió ante el rey de Francia para decir que Jesucristo se le había aparecido y le había encargado realizar una cruzada de niños para recuperar Jerusalén de manos infieles. Más de 30 mil acudieron a su llamado; la mitad murió de hambre, muchos desertaron o se perdieron en el camino. Los que seguían esperaban que el Mediterráneo se abriera a su paso, como el Mar Rojo dejó cruzar a pie a Moisés y a su gente. Al llegar a la costa recibieron siete barcos, ayuda de comerciantes, pero solamente cinco navíos llegaron a puerto. No a Tierra Santa, sino a Alejandría, donde los comerciantes que los habían transportado los vendieron como esclavos.
Mil años después, los migrantes africanos se embarcan para cruzar el Mediterráneo que se niega a abrirse, naufragan sus rústicos botes y cientos se ahogan. O son rescatados por la marina italiana para enviarlos de regreso al sur del Edén europeo, donde han dado marcha atrás al Estado benefactor y cedido al imperio de la desigualdad y la multiplicación de los marginados, del hambre, tal como entre nosotros. Ojalá la reunión de Guatemala permita ayuda efectiva para las decenas de miles de la cruzada de nuestros niños nómadas, aunque se ve cuesta arriba la solución, mientras no empiece por el punto de partida de los niños que en México trabajan sin protección alguna, con salarios menores que los insuficientes que se pagan a los jornaleros agrícolas adultos. Esclavos en las tierras fértiles de Baja California, en las cosechas portentosas de Sinaloa: sin escuela, sin servicios de salud; con hambre y todavía capaces de emprender la cruzada de la frontera con el imperio vecino.
Alfonso Navarrete Prida, secretario del Trabajo, conocedor de la materia y buen abogado, presenta un libro con título optimista; es de esperarse que también con sólidos fundamentos: México libre del Trabajo Infantil. Ignoro si esa libertad depende, o sea posible, con las reformas a nuestra legislación laboral. Por lo pronto, la norma obligaba al titular de la secretaría a tutelar los intereses del trabajador. Y atendía a las voces del dictado patronal, mientras las juntas federales o locales se convirtieron en mercado abierto de abogados huizacheros que prolongan procesos para cobrar más al trabajador, y del patrón, lo sea su voluntad. Ojalá, porque la cruzada de los niños concluirá con el sacrificio de la nación entera.
Arriba soplan aires frescos; se oyen discursos de aliento, el llamado a transformar la realidad que nos atormenta: el desempleo y el gasto público que no se ejerce, el sistema de salud pública que no es universal, que no ampara a los 50 millones de pobres de la economía informal; menos aún a los marginados en las tierras flacas, donde se levantan y se acuestan con hambre. Habrá que dar crédito a la voluntad política de Enrique Peña Nieto y su corte de jóvenes turcos; ver posible que los acuerdos de los partidos políticos de la pluralidad sean más que una ruleta en torno a la cual esperan más recursos públicos del reparto electoral o del acceso a los premios y prebendas de la empleomanía.
Algo, porque la nave se hunde y avanzamos con andar de sonámbulos rumbo al abismo. Ahí están la tragedia de Michoacán y el envilecimiento del lenguaje político. Fausto Vallejo solicitó licencia definitiva para dejar el cargo de gobernador: Renunció, dicen los encabezados de prensa y los lectores de noticias en el ágora electrónica. Salvador Jara Guerrero, ex rector de la Universidad de San Nicolás de Hidalgo, rindió protesta al cargo de gobernador sustituto, ante el Congreso local; tomó protesta, insisten en la Babel de estulticia.
¿Qué hacía Fausto Vallejo en Los Pinos antes de anunciar su solicitud al Congreso local? ¿Y qué necesidad había de enviar al comisionado Alfredo Castillo en calidad de representante del Presidente de la República?

• Pueden trabajar años en ese país sin consecuencias: investigación Enfrentan menores indocumentados en EU moderado riesgo de deportación Ap

Periódico La Jornada
Lunes 23 de junio de 2014, p. 19
Washington, 22 de junio.
Miles de niños inmigrantes huyen de la pobreza y la violencia en Centroamérica y cruzan solos a Estados Unidos. Pueden vivir ahí, asistir a las escuelas públicas y, posiblemente, trabajar durante años sin consecuencias.
Las principales razones son el sobrecargado y profundamente fallido sistema de los tribunales de inmigración y una ley de 2002 que está destinada a proteger el bienestar de los niños.
El incremento en el número de niños inmigrantes se ha dado también porque en Honduras, Guatemala y El Salvador se sabe que los menores de edad que hacen el peligroso viaje pueden permanecer de manera efectiva en Estados Unidos durante años antes de enfrentar un moderado riesgo de deportación.
El gobierno del presidente Barack Obama calcula que para finales del actual año fiscal, en septiembre, habrá detenido a 90 mil menores que que intentan cruzar solos sin autorización desde la frontera con México. El año pasado, el gobierno regresó menos de 2 mil menores a sus países.
El gobierno ha solicitado al Congreso que se destinen 2 mil millones de dólares para hacer frente a esta situación.
(Los menores) casi nunca regresan a su casa, indicó Gary Mead, quien hasta el año pasado era director de la oficina del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, responsable de encontrar y desalojar a personas que viven sin autorización en el país. No es un proceso que al final termine con resoluciones sencillas y claras, agregó. La situación se percibe ampliamente como una crisis humana en la frontera.
El sistema está tan rebasado por el problema que se ha alojado a los menores en instalaciones de la Patrulla Fronteriza mal equipadas para hacerse cargo de ellos.
El gobierno solicitó al ejército que abra albergues temporales en Texas, Oklahoma y California.
Funcionarios estadunidenses, como el secretario de Seguridad Nacional, el director del consejo de política interna de la Casa Blanca y el comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza, consideran que el aumento del número de cruces fronterizos se debe a las preocupaciones de las familias inmigrantes por la educación, el empleo y la seguridad personal.
Hasta hace muy poco tiempo las autoridades reconocieron que también podía deberse a la percepción de que se permitiría quedarse a estos menores o que el Congreso flexibilizaría pronto las leyes federales de inmigración, lo que es muy improbable.
De acuerdo con una investigación basada en entrevistas, documentos judiciales e información federal, esas percepciones son entendibles debido a un sistema que no funciona en Estados Unidos.
Esta desinformación hace que algunas personas que están en una situación bastante desesperada arriesguen la vida para venir a la frontera de Estados Unidos con la expectativa de que podrán quedarse en el país. Eso simplemente no es verdad, declaró el viernes el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.
Elmer Antúnez Barahona, de 17 años, salió de Honduras el año pasado para reunirse con su madre, quien viajó a Estados Unidos cuando él tenía cuatro años. Fue detenido en Texas y pasó casi un mes bajo custodia del gobierno antes de reunirse con su madre en Virginia el verano pasado, dijo su abogado Víctor Cuco.
Todos los inmigrantes que cruzan la frontera de manera ilegal son sujetos a deportación.
El sistema de tribunales de inmigración tiene unos 30 mil casos pendientes debido al aumento más reciente.

Desde el Otro Lado
El drama de los menores abandonados
Arturo Balderas Rodríguez
En plena fiebre mundialista diversos medios de comunicación de Estados Unidos han vuelto a dar cuenta de la odisea de los migrantes que cruzan el territorio mexicano en su intención de llegar a ese país, entre ellos el New York Times y la cadena de televisión PBS. Esta última dio a conocer una historia cuyo dramatismo es síntoma de la precaria condición que se vive en algunas naciones al sur del río Bravo.
Erwin, de 11 años, quien sobrevivió una aventura que ha costado la vida a miles de adultos, viajó de Honduras a la frontera mexicana con EU, donde intentó cruzar el río en una balsa de hule. Cuando a la mitad del río la balsa se hundió, fue rescatado por la Patrulla Fronteriza. Erwin relató que prefirió enfrentar los peligros del viaje a las amenazas de bandas criminales por su negativa a vender drogas. Al enterarse de la situación, sus padres contrataron un coyote para que lo ayudara a reunirse con ellos en un estado donde trabajan sin documentación migratoria.
Al igual que Erwin, otros menores también huyen de sus países de origen e inician su pesadilla agazapados en la tristemente famosa Bestia, como se conoce el tren de carga que parte de la frontera mexicana en Chiapas. La azarosa travesía concluye cuando los menores son abandonados por los coyotes en la frontera yse aventuran al no menos peligroso intento de cruzar el desierto. La mayoría son capturados por la Patrulla Fronteriza, pero por desgracia algunos de ellos mueren en ese intento. Más de 40 mil niños que no han alcanzado el sueño de reunirse con sus padres permanecen en refugios deficientemente habilitados, donde esperan obtener una visa o son enviados de regreso a sus países de origen. Sus historias se cuentan por cientos y podrían llenar varios tomos sobre los horrores que han vivido.
La situación se ha considerado de extrema gravedad por las autoridades estadunidenses. Regresarlos a sus países es exponerlos a la precariedad y los peligros de los que huyeron. Darles asilo es enfrentar la furia de quienes han acusado al presidente Obama de alentar la llegada de los menores con decisiones como la que tomó al suspender los juicios de deportación de un millón de jóvenes que llegaron al país siendo niños. En lugar de una reforma migratoria, hay quienes pretenden a cambio darle una solución policiaca a un problema que es de índole eminentemente humanitario. ¡Adelante, Tri! abalderasr@yahoo.com

EN PLENO SIGLO XXI
La brasileña Odebrecht denunciada por trabajo esclavo y tráfico de personas 21.06.2014
BRASILIA (Uypress) — El conglomerado brasileño Odebrecht, empresa que gira principalmente en el ramo de la ingeniería y la construcción, puede tener que llegar a pagar una indemnización de casi 225 millones de dólares si prospera la acusación presentada en la Justicia.
El conglomerado brasileño Odebrecht, fundado en Bahía en el año 1944 por el ingeniero Norberto Odebrecht Pernambuco, con desarrollos en la ingeniería, construcción, manufactura de productos químicos y petroquímicos, está acusado de trabajo esclavo y tráfico internacional de personas, y puede llegar a tener que pagar una indemnización de 225 millones de dólares (500 millones de reales).
El Ministerio Público del Trabajo de Brasil ingresó el pasado viernes 13 una acción contra el grupo, responsable por las obras de tres estadios sede el Mundial, por promover condiciones degradantes de trabajo, trabajo esclavo, tráfico internacional de personas, cercenamiento de la libertad, retención de documentos e intermediación de mano de obra, de acuerdo a lo informado por la versión en portugués del diario El País de Madrid. Las denuncias tienen relación con la construcción de una usina de caña de azúcar en Angola, realizada entre los años 2011 y 2012, y fueron puestas en marcha luego de un reportaje realizado por la BBC Brasil a fines del año pasado.
En caso de ser condenada, la empresa Odebrecht deberá pagar una multa de 500 millones de reales y además quedará prohibida de recibir financiamiento del BANADES (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social) para futuros proyectos.
De acuerdo al fiscal Rafael de Araújo Gomes, los crímenes laborales fueron cometidos contra 500 trabajadores brasileños que fueron llevados a Angola para trabajar en las obras que pertenecen a la empresa Biocom, compañía angolana de la cual Odebrecht es socia.
De acuerdo a la denuncia, los trabajadores eran sometidos a condiciones laborales indignas, especialmente en lo que refiere a instalaciones sanitarias, alimentación y agua para beber.
La empresa angolana Biocom, a través de su oficina de prensa, negó rotundamente los términos de la acusación: “La empresa niega con vehemencia las condiciones de trabajo que se sugieren en la materia, tanto en lo que refiere a sus integrantes como de sus socios. La empresa cumple rigurosamente con la legislación laboral en todas sus operaciones en Angola”, afirma.
Odebrecht es hoy una de las mayores empresas brasileñas, y fue responsable de las obras de los estadios Itaquerão, Maracanã e Arena Pernambuco, sedes de la Copa del Mundo; de los aeropuertos Tom Jobim y el Santos Dumont, ambos en Rio de Janeiro, así como la línea amarilla del subterráneo de San Pablo. En 2013 tuvo una facturación de casi 43.500 millones de dólares y un lucro líquido de 220 millones de dólares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s