Notas de prensa sobre migración

En Resumen Latinoamericano:

El joven inmigrante apaleado por la Guardia Civil en Melilla tiene medio

cuerpo paralizado y ha perdido un riñón

ver el video de la brutal agresión

http://vimeo.com/109091397

La ONG Prodein ha podido confirmar que el joven camerunés que fue golpeado por la Guadia Civil en Melilla y devuelto a Marruecos tiene medio cuerpo paralizado y ha perdido un riñón. El caso de este joven fue denunciado por la ONG a través de un vídeo este jueves. El Gobierno español afirmó que el joven no estaba herido y que la actuación policial fue correcta.

NAIZ|2014/10/18

Prodein ha informado de que el joven camerunés apaleado por la Guardia Civil tras cruzar la valla de Melilla ha perdido un riñón y tiene medio cuerpo paralizado. La ONG ha logrado hablar con él después de que haya logrado la alta médica. El portavoz de la entidad, José Palazón, ha declarado a la agencia Europa Press que Dany, que es como se llama el joven, «no sabía bien lo que le había pasado».

El caso de este joven fue denunciado por Prodein este jueves a través de un vídeo. En él, se ve como varios agentes de la Guardia Civil golpean hasta hacer caer a un inmigrante que había logrado saltar las dos vallas que separan Melilla de Marruecos. Visiblemente herido, el joven camerunés es llevado en volandas por los uniformados y entregado a las fuerzas auxiliares marroquíes al otro lado de la verja.

Durante los primeros minutos la ONG no fue capaz de confirmar el estado de salud del joven y el Gobierno español dijo que no estaba herido y le acusó de «resistencia pasiva» ante los cuerpos policiales, aunque el vídeo difundido por Prodein muestra la actitud de la Guardia Civil.

School District on Long Island Is Told It Must Teach Immigrants

By BENJAMIN MUELLER – OCT. 17, 2014

Diana Hernandez, 16, center, said she has been kept out of classes since the school year began. Credit Kirsten Luce for The New York Times

HEMPSTEAD, N.Y. — Responding to complaints from dozens of Hispanic children who said they had been barred from public school classes on Long Island, the state on Friday issued new legal guidance regarding enrollment procedures, exhorting school districts to comply with federal law by allowing undocumented immigrant children to begin classes.

The state was spurred by recent reports from an advocacy group, New York Communities for Change, which said that at least 33 students had been excluded from classes in the Hempstead Union Free School District.

The students, many of whom are newly arrived immigrants, say they successfully enrolled in the summer or early fall, but were warned by Hempstead administrators that there was not enough space or teachers to accommodate them. Instead of attending classes, the students say, they have been told to sign in for attendance at school a few mornings each week. Then they return home for the rest of the day.

Those claims prompted the state Education Department on Thursday to order Nassau Boces, a regional education agency, to investigate enrollment procedures at Hempstead public schools, a decision that was reported by Newsday.

In a letter ordering the investigation, the education commissioner, John B. King Jr., directed the agency to determine whether the Hispanic students “are being provided instructional services consistent with their needs on the same basis as other students attending the schools of the district.”

Diana Hernandez, 16, who came to Hempstead from Honduras in July, said in an interview on Friday that school administrators had asked her to come to school twice a week, on Mondays and Wednesdays. Diana says she signs in and then sits in a library for a few hours until an administrator sends her home, where she waits for her mother to return from work.

“I feel bored and alone,” Ms. Hernandez said.

She voiced her concerns to Lamont Johnson, president of the Hempstead Board of Education, in a meeting on Friday evening at the offices of New York Communities for Change.

“When are classes going to start for us?” Ms. Hernandez asked Mr. Johnson at the start of the meeting, which was attended by a few other families in similar circumstances.

“I don’t know that they’re not in classes,” Mr. Johnson replied, echoing statements made on Friday by spokesmen for the school district, who would not confirm or deny the children’s accounts.

Nonetheless, Mr. Johnson said the students should be able to start classes as soon as next week, perhaps at an alternate location that has drawn opposition from parents; they described the proposed site as a neglected area of a shopping mall.

Mr. Johnson said the district had not yet finalized its decision on an alternate site, but assured the parents that it had a cafeteria, and said “it will benefit them” to take classes designed specifically for them.

Mr. Johnson sought to deflect blame onto the federal government, saying the district had received inadequate warning about a recent influx of unaccompanied immigrant children.

The legal guidance issued by the state on Friday reaffirmed previous instructions that schools use wide latitude to enroll undocumented children. If they cannot supply documents proving residency because they are living with distant family members, for example, the state recommended that schools consider classifying the children as homeless, which under federal law allows them to attend school even without proof of residency.

Maria Serrano, who said her grandson had been excluded from classes, told Mr. Johnson on Friday that she was particularly perplexed by a letter she received offering her grandson help with his grades.

Mr. Johnson, complaining about the lack of air-conditioning in the meeting room, said he could not explain why she had received such a letter.

A version of this article appears in print on October 18, 2014, on page A20 of the New York edition with the headline: School District on L.I. Told It Must Teach Immigrants

After Deportation Threats and a Long Wait, Citizenship for a Lifesaver

By NINA BERNSTEIN – OCT. 15, 2014

“Not being wanted in this country, and now working for the F.D.N.Y. and getting my citizenship — it’s amazing," said Mohammad Sarfaraz Hussain, who came to New York from Pakistan at age 8. Credit Nicole Bengiveno/The New York Times

He had left his native Pakistan for the United States at age 8 to see his dying mother. By 18, he was the star of his high school basketball team in Queens, so Americanized that as he waited with thousands of men to be fingerprinted and questioned at federal immigration headquarters, he had just one worry: missing basketball practice.

“Why am I here?” the teenager, Mohammad Sarfaraz Hussain, asked his lawyer on that day in February 2003.

By nightfall he had been tagged for deportation because he lacked proper papers, along with more than 13,000 of about 83,000 people who complied with “special registration,” a program created in the jittery aftermath of the Sept. 11 attacks for noncitizen males older than 15 from predominantly Muslim countries.

For Mr. Hussain, it was the start of a legal struggle that lasted long after the government abandoned the program amid charges that special registration amounted to racial profiling and was an ineffective tool against terrorists.

On Thursday, in a moment infused with meaning that brings an end to the long arc of his struggle to stay, Mr. Hussain will proudly wear the uniform of the New York Fire Department Emergency Medical Services when he takes his oath of United States citizenship.

Mr. Hussain, speaking with Captain Joseph Pataky, has worked as an emergency medical technician for more than a year. Credit Nicole Bengiveno/The New York Times

“Not being wanted in this country, and now working for the F.D.N.Y. and getting my citizenship — it’s amazing how it worked out,” he said last week, before reporting for another shift, responding by ambulance to 911 calls.

In a period when new anxiety about foreign dangers and porous borders prompt calls for sweeping crackdowns, his lawyer, Elizabeth OuYang, sees a broad lesson in the outcome.

“It really, really underscores how important it is to judge somebody as an individual and not paint everybody with the same brush,” she said.

“He’s protecting us,” she added. “He’s not a threat to us.”

For Mr. Hussain, an orphan whose uncle and three older siblings are naturalized citizens, the promise of citizenship sometimes seemed like a mirage.

In 1984, the year he was born in Karachi, his mother was sponsored for immigration to the United States by her brother, Kamal U. Ahmed, a doctor in Queens. As a minor, Mr. Hussain would have shared her status.

But her application was still pending when she developed cancer and came to the United States on a tourist visa for treatment. “On her deathbed, she asked me to take care of Mohammad and keep him safe in the United States,” Dr. Ahmed later wrote in an affidavit.

So the 8-year-old stayed on illegally when his visitor’s visa expired. While the boy acquired a taste for hip-hop and forgot his Urdu, his father waited in Pakistan for an immigrant visa. Again, tragedy intervened: His father died of a heart attack when Mr. Hussain was 15. At that point, his older sister filed a petition for Mr. Hussain directly. That application was still stuck in a decade-long wait when the special registration program began.

Probably no city was more conflicted about the program than New York, where every firehouse had its own Sept. 11 memorial and almost every city block featured a food cart, news stand or taxi operated by a hard-working South Asian immigrant. After the registration program was announced in 2002, fear swept through neighborhoods full of immigrants from Arab and Muslim nations.

Ms. OuYang was enlisted to give advice at a free legal clinic sponsored by the New York City Bar Association. She still remembers the anguish of the man who came to her table and said, “I think I have to turn in my nephew.” The man was Mr. Hussain’s uncle.

She accompanied the teenager when he complied with the registration call-in, and then worked to rally the support of his coach, classmates and Gary L. Ackerman, at the time a Democratic congressman from Queens. After an article in The New York Times about the effort to deport Mr. Hussain, then a point guard at Jamaica High School, immigration officials decided to exercise “prosecutorial discretion,” and the deportation case was dismissed.

But that proved to be only a temporary reprieve. In 2006, as federal policies hardened and personnel changed, Mr. Hussain, then 21, was unexpectedly ordered back to immigration court to face deportation all over again. This time, he applied for political asylum, which had only rarely been granted to Pakistanis.

After an emotional three-hour hearing that included expert testimony about routine killings by extremists in Pakistan, an immigration judge granted his plea, over the objections of lawyers at the Department of Homeland Security.

The judge, Patricia A. Rohan, ruled that he had reason to be afraid that if deported, he would become the target of violent extremists “who would try to use him as a ‘poster child’ for anti-American views.” He had appeared in a documentary about the effects of special registration on teenagers, and articles about him had circulated worldwide.

Those granted political asylum must wait a year to apply for permanent residency and another five years for citizenship. It took about six months more to schedule the citizenship test and receive a swearing-in date.

Mr. Hussain, now a lanky, thoughtful man of 30, has worked as an emergency medical technician for more than a year. His captain, Joseph Pataky, a 15-year-veteran, praises him as “cool, calm and collected on duty,” and “a very valuable employee.”

As one of about 3,000 city paramedics who answered 1.6 million calls in 2013, he has had his share of intense rescues. In the wee hours of New Year’s Day, one call came from a woman in Upper Manhattan who looked out her second-story window and saw a badly injured man lying motionless in bitter cold on top of a commercial air condenser. The only way to reach him quickly in the dark courtyard was through the woman’s window.

“I’m on the condenser with two cops holding my jacket from the back,” Mr. Hussain recalled. “It was a very dramatic situation.” The man survived.

More commonplace are 911 calls from New Yorkers in distress in their apartments from heart attacks, diabetes or asthma. Such cases are part of the job’s special appeal for Mr. Hussain, who worked as a bank teller before the 2008 financial crisis and is a few credits shy of an associate degree in business administration.

“I love helping people, because of my history with my family, with my mother dying of cancer,” he said. “When I see an elderly lady, no matter the race or the color, I feel like it’s my mother that I’m going to help.”

His lawyer, he added, has become a kind of substitute mother, calling him over the years to say, “Stay out of trouble.”

Ms. OuYang, 53, the daughter of a doctor who was among the first Chinese immigrants allowed into the United States after the repeal of the now-infamous Chinese Exclusion Act of 1882, sees Mr. Hussain’s case as part of a much longer history. She has featured him in a course she teaches at Columbia University on immigration policies after Sept. 11.

On Thursday, she said, the best lesson on special registration may come from a federal courthouse in Islip, on Long Island, where she will watch as Mr. Hussain, in paramedic gear, is welcomed to citizenship by the nation that repeatedly tried to expel him.

“I’m so glad this day has come,” she said. “It’s taken a while.”

A version of this article appears in print on October 16, 2014, on page A24 of the New York edition with the headline: After Deportation Threats and a Long Wait, Citizenship for a Lifesaver.

Obama Administration to Expedite Family Reunification for Some Haitians

By ERIK ECKHOLM – OCT. 17, 2014

The Obama administration said Friday that starting in 2015 it would reduce the lengthy delays facing thousands of Haitians who have already been approved to join family members in the United States and become legal permanent residents.

Currently, American citizens or permanent residents living in this country may apply for a residency visa, known as a green card, on behalf of relatives in Haiti. More than 100,000 such relatives have been approved but, because of annual caps, some of them face wait times of up to a dozen years before they can receive visas.

Speeding family reunification has been a goal of Haitian immigrant groups and supported by both Republican and Democratic politicians in Florida. A similar policy already exists for Cuban families.

The Haitian Family Reunification Parole Program will sidestep the quota logjam for a limited group of Haitians — those scheduled to receive their entry visas within two years. Immigration officials will offer those applicants a special parole status that would allow them to live and, in most cases, work in the United States while they await official resident status.

Federal authorities did not release estimates of how many Haitians would benefit, but immigrant groups predicted that only a small fraction of those on the wait list would receive documents soon.

“We are grateful that the administration is doing the right thing for Haitian families,” said Cheryl Little, the executive director of Americans for Immigrant Justice in Miami. “But the relief is more restricted than what we were hoping for,” she added, noting that many Haitian relatives are likely to face several more years of waiting.

Between the time limit on eligibility and staff constraints at the American Consulate in Haiti, she said, it appeared that the number of relatives entering early next year was likely to be in the thousands, but not in the tens of thousands.

By contrast, a group favoring reduced immigration, the Federation for American Immigration Reform, condemned the program as an “unlawful rewriting of U.S. immigration law.”

President Obama has promised to make major changes to the immigration system by the end of the year, potentially affecting millions who are in the country illegally.

Friday’s announcement is not part of that broader executive action, but includes an element that the administration is considering for wider use. In some proposals, temporary parole, like that planned for the Haitian relatives, could be offered to a much larger group of close relatives of American citizens who are in the United States illegally.

The new Haitian program supports American goals of family unification and the economic progress of Haiti, Alejandro Mayorkas, deputy secretary of Homeland Security, said in Friday’s announcement. But officials emphasized that the expedited entry would be available only to those relatives residing in Haiti, and not those who had managed to sneak into the United States.

“There’s no use in taking to the seas and risking life and limb to get to the United States,” said Christopher S. Bentley, a spokesman for the Homeland Security Department. “In order to participate in this program, you have to be in Haiti.”

A version of this article appears in print on October 18, 2014, on page A15 of the New York edition with the headline: Obama Administration to Expedite Family Reunification for Some Haitians

Lunes, 20 de octubre de 2014

De enero a septiembre, atendidos 25 mil niños migrantes; solos más de la mitad: INM

Por la Redacción

lun, 20 oct 2014 12:09

Centro migratorio de Iztapalapa conocido como Las Agujas,en el que se retienen a migrantes de todo el mundo en lo que se resuelve su paso por México. Foto: Jesús Villaseca

México, DF. A 21 años de su creación –octubre de 1993- el Instituto Nacional de Migración (INM), en conjunto con el gobierno federal, organizaciones civiles e instancias gubernamentales, ha implementado diversas estrategias en beneficio de quienes intentan llegar a la frontera con Estados Unidos.

En un comunicado, señala que a través de los 10 módulos fijos ubicados en municipios de Chiapas, Tabasco y Quintana Roo, así como de los cinco módulos itinerantes que funcionan en Guatemala, “tan sólo de julio al 10 de octubre de este año, han sido tramitadas 41 mil 353 tarjetas que, sumadas a las 46 mil 978 otorgadas en los primeros meses del 2014 (de enero a junio), dan un total de 88 mil 331 tarjetas de visitante regional expedidas con el fin de impulsar el desarrollo en nuestra zona fronteriza y desde luego, facilitar y regular el tránsito de ciudadanos provenientes de Guatemala y Belice por nuestro país!”.

Agrega que ante las necesidades de refugio, protección y asilo humanitario, de enero a septiembre del presente año, los Oficiales de Protección al Migrante (OPIS), han detectado y atendido de manera personalizada a un total de 25 mil 029 menores de edad migrantes -en su mayoría extranjeros-, de los cuales 16 mil 528 viajaban sin compañía, ponderando con sus acciones las demandas al pleno respeto de sus derechos y los acuerdos en las convenciones internacionales que velan por el interés superior de dicho sector.

Asimismo, los Grupos Beta de Protección al Migrante han cuidado la seguridad de los migrantes durante su paso por nuestro país, brindando ayuda, atención y asesoría a 164 mil 740 migrantes durante ese mismo periodo de los cuales, 6 mil 49 recibieron ayuda humanitaria.

Con relación al Procedimiento de Repatriación al Interior de México (PRIM), se han recibido a través de 70 vuelos que arribaron al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, a 9 mil 431 connacionales repatriados, quienes atendidos por personal del INM así como de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), evitaron ser víctimas del crimen organizado gracias a la implementación de este programa.

Por su parte, el Programa Paisano ha trabajado con el objetivo de procurar que la visita a México de los connacionales, suceda sin ningún contratiempo y en el pleno conocimiento de sus derechos y obligaciones. Así, durante los primeros nueve meses del año y mediante sus operativos, dicho programa ha dado atención a 1 millón 802 mil 230 mexicanos a través de asistencia personal, llamadas y correos electrónicos.

Caso similar es el del Programa de Repatriación Humana que opera en el marco de la iniciativa “Somos Mexicanos”, y que del 1 de enero al 19 de septiembre de este año ha atendido a 183 mil 944 mexicanos repatriados.

Por otro lado y en la búsqueda constante de elevar la calidad del trabajo así como la eficacia y eficiencia institucional, el INM impartió 553 cursos a su personal, en colaboración con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), el ACNUR y la Embajada de Estados Unidos; resultado de ello es que 14 mil 75 servidores públicos se han certificado y especializado en el tema migratorio.

Además y en cumplimiento a los parámetros de los exámenes de control y confianza, durante el periodo de enero a septiembre, 4 mil 949 servidores públicos del Instituto han sido evaluados; a la fecha, las evaluaciones realizadas constituyen el 98.23 por ciento del total de la plantilla de trabajadores.

American Curios

Destruyendo el sueño

David Brooks

El departamento más caro y lujoso del mundo está en Mónaco. Tiene cinco pisos, con resbaladilla hasta la piscina en la parte de abajo, discoteca, sala de cine, gimnasio, varios bares y más, y sólo cuesta 418 millones de dólares; el agente de ventas asegura que esto es para los oligarcas serios, los más ricos de los ricos. Una bolsa de cuero para practicar boxeo diseñada por Karl Lagerfeld para Louis Vuitton se puede llevar por sólo 175 mil dólares (pero incluye guantes de boxeo). Los nuevos edificios que están cambiando el perfil de Nueva York son casi todos de ultralujo. Para entrar a la lista anual de Forbes de los 400 multimillonarios más ricos de Estados Unidos se necesitaba por lo menos una fortuna de 1.55 mil millones, el nivel más alto desde que se empezó a elaborar esta lista, en 1982. Nada de esto se oculta, todo está a la vista.

Los súper ricos –ese famoso 1 por ciento nombrado e identificado por el movimiento Ocupa Wall Street– son aún más ricos de lo que uno se puede imaginar. En 1973 captaban 25 por ciento de la riqueza total del país más rico del mundo, y hoy día han capturado más de 40 por ciento. El 10 por ciento más rico capta la mitad de todo el ingreso nacional y son dueños de 75 por ciento de la riqueza nacional. Según algunos cálculos este es un nivel de concentración de riqueza sin precedente, aún mayor que el alcanzado poco antes de la gran depresión.

Obviamente, todos los demás han visto sus ingresos caer o mantenerse estancados durante una generación –el ingreso medio de los hogares está por debajo de su nivel de hace 25 años–, con el resultado de que hay más familias que viven en la pobreza, más inseguridad alimentaria –o sea, hambre– y más familias sin vivienda, o cuyos empleos tienen salarios deprimidos, el nivel de deuda estudiantil más alto de la historia y el fin de la promesa de una oportunidad para todos. Según estadísticas oficiales, el porcentaje de la riqueza captada por el 50 por ciento más pobre de los hogares se redujo de 3 por ciento en 1989 a sólo 1 por ciento, en 2013. La riqueza del hogar medio se desplomó más de 40 por ciento entre 2007 y 2013.

La cosa ha llegado a tal extremo que voces sorprendentes han sonado la alarma. El incremento continuado de la desigualdad en Estados Unidos me preocupa mucho. Creo que es apropiado preguntar si esta tendencia es compatible con los valores enraizados en la historia de nuestra nación, entre ellos el alto valor que los estadunidenses tradicionalmente han puesto a la igualdad de oportunidades. La que habla no es una economista progresista o un activista de izquierda, sino Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal –el banco central de Estados Unidos–, en un discurso pronunciado la semana pasada.

Joseph Stiglitz, el economista premio Nobel, ha dedicado los últimos años a la investigación de esta desigualdad que, afirma, pone en jaque al sistema económico nacional e internacional. Recientemente escribió que a pesar de lo rápido que crezca el PIB de un país, un sistema económico que no logra entregar las ganancias a la mayoría de sus ciudadanos, y donde un porcentaje creciente de su población enfrenta una creciente inseguridad, es, en un sentido fundamental, un sistema económico fracasado.

Todo esto se siente en las calles y campos de este país. Más aún, no se perciben alternativas, salidas o cambios, porque el sistema político es considerado algo que, cada vez más, sólo sirve a los más ricos.

Stiglitz, como se reportó anteriormente, lo resumió así: el sistema político estadunidense está desbordado por el dinero. La desigualdad económica se traduce en desigualdad política, y la desigualdad política genera más desigualdad económica.

Los multimillonarios esencialmente compran elecciones –nacionales, estatales, locales– con sus donaciones, ahora casi sin límite legal gracias a fallos recientes de la Suprema Corte, que defiende explícitamente estas actividades como libertad de expresión. En 2000, agrupaciones externas gastaron 52 millones en campañas electorales; para 2012 ese monto se elevó a más de mil millones, según el Center for Responsive Politics.

Bob Herbert, reconocido periodista, ex columnista del New York Times y autor de un nuevo libro llamado Perdiendo nuestro camino, comentó en entrevista con Bill Moyers que “la principal manera en que hemos perdido nuestro camino es que en lugar de ser una democracia cívica… creo que hemos establecido una estructura del poder donde las grandes empresas y los grandes bancos se han aliado con el gobierno nacional, y en muchos casos con los gobiernos locales, para promover intereses empresariales y financieros en lugar de aquellas cosas que serían en el mejor interés de la gente trabajadora ordinaria”.

David Simon, creador de las extraordinarias series The Wire y Treme –esenciales para cualquiera que desea entender al Estados Unidos contemporáneo– comenta que el deterioro del país es consecuencia de esa noción de que los mercados resolverán todo, algo que no engrana con la noción de responsabilidad colectiva. Sólo somos una buena sociedad en la medida en que tratamos a aquellos que son más vulnerables y nadie es más vulnerable que nuestros pobres. Ser pobre no es un crimen, excepto en Estados Unidos, afirmó en entrevista con The Guardian.

Agregó: “tiene que cambiar; cuando el capital tiene el derecho de comprar al gobierno, ese mismo gobierno que podría de ciertas maneras crear las normas básicas de comportamiento, todo, desde la mano de obra infantil a la protección ambiental, a la seguridad en el trabajo, a los salarios mínimos consistentes con el costo de la vida… Pues, eventualmente llegará al punto donde está tan de la chingada que la gente va a aventar un ladrillo”.

La desigualdad económica –y por lo tanto política– ha convertido el sueño americano en una pesadilla. La pregunta es: cuándo despertará este país.

Los desobligados

Jorge Durand

Aunque usted no lo crea, en la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) existe un programa de apoyo a madres de familia abandonadas que no reciben remesas de sus cónyuges que radican en Estados Unidos. Es quizá uno de los programas que mayor impacto tienen en las familias afectadas y que, además de promover un acto de justicia elemental, genera responsabilidad en los cónyuges migrantes y toma de conciencia en las madres de familia que se quedan en la localidad de origen.

El programa mexicano se inserta oficialmente en la ley estadunidense de apoyo y sostenimiento de las familias que se conoce con el acrónimo inglés de UIFSA (Uniform Interstate Support Act) y anteriormente se llamaba URESA-RURESA. El programa original en Estados Unidos data de 1968 y se reforma en varias ocasiones hasta la versión final de 1988.

En síntesis, se trata de solucionar a escala nacional un grave problema de ineficiencia para hacer cumplir la ley y las demandas de sostenimiento familiar, que fácilmente eran evadidas por el simple hecho de que el jefe de familia se movía a otro estado y porque las leyes estatales eran diferentes.

De este modo, los jueces en Estados Unidos tienen la facultad de ubicar al demandado, en cualquier lugar de la Unión Americana y obligarlo a que cumpla con sus obligaciones. Si no lo hace, el juez puede descontar directamente del salario lo que corresponde para la manutención de sus hijos.

En ese contexto, México tuvo la brillante iniciativa, hace ya un par de décadas, de sumarse a este programa y acordar con el sistema judicial de Estados Unidos, y con cada uno de los estados, que se aplique la ley en el caso de los migrantes que abandonan a sus familias. El programa ha caminado desde hace ya muchos años, pero casi nadie lo conoce, no se ofrece información y está prácticamente en estado de inanición.

Hace 15 años me interesé en este programa y pedí oficialmente que me dieran acceso a la información para hacer uso de ella exclusivamente en términos académicos. Pero la petición me fue denegada. Por tanto me vi obligado a recurrir a la vía informal y por medio de una estudiante que hacía servicio social en la SRE, le pedí que me sacara una copia de un expediente, para ver de qué se trataba.

Como parte inicial del expediente, la persona que demanda tiene que explicar su caso, por escrito, a la Dirección General de Protección y Servicios Consulares. La fecha del expediente que transcribo a continuación es de noviembre de 1999 y de un municipio de Jalisco. Dice textualmente, aunque con corrección de ortografía y algo de redacción.

“Mi esposo, el señor X, nos abandonó desde hace seis años y medio. Yo quiero que nos ayude a la mantención de sus hijos, que son tres: el más grande tiene 12 años, el que sigue 11 años y el tercero 10 años. Y yo quiero que por favor me ayude a la manutención de ellos y gastos de la escuela, porque yo sola no me alcanzo, y yo, que soy su madre, estoy hasta enferma y ya no puedo. Pido que me ayude para sus hijos, a mí nunca me mandaba dinero, yo lo esperé ocho años con mi suegra, en todo el tiempo que estuve allí con ella, dos tres veces que mandaba dinero, se lo mandaba a ella o a su hermana. Y me tenía como hija de familia o peor, porque si le pedía me daba, y si no, no me daba nada. Todo el tiempo trabajando, pero ya no puedo. Ya no puedo.

“Este es su teléfono… y este su domicilio en… California.”

El caso que se reseña es típico de las relaciones patrilocales, donde el marido lleva a la mujer a la casa de sus padres y luego ésta pasa a ser hija de familia en el mejor de los casos y casi sirvienta en la mayoría de ellos, en especial cuando el marido es migrante.

Por otra parte, es el típico caso del migrante desobligado, como suelen llamarlo en Jalisco, que se va al norte y se dedica a trabajar, es muy cumplido los primeros meses y luego se olvida de su familia. Habían mecanismos de sanción social para estos casos, donde se forzaba al migrante a mandar remesas y cumplir con sus obligaciones, pero si el migrante sale de ese círculo, no hay sanción social o moral que valga.

Los pueblos están llenos de historias de madres tan abnegadas como abandonadas, que nunca optan por la separación o el divorcio. Esperan años y años y en algunas ocasiones suelen hasta recibir la indemnización del esposo fallecido en Estados Unidos, pero luego aparece la otra familia que reclama su parte.

El programa UIFSA es una solución, no sólo de hacer efectiva la manutención de algunas familias, sino la manera más directa de crear conciencia de lo que significa la responsabilidad familiar, del padre que tiene que hacerse responsable, de la madre que tiene que tener el valor de denunciarlo y de la SRE que debe gestionar de manera eficiente el caso y darle seguimiento.

Cuando el juez cita al migrante, éste debe llevar los comprobantes de las transferencias que hizo a su familia y se define el monto de acuerdo con el número de hijos y el salario que gana. Además, muchos migrantes ponen a sus descendientes en la declaración de impuestos y se ahorran mucho dinero, asunto que también puede revisar el juez. Por último, si el migrante desobligado no asiste a la cita o no cumple con sus obligaciones, puede ser deportado. Lo que ciertamente no arregla el problema, pero por lo menos se hace justicia.

El programa es recíproco, es decir, se pueden hacer solicitudes por ambos lados; lo que suele suceder es que funciona en el país vecino y en México es casi imposible poner a trabajar a los jueces en este tipo de demandas, que por una parte ignoran los acuerdos y por otra se ven desbordados.

Lástima, era una de las estrellitas de buena práctica que se podían presumir en los foros globales de migración. Pero nadie lo conoce y tienen muy poca gente trabajando en el programa.

· Inauguran el terraplén de nuevo acceso a Guanajuato

Proponen devolver a los migrantes su identidad y una historia de vida

· La instalación Artículo 13, a cargo de las compañías Teatro Línea de Sombra y Carabosse, ilumina durante dos noches la ciudad

Fabiola Palapa Quijas

Enviada

Periódico La Jornada
Sábado 18 de octubre de 2014, p. 5

Guanajuato, Gto., 17 de octubre.

Doscientos recipientes de fuego y una gran escultura que hace las veces de fuente y produce lumbre iluminan entre las 22 y las 23:30 horas, de este viernes y el sábado, el terraplén de la Explanada del Nuevo Acceso a la Ciudad de Guanajuato.

Se trata de la instalación-espectáculo-documental titulada Artículo 13, donde la flama simboliza el recuerdo, la luz y la vida de los migrantes que han desaparecido lo mismo en arenas del desierto que en el fondo de los mares.

La propuesta artística de las compañías mexicana y francesa, Teatro Línea de Sombra y Carabosse, respectivamente, que con la dirección de Jorge Vargas y Christophe Prenveille, intentan devolver a los migrantes su identidad, un rostro y una historia de vida.

Artículo 13, inscrita en el eje temático Fronteras, también hace patente otra violencia, la sistémica, que está en los grandes aparatos económicos y en los desequilibrios provocados por la migración.

Los que no están en ningún lado

Con motivo de su presentación en el Festival Internacional Cervantino (FIC), que estrena este espacio de terraplén con Artículo 13, Alicia Laguna –coproductora de Teatro Línea de Sombra– explica que la instalación fue pensada como una especie de memorial “en nombre de todas esas personas que sabemos se vuelven invisibles, anónimas y que su voz estaba callada por muchas razones.

“No hay nada de ficción en estos relatos, tampoco queremos abordar el tema de manera dramática porque son historias sencillas. Por eso definimos este proyecto como una instalación habitada por un documental, donde presentamos los relatos.

El montaje multimedia permite al público deambular, recorrer, circular u observar entre diferentes objetos, elementos como el fuego y la arena, y adentrarse en esa atmósfera habitada por los que no están en ningún lado.

Para la agrupación mexicana ha sido una excelente experiencia compartir este proyecto con Carabosse, que es una de las grandes compañías que trabajan en muchos lugares del mundo con instalaciones de fuego.

En la propuesta que conjuga elementos del performance, visuales y sonoros destaca un sol con cuatro metros de diámetro que consume 400 kilos de carbón durante la función. Las personas atestiguarán cómo el sol pasa del esplendor al rescoldo.

“Los relatos –añade Alicia Laguna– tienen diferentes tonalidades en cada una de las secciones. Cada actor, sea mexicano o francés, va contando con los objetos su propio microrrelato. Por ejemplo, yo trabajo sobre Yesenia, una chica que desapareció en 2007 en la frontera norte, en Laredo.

“La joven es hondureña y su madre viene al país cada año en la caravana de madres centroamericanas que buscan a sus hijos. Un día la contacté y viaje a Honduras, quería ver por qué las personas se van, por qué esos niños hondureños cruzan solos la frontera.

“Aunque eso no lo cuento, lo dejo ver de alguna manera porque estamos en un país tomado totalmente por La Mara Salvatrucha, donde las personas no se van sólo por el sueño americano, sino porque se tienen que ir debido a la situación de violencia.”

Para recordar las miles de voces olvidadas y anónimas, Carabosse y Teatro Línea de Sombra citan el artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que reconoce el derecho de toda persona a circular libremente.

La instalación-espectáculo-documental inaugura el Terraplén en el festival cervantino.

Las funciones son este viernes y el sábado 18 de octubre a partir de las 22 horas.

· Su objetivo será impedir el paso de migrantes al norte, alerta

El consulado que Honduras instalará en Oaxaca servirá a EU: Solalinde

Diana Manzo

Corresponsal

Periódico La Jornada
Viernes 17 de octubre de 2014, p. 15

Juchitán, Oax., 16 de octubre.

Después de que el cónsul general de Honduras, Marco Tulio Bueso Guerra, visitó la tarde del miércoles ciudad Ixtepec, donde se pretende instalar una oficina consular de este país centroamericano, el defensor de los migrantes Alejandro Solalinde Guerra informó que poco confía en las buenas obras del gobierno hondureño, pues aseguró que poco le importan los migrantes.

El responsable de la Casa del Migrante en Ciudad Ixtepec refirió que tiene temor y desconfía de la certeza que pueda dar esta oficina. Al contrario, dijo, servirá para coadyuvar junto con el Instituto Nacional de Migración (INM) en la deportación de los migrantes hondureños.

Solalinde Guerra refirió que Juan Orlando Hernández, presidente de la República de Honduras, proviene de una de las cinco familias más ricas de ese país y manifestó que en Honduras nada se ha hecho para mejorar la calidad de vida de sus connacionales.

Se sabe que en el país hondureño el gobierno no hace nada, no se preocupa de lo que pase; por eso creemos que ahora con esta oficina externa menos lo harán, pero lo que sí creemos es que todo esto es una medida de presión de Estados Unidos de Norteamérica, dijo.

Añadió que es la primera vez que se pretende instalar una oficina de algún consulado centroamericano en municipios de Oaxaca, por lo que refirió que se trata de una presión política para impedir que los migrantes lleguen a Estados Unidos.

Si antes no se preocupaban por los migrantes, menos ocurrirá ahora, en lo que se refiere el alcalde de Ixtepec, Eduardo Pedro Reyes, quien recibió al cónsul de Honduras, pues en lo único que contribuirá será en conseguirle un espacio y ya; de ahí ellos operarán solos, dijo.

Según las estadísticas del albergue Hermanos en el Camino, los hondureños son los migrantes que más abandonan su país en busca del anhelado sueño americano, a causa de la falta de empleo y pobreza en esa región de Centroamérica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s