* Revista, seminario y notas de prensa sobre migraciones y refugio *

Migraciones en Brasil

De Cadernos OBMIGRA – Revista Migracoes Internacionais Vol 1 No. 2, 2015

http://portal.mte.gov.br/obmigra/publicacoes/

U.N. Calls on Western Nations to Shelter Syrian Refugees

By SOMINI SENGUPTA – APRIL 17, 2015

Syrian refugee children in Istanbul. Nearly four million refugees have poured into Turkey and other countries bordering Syria. Credit Bulent Kilic/Agence France-Presse — Getty Images

UNITED NATIONS — With Syria’s neighbors increasingly shutting their borders to refugees and thousands trying to cross the Mediterranean Sea in search of safety, the war in Syria is creating the worst global refugee crisis in decades, putting new pressure on the United States and other Western countries to open their doors — and in turn, prompting domestic political backlash.

Not since the wave of people who fled Southeast Asia after the war in Vietnam have the world’s industrialized countries been under such intense pressure to share the burden of taking in refugees, experts say. Nor has the task of offering sanctuary been so politically fraught.

The United States is scheduled to take in its largest group of Syrian refugees to date — up to 2,000 by the fall of this year, compared with a total of about 700 since the civil war in Syria began four years ago, according to the State Department.

But the plan is stirring pushback from Republican lawmakers in Congress, who are increasingly vocal about the fear that terrorists may sneak in with the refugees.

António Guterres, center, the United Nations high commissioner for refugees, visiting a Syrian refugee camp in the Zahrani area of Lebanon, which shelters more than one million refugees. Credit European Pressphoto Agency

“In the case of Syrian refugees, our intelligence on the ground is alarmingly slim, making it harder to identify extremists,” said Representative Michael McCaul, Republican of Texas and chairman of the House Homeland Security Committee.

The United Nations high commissioner for refugees, António Guterres, has stepped up calls for industrialized countries, including the United States, to shelter 130,000 Syrian refugees over the next two years.

The figure is a fraction of the nearly four million refugees who have poured into the countries bordering Syria — chiefly Jordan, Lebanon and Turkey — straining their resources and plunging many displaced people into poverty.

So far, the high commissioner’s pleas have not been met. Governments around the world have promised to take in just under two-thirds of what the United Nations is urging, while a great many more Syrians have chosen to make perilous journeys by land and sea in search of asylum in Europe.

“The scale of the displacement crisis is enormous and is only going to get worse,” said Alexander Betts, an associate professor of refugee studies at the University of Oxford. “The Syrian crisis places the entire humanitarian system at a crossroads. It requires us to radically rethink how we protect and assist such large numbers of displaced people.”

The American decision to accept more refugees reflects how swiftly the Syrian war has morphed into the most pressing humanitarian crisis in recent years. Generally, resettling large numbers of refugees happens long after other options are exhausted, like the possibility of displaced people eventually returning home.

While the Republicans have not called for a full-on moratorium on Syrian refugee admissions, they have urged the Obama administration to go slow, until the United States can be assured that all applicants are properly screened. A congressional hearing is due in the coming weeks.

“We need to put our foot on the brakes until we have more certainty that terrorist won’t slip through our fingers,” Mr. McCaul said.

In February, Mr. McCaul wrote to Secretary of State John Kerry demanding details about refugees who have already been admitted or are in the pipeline, including their ages, ethnicities and religion. He also wanted to know how American officials are screening Syrians.

A State Department official said refugees applying for resettlement to the United States are already “the most carefully vetted of all travelers to the United States,” with security checks by a host of American agencies, including the National Counterterrorism Center and the Defense Department.

“Accepting refugees is an American tradition with bipartisan support in Congress,” said Simon Henshaw, principal deputy assistant secretary at the State Department. “The question is not whether we take them in, but ensuring that we admit refugees in a way that is safe and consistent with our national security interests.”

The United Nations currently has a list of more than 11,000 people who are waiting to be screened by American officials for possible resettlement.

The United Nations refugee agency, which does the first round of vetting, says the people on the list are among the most vulnerable, including single mothers and their children, victims of torture and people with special medical needs.

But few of them will be accepted anytime soon. Mr. Henshaw said the reason the United States is admitting fewer than 2,000 this year is “to make sure we’ve got the process right.”

“We have a really deliberative process for Syrians,” he added.

The security requirements are a large part of why it has taken so long to resettle Syrians in the United States. Background checks usually take more than a year. It has taken months for the Department of Homeland Security to issue clear guidelines on exactly who can be admitted into the United States from a war zone, slowing down some applications.

Since the beginning of this year, because of security issues in Beirut, Lebanon, American officials have temporarily suspended interviews with prospective refugees living in Lebanon. A State Department official said they may resume later this year.

At the same time, the administration is facing pressure from aid groups that want the United States to increase the numbers of refugee admissions significantly, and to let them in much faster.

They contend that the United States should take in at least half of the people the United Nations refugee agency wants to resettle in the West, which would amount to about 65,000 Syrians in the next two years.

That is the equivalent of nearly all refugees the United States takes in from all countries in an average year.

“This is an unprecedented crisis,” said Anna Greene, director of policy and advocacy at the International Rescue Committee. “If the United States doesn’t lead, other countries aren’t going to either.”

The slow trickle of Syrian refugees to the United States comes as Syria’s neighbors, who are already heaving with refugees, begin to close their borders and impose a variety of restrictions on Syrians coming across. Turkey was the latest to impose new restrictions. Jordan and Lebanon have for months clamped down on Syrian refugees.

In the West, Germany has pledged to resettle the largest batch of Syrian refugees — about 30,000 — while Canada has said it would let in just over 11,000, according to the United Nations.

The United States has not given a specific number it will take, though State Department officials have given a range of 1,000 to 2,000 by October, and many more in the coming years.

Even without the promise of refugee status, the increasingly dire conditions of Syrians stuck in the region have prompted a surge of people trying to cross the Mediterranean Sea into Europe, creating something of a tipping point for the international system for dealing with people fleeing war.

“The regime that was set up at the end of World War II is not working the way it was intended,” said Kathleen Newland, a director at the Migration Policy Institute in Washington. “It’s not providing safety for refugees. It’s not providing security for the countries involved. It’s been a huge boon to the smuggling industry. It’s creating deaths at sea.”

In 2014, roughly 150,000 Syrians filed asylum claims abroad, citing their fear of persecution at home. They were the single largest group of asylum seekers last year, according to the United Nations refugee agency.

Most of them sought asylum in Europe. Depending on where they land, some of them are detained in immigration centers until their cases are adjudicated.

Doctors Without Borders said this week that as many as 100 people arrive in Greece’s Dodecanese islands by boat each day, most of them Syrians. On one island, it said, more than 200 people, including children and pregnant women, spent a week “crammed into a police station,” with some sleeping in a courtyard.

“What we are seeing is a system, in my view, that is unraveling,” said Michael Doyle, a Columbia University political science professor and a onetime adviser to the United Nations secretary general.

A version of this article appears in print on April 18, 2015, on page A1 of the New York edition with the headline: Tide of Refugees, but the West Isn’t Welcoming

The Opinion Pages | Letter

Senator Jeff Sessions Argues for a Cut in Immigration

APRIL 17, 2015

To the Editor:

Senator Sessions, Straight Up” (editorial, April 15), like almost all arguments made in favor of large-scale immigration, provides no numbers.

In 1970, fewer than 1 in 21 United States residents were born abroad. Five years from today, the Census Bureau estimates that more than one in seven United States residents will have been born abroad. Eight years from today, the share of the population that is foreign-born will rise above any level ever before recorded and keep surging.

It defies reason to argue that the record admission of new foreign workers has no negative effect on the wages of American workers, including the wages of past immigrants hoping to climb into the middle class. Why would many of the largest business groups in the United States spend millions lobbying for the admission of more foreign workers if such policies did not cut labor costs?

The New York Times once plainly acknowledged as much, writing in a 2000 editorial: “Between about 1980 and 1995, the gap between the wages of high school dropouts and all other workers widened substantially. Prof. George Borjas of Harvard estimates that almost half of this trend can be traced to immigration of unskilled workers.”

Since that sentence was published, another 18 million immigrants have arrived in the United States, while the share of Americans in the work force has declined almost five percentage points.

Reuters says Americans, by a nearly 3-to-1 margin, wish to see immigration reduced, not increased. Policy makers and voters should be openly discussing this issue of national interest. Efforts to intimidate Americans into silence will no longer work.

JEFF SESSIONS

Chairman, Senate Subcommittee on Immigration and the National Interest

Washington

A version of this letter appears in print on April 18, 2015, on page A18 of the New York edition with the headline: A Senator, on Immigration

Se anexa versión actualizada del documento Reflections on the Mexico-Guatemala Border.

Migración venezolana está limitada en el Mercosur

Caracas aún no adopta el Acuerdo de Residencias para nacionales del bloque

FRANK LÓPEZ BALLESTEROS | EL UNIVERSAL

miércoles 12 de noviembre de 2014 12:00 AM

El Gobierno de Venezuela no se ha adherido al "Acuerdo sobre Residencia para Nacionales de los Estados Partes del Mercosur", lo que está frenando a los venezolanos a la hora de beneficiarse de las normativas migratorias especiales de este bloque regional.

Firmado en 2002 con sus posteriores adhesiones, el "Acuerdo sobre Residencia para Nacionales de los Estados Partes del Mercado Común del Sur (Mercosur), Bolivia y Chile", del que forma parte Colombia, Ecuador y Perú, flexibiliza la obtención de documentos migratorios para los nacionales de esos países.

El Acuerdo concede una residencia temporaria de hasta dos años o permanente, previa presentación del pasaporte y un certificado que acredite la carencia de antecedentes penales.

Mercosur, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, que se adhirió en 2006, tiene como países asociados a Bolivia, Chile, Colombia, Perú y Ecuador, lo que constituye un mercado de 285 millones de personas, 75% de la población de Suramérica.

Si bien el Área de Libre Residencia y Trabajo no se asimila completamente a la libre circulación de personas (donde no se requiere tramitación migratoria alguna como en la Unión Europea), el resto de los países del bloque, a diferencia de Venezuela, han dado un paso adelante tras establecer su voluntad de alcanzar la plena libertad de circulación de las personas en todo el territorio.

En este sentido, el Gobierno de Colombia suspendió este lunes 10 de noviembre, de forma temporal, la emisión de visas del Mercosur para los venezolanos debido a que no encontró reciprocidad por parte de Caracas por no firmar el Acuerdo sobre Residencia.

Por ahora los venezolanos que deseen residenciarse en Colombia deberán optar por los trámites ordinarios exigidos a cualquier extranjero y "seguirán contando con todas las posibilidades", como dijo la Cancillería colombiana este lunes.

De las 2.794 visas concedidas por Colombia en los primeros ocho meses de 2014, 525 (21%) corresponden a la TP10. El titular de la TP10 para ciudadanos de Mercosur quedará autorizado a ejercer cualquier ocupación legal en Colombia, incluso laborar.

En un año las solicitudes de visado a Colombia superaron en 199% a las de 2013, siendo los permisos para laborar los que más se demandaron.

A Venezuela le restan dos años de los cuatro que permite el Protocolo de Adhesión del Mercosur, para adoptar el acervo normativo vigente del bloque, en forma gradual, y lo referido al tema migratorio luce pendiente.

La oficina de Mercosur de la Cancillería de Venezuela dijo no estar autorizada a ofrecer ninguna aclaratoria e información al respecto a El Universal.

Desde 2013 Venezuela permite a aquellas personas que deseen realizar viajes a naciones integrantes del Mercosur, hacerlo presentando su cédula de identidad o el pasaporte, gracias a un convenio de 2008.

Cerca de 28,5 millones de latinoamericanos y caribeños residen en países distintos al de su nacimiento, 70 % de ellos en Estados Unidos, mientras que la población inmigrante asciende a 7,6 millones de personas, de los que la mayoría procede de otras partes de la propia región, según revela un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), publicado el 11 de noviembre.

Por otra parte, la población inmigrante en América Latina y el Caribe, que se estima en 7,6 millones de personas, equivale a solo 1,1 % del total de la región. De ellos, una mayoría nacieron en otros países de la misma región (migración intrarregional).

El estudio destaca que los flujos migratorios intrarregionales aumentaron a un ritmo anual de cerca de 3,5 % entre 2000 y 2010, lo que muestra una tendencia a la aceleración respecto a los veinte años anteriores, cuando creció a tasas en torno a 1 %. Argentina, Venezuela, Costa Rica y República Dominicana concentran el mayor número de estos migrantes.

@Franchuterias

Frlopez

http://www.elmundo.com.ve/noticias/estilo-de-vida/tendencias/asi-se-siente-la-migracion-venezolana-en-colombia.aspx

Así se siente la migración venezolana en Colombia

Un reportaje de la revista Semana de Bogotá reseña cómo los venezolanos están influyendo en el mundo artístico, comercial, petrolero y académico en el vecino país

09-04-2015 03:49:00 p.m. | Emen.- "El mejor presidente que ha tenido Colombia es Hugo Chávez -dice una venezolana de la más refinada élite de Caracas, que decidió mudarse a Bogotá-. Gracias a él, la mayoría de venezolanos bien preparados y con dinero para invertir están hoy aquí".

Y es verdad. La presencia de los venezolanos en Colombia, y en particular en Bogotá, ha dejado de ser una simple curiosidad, para convertirse en un fenómeno. Y aunque muchos colombianos pueden no haberse percatado, lo que está ocurriendo es interesante porque se trata de uno de los pocos casos de migración de alto impacto para Colombia en sus dos siglos de historia republicana, reseña la revista Semana.

El éxodo tuvo un primer quiebre pronunciado a partir de 2005, cuando comenzaron a llegar los expertos del petróleo que habían sido despedidos en masa, sin misericordia, de Pdvsa. Pero en realidad, el momento cumbre ha sido 2011, pues cada día hábil el DAS está entregando en promedio 46 cédulas de extranjería a venezolanos para vivir en Colombia.

A pesar de tratarse de una diáspora de apenas cinco años, hay que decir que ya ha dejado una huella significativa en la estructura del país. Y tiene que ver con que un puñado de los cerebros fugados de Pdvsa han sido los protagonistas del boom petrolero de los últimos años en Colombia.

Pero los venezolanos no solo se han metido en el corazón de la economía. La semana pasada se estrenaron las dos nuevas grandes superproducciones de Caracol y RCN, y en las dos aparecieron venezolanos en papeles destacados: en La bruja, Gledys Ibarra es ‘la Negra’, y en El Joe, Andrés Suárez es Francisco Vergara. Por citar apenas un ejemplo.

En cualquier sector al que se mire hay un venezolano. Desde los más exclusivos, como las galerías de arte, hasta otros más populares, como son los espectáculos musicales o de humor. La galería La Cometa expuso hace un par de meses al venezolano Carlos Cruz Díez, uno de los maestros del arte óptico en el mundo, y vendió las 41 obras por precios hasta de 120.000 euros. "La mitad de las obras fueron compradas por venezolanos. Estoy feliz con ellos", dice Esteban Jaramillo, el dueño de la galería. Y en lo que va corrido del año se han presentado, por lo menos uno cada mes, espectáculos con artistas venezolanos. Yordano, tal vez el más conocido en Colombia, ya ha dado dos conciertos este año en Bogotá. Una cuenta de Twitter que se llama Venezolanos en Bogotá, con casi 7.000 seguidores, ayuda a poner en contacto a la colonia.

Los venezolanos también se han colado en la vida diaria de los colombianos. Como las tiendas de productos para la salud Locatel y Farmatodo, cuya franquicia fue traída por ellos. O restaurantes y cafés como Picollo Venezia, Ciboulette, Positano, Budare’s, la Arepería Venezolana, Pan Sueko y Andrea’s, por mencionar solo algunos, recién montados por venezolanos. Una revista, El Librero, hecha en Bogotá por el reconocido periodista Sergio Dabhar, exdirector adjunto del diario El Nacional de Caracas. Y hasta un miembro de la Academia de la Lengua del vecino país, Rafael Arráiz Lucca, que ahora es profesor universitario en Colombia.

La primera oleada: el factor P

Esta nueva migración es además interesante porque hasta hace unos años a pocos venezolanos -por no decir a ninguno- se les ocurría poner sus ojos en Colombia. Por el contrario, había una evidente animadversión. "El venezolano no veía a Colombia como una opción de turismo o de inversión. A Venezuela nos llegó lo peor de lo peor: colombianos indocumentados, sin preparación y buscando empleo", explica la venezolana.

¿Qué fue entonces lo que les hizo cambiar de opinión? En un primer momento, sobre todo las clases media y alta, que huían de Chávez, buscaron refugio en Miami. Pero a partir de 2005 los petroleros comenzaron a abrir la puerta.

Todo comenzó cuando a finales de 2002 los trabajadores de Pdvsa se unieron en un paro para pedir la renuncia del presidente Hugo Chávez. Fue uno de los episodios más críticos de la ya larga estancia de Chávez en el poder. Las pérdidas se calcularon en más de diez mil millones de dólares y el presidente, ni corto ni perezoso, despidió de manera fulminante a unos 18.000 empleados, incluidos los que habían llevado a la petrolera a ser la tercera más grande del mundo.

Todos esos cerebros, cargados de experiencia, buscaron otros mercados. Y fue así como llegaron a Colombia, primero Luis Giusti (presidente de Pdvsa 1994-1999), luego Ronald Pantin (el segundo de la petrolera hasta 2000) y Humberto Calderón Berti (quien había sido presidente de Pdvsa, canciller de Venezuela y presidente de la OPEP). Ellos crearon las tres firmas que han sacudido el mundo de los hidrocarburos en Colombia: Pacific Rubiales, Alange y Vectra.

Lea el resto del artículo en larevista Semana

Leer más en: http://www.elmundo.com.ve/noticias/estilo-de-vida/tendencias/asi-se-siente-la-migracion-venezolana-en-colombia.aspx#ixzz3X5yevAO9

http://www.siempre.com.mx/2015/04/migracion-de-medicos-venezolanos-supera-a-la-de-los-cubanos/

Migración de médicos Venezolanos supera a la de los cubanos

Sección:Internacional, Portada Fecha:11 abril, 2015

Si hay algo en lo que la cubanización de Venezuela impacta en lo más profundo es en la fuga o la deserción de los profesionales de la medicina, algo en común para los dos por su gran parecido, aunque se diferencien en la cantidad y los métodos migratorios que aplican para el viaje, muchas veces sin retorno, a su lugar de origen.

El presidente de la Federación Médica Venezolana, Douglas León Natera, aseguró en conferencia de medios que unos 13 mil médicos han emigrado en los últimos años y alertó que “la crisis” en el sector registra una “tendencia a ir agravándose paulatinamente”.

La cifra de facultativos venezolanos que han emigrado supera con creces los 3 mil médicos cubanos y hasta 8 mil entre paramédicos y técnicos sanitarios que han desertado de Venezuela en los últimos 16 años de chavismo.

El fallecido Hugo Chávez trajo unos 30 mil médicos cubanos para que atendieran los programas de salud primaria en la Misión Barrio Adentro de los sectores humildes de Venezuela a cambio del suministro de 100 mil barriles diarios a Cuba.

Los gremios han denunciado que casi la mitad de los centros sanitarios públicos o misiones han tenido que cerrar por falta de personal y medicamentos.

Douglas León Natera lamenta que “se nos han ido alrededor de 13 mil médicos venezolanos” de los 300 hospitales privados y estatales del país, exactamente “7 mil 600 médicos del sector público”, aseguró a la caraqueña Unión Radio; a estos se suman, dijo, enfermeros y otros profesionales del sector de la salud nacional, pero no reveló la cifra

Se van de Venezuela porque en el exterior se les paga mejor; los cubanos desertan de Venezuela clandestinamente mientras que los venezolanos se fugan voluntariamente de su propio país sin obstáculos legales.

Se van sin concluir estudios

Consultado sobre la situación nacional a propósito del Día Mundial de la Salud, León Natera advirtió que, además, han abandonado el país sin concluir sus estudios jóvenes que cursaban medicina y otras carreras afines, cuyo número tampoco especificó.

Al Gobierno del presidente Nicolás Maduro “da la impresión” de que “no le interesa la buena salud del pueblo” y si bien “gasta mucho” en el sector obtiene “resultados negativos y fatales” al dar prioridad a “personas que se han graduado de un programa de medicina comunitaria que no tienen cualidad ni calidad”.

El presidente de la Federación Médica Venezolana también habló de una supuesta “gran crisis epidemiológica” sobre la cual aseguró que “el Gobierno ni siquiera da información”.

Con lo que se refirió a que los venezolanos no saben “lo que está pasando con la malaria, la chikunguña, el dengue, la tuberculosis”, así como sobre una “gran cantidad de enfermedades que reaparecieron”.

León Natera es permanentemente desmentido por funcionarios gubernamentales que también han negado que exista una crisis hospitalaria y más bien repiten que los éxitos del sistema sanitario del país se observa en indicadores avalados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Información de ABC, España

http://www.elfinanciero.com.mx/mundo/mexico-deporto-a-28-venezolanos-denuncian-los-afectados.html

México deportó a 28 venezolanos, denuncian los afectados

En el Instituto Nacional de Migración y en la Secretaria de Relaciones Exteriores aseguran que desconocen sobre esta u otras deportaciones de venezolanos.

Lissette Cardona/ especial/ Roxana González

12.03.2015 Última actualización 13.03.2015

Los 28 deportados eran pasajeros del vuelo 680 de Copa Airlines, que salió de Caracas, hizo escala en Bogotá y aterrizó en la Ciudad de México. (Archivo/ Bloomberg)

CARACAS.- El martes fueron deportados 28 ciudadanos venezolanos por las autoridades al arribar al Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, denunciaron varios de los viajeros afectados al regresar a esta capital. En México, sin embargo, voceros del Instituto Nacional de Migración, la Secretaria de Relaciones Exteriores y la propia embajada de Caracas aseguraron a El Financiero que desconocen los hechos.

“Un oficial de inmigración me preguntó por qué viajaba sólo, sin mi familia. Me dijo que no me iba a dejar entrar a México, que debí viajar con ellos y que por eso me iban a regresar”, relató Alexander Bustamante, que escogió a México como destino de vacaciones, para lo que compró un boleto en Caracas del vuelo 680 de Copa, por 673 dólares y escala en Bogotá.

Sostiene que fue despojado de sus pertenencias, incluso de su teléfono, los calcetines y los zapatos. Tuvo que llenar una forma en la que declaró cuánto dinero llevaba, el motivo de la visita y el lugar donde se hospedaría.

Nos trataron como a delincuentes. Había otros venezolanos que tenían de 2 a 3 días retenidos

“Me pedían que les mostrara la reserva del hotel, pero la tenía en el teléfono y no me permitieron acceder a él. A otro muchacho que iba a estudiar, que había entrado varias veces a México, también lo devolvieron”, dijo.

El afectado señaló que padece de hipertensión y que durante la retención tampoco se le permitió tomar su tratamiento de control. Aseguró que tras el incidente no tiene intenciones de regresar a tierras mexicanas.

“No es el trato que merece el turista. Si ellos tienen problemas políticos con Venezuela no tienen por qué atribuirlos a las personas”, agregó.

México no requiere visa a los ciudadanos venezolanos; por su lado, el INM y la SRE recordaron que el reglamento migratorio, difundido en la página de la embajada en Caracas, destaca que para autorizar la entrada al país y en caso de duda, podrá requerirse pasaporte o documento de identidad que sean válidos conforme al derecho internacional, además de datos como el motivo del viaje, lugar de residencia habitual o de procedencia; domicilio y tiempo de estancia en territorio nacional.

Yo iba a trabajar como modelo en una agencia que empezó el trámite de la visa laboral. Me quedaría con una amiga

Robincal Fajardo, Mister International Amazonas y segundo finalista del Mister International Venezuela 2014, fue otro de los pasajeros del vuelo 680 de Copa Airlines devueltos a Venezuela.

El joven precisó que fue objeto de una entrevista de 4 horas. Detalló que en la sala donde permanecieron retenidos había otro grupo de venezolanos, que viajaban en un vuelo de Aeroméxico que también sería deportado.

“Ellos preguntaban a los que iban solos qué harían en México sin familia, los acusaron de raspa – cupos (nombre dado en Venezuela a quienes cambian su cupo de dólares en la tarjeta de crédito por dinero en efectivo). Es la primera vez que veo que deportan a todos los venezolanos que viajaban en un mismo avión”.

Fajardo relató, además, que fueron trasladados con escoltas hasta el avión que los llevaría a Venezuela con escala en Panamá. Sus pertenencias les fueron devueltas en Venezuela.

http://www.lanacion.com.ve/internacional/1-389-colombianos-deportados-desde-venezuela-en-lo-que-va-de-ano/

1.389 colombianos deportados desde Venezuela en lo que va de año

Desde enero hasta el 24 de marzo de 2015 han sido deportados 1.389 colombianos desde Venezuela, de acuerdo con las autoridades migratorias del país, publicó el diario del vecino país El Nacional, el cual agregó que la cifra duplica la del mismo período del año pasado, cuando fueron devueltos 701connacionales.

El periódico aseguró que “ese ritmo plantea un promedio de 17 deportaciones diarias, sobre todo de Caracas y zonas llaneras como Barinas. Solo en el albergue de Cúcuta han sido atendidos 980 en 2015”.

“Las quejas presentadas por algunos de ellos sobre el trato que recibieron en los lugares donde los retuvieron ya fueron presentadas a las autoridades venezolanas, a través de los canales consulares”, expresó en febrero la canciller colombiana María Ángela Holguín, después de conversar con los afectados.

Holguín indagó ante las autoridades venezolanas las razones que motivaron dicho operativo. “Venezuela informó que los extranjeros se encontraban en situación migratoria irregular, algunos de ellos no tenían ningún tipo de documento de identificación y otros portaban documentos falsos”, declaró.

La Defensoría del Pueblo de Colombia se declaró el alerta permanente: “Se destacan casos de separación familiar de colombianos que luego de haber vivido por cerca de 30 años en Venezuela fueron expulsados y separados de sus hijos y cónyuges”, dice una nota de prensa de la institución. Fuentes diplomáticas informaron que no han recibido respuesta del gobierno de Venezuela.

El año pasado, en medio de los días más revueltos de las protestas en territorio venezolano, el presidente Juan Manuel Santos alertó sobre las deportaciones que –aunque en mucha menor medida que ahora– estaban ocurriendo. “Dicen ellos que les quitan los documentos y luego los deportan”, afirmó.

Maduro rechazó que su gobierno maltratara y deportara a colombianos. “Basta ya, ¡carajo!”, completó.

Concordia

“Primero nos llevaron a la plaza La Concordia”, recuerda un deportado vía telefónica. En Santa Teresa, a unas cuadras de la avenida Lecuna, está la plazoleta donde antes funcionaba La Rotunda, cárcel de los presos políticos de Juan Vicente Gómez, de las torturas y los grilletes; confinamiento de una dictadura feroz que fue demolido y en su lugar se construyó esa plaza de nombre amigable que buscaba atenuar las memorias del horror.

Pero la historia se las arregla para demoler buenas intenciones: al sitio llevan ahora a los colombianos que son detenidos en las zonas pertenecientes a ese cuadrante policial antes de ser trasladados al Comando Regional Nº 5, desde donde salen hacia la frontera en un autobús sin retorno.

A media tarde están operativos un módulo de la PNB y una carpa de la GNB, con uniformados haciendo guardia. Un militar confirma la información de que allí los concentran después de las redadas. Dice que no ha habido incidentes con ninguno y que son subidos a jeeps directo al Core 5. A la vista de los funcionarios, bajo la sombra de los árboles, una buhonera vende café a 50 bolívares el medio kilo.

Otro indocumentado que habla desde Cúcuta dice que la siguiente parada después de la plaza y el comando es San Antonio del Táchira, antes de cruzar a su país natal. “Me agarraron en La Hoyada. Yo tenía casi 10 años en Caracas y prácticamente me va a tocar empezar desde cero. Allá tenía mi señora, que es venezolana, mi casa. Voy a perderlo todo, nadie me va a tender una mano”.

Relata un caso que escuchó en el albergue: un muchacho, papá de una bebé de siete meses, fue detenido con la niña; como la esposa lo había abandonado él era su único representante. El guardia le dio dos opciones: o montaba a la hija en el autobús en dirección al vacío o la dejaba. El papá decidió que se quedara con su cuidadora. “Eso fue inhumano”, dice y detrás de la voz suena un acordeón vallenato y el ruido de hombres que no están reunidos para cantar.

El artículo 47 de la Ley de Extranjería y Migración reconoce la propiedad de los bienes de los deportados y les garantiza el derecho de trasladar lo adquirido de manera legal en Venezuela a través de un apoderado hasta un año después de haber salido del país.

La gota más fría

“¿Estás pensando retornar a Colombia?”, se lee en un afiche en el consulado de ese país. La amabilidad de la pregunta es casi una ironía estos días: hasta las 11:00 de la mañana el vigilante había contado 626 personas haciendo fila para informarse sobre el estatus de sus cédulas. Volney Valoyes entra al edificio y sus paisanos se apresuran a saludarlo.

Es un líder de la organización Fraternidad Popular, director del periódico Tribuna Colombiana y fue coordinador de la campaña presidencial de Juan Manuel Santos en Venezuela. Conoció de cerca el proceso de naturalización y regularización de extranjeros de 2004, año de apertura a la migración, de la peculiar firma en forma de “X” de Hugo Cabezas –entonces director de la Onidex– y del referéndum revocatorio contra Chávez.

“Ha habido negligencia de colombianos que no atendieron su caso, pero hace 10 años también hubo algunos problemas. Uno era que las personas quedaban inmediatamente inscritas en el CNE, pero no aparecían en las bases de datos de la Onidex para sacarse el pasaporte”, recuerda Valoyes.

Quienes fueron testigos del proceso, detectan varias fallas: colombianos con cédula que no aparecen en las Gacetas Oficiales de Ciudadanos Nacionalizados del Saime; pasaportes que se extraviaron en los operativos exprés en las ciudades del interior y nunca llegaron a la sede central del organismo migratorio; cédulas y pasaportes que no aparecen en el sistema, entre otros.

A pesar de que en la web del Saime hay un aviso permanente del Plan Especial de Regularización de Ciudadanos y Ciudadanas de otras Nacionalidades, los extranjeros señalan que no es tan fácil: “Tenía mi pasaporte y me tocaba salir del país cada 3 meses, pero no estaba económicamente bien para viajar. Eso es arrecho: uno iba al Saime, le ponían una cita, y luego no lo atendían, decían que no estaban sacando cédulas para uno. Si uno tiene real, sí la mueve, pero trabajando para medio comer, no sirve. No se me dio nunca”, dice uno de los deportados que es oriundo de Manatí Atlántico, y todavía no logra imaginarse la vida ahí.

“Hay arbitrariedad, no están respetando los derechos humanos”, opina Valoyes, que tiene más de 30 años en Venezuela y considera que este es uno de los momentos de mayor hostilidad hacia el gentilicio. “La eliminación de remesas, las acusaciones de contrabando y ahora las deportaciones están dificultando mucho las cosas. Y todo mientras las relación entre los gobiernos parece cordial”, lamenta.

En octubre de 2014 Maduro señaló a mafias colombianas del contrabando como uno de los protagonistas de la “guerra económica”. “Nosotros somos un pueblo hijo de Bolívar, que respetamos y amamos al pueblo de Colombia, pero no vamos a permitir que nos destruyan nuestra economía”, dijo.

En enero, cuando Carmen Meléndez aún era ministra de Relaciones Interiores, Justicia y Paz de Venezuela, informó que se iniciaban operativos de seguridad, con apoyo del Saime, en supermercados y abastos porque habían detectado “irregularidades en la nacionalidad de los consumidores”.

Valoyes cree que los gobiernos conocen a los que cometen estas irregularidades, pero no los capturan y “está pagando el todo por la parte”. Después, hace un cálculo para valorar la importancia de la comunidad colombiana: “Chávez dio mucha oportunidad a los extranjeros. Pienso que ahora debemos estar muy unidos, somos cerca de 4.000.000 de colombianos legales en Venezuela que tenemos capacidad de decidir unas elecciones cerradas. Maduro ganó por 260.000 votos”.

Sin respuesta

En varias oportunidades se solicitó, a través del encargado de prensa del Saime, una entrevista con la dirección de Extranjería y también se le escribió directamente al director de organismo, Juan Carlos Dugarte, pero no se obtuvo respuesta.

Protegidos por la ley

En 2004 Hugo Chávez tenía que apurarse. Después de trabas y retrasos, la oposición había logrado recaudar las firmas para la solicitud de un referéndum revocatorio en su contra. Venía de enfrentar un golpe de Estado y un paro petrolero; acababa de crear las misiones sociales y, una de ellas, promovía jornadas de cedulación para nacionales y extranjeros.

Esa fue su mayor apuesta y ganó la contienda. De ese año data la Ley de Extranjería y Migración, cuyo capítulo sobre deportaciones y expulsiones protege los derechos del extranjero, al contrario de lo que ha ocurrido con las recientes deportaciones de colombianos.

Artículo 35: En caso de incumplimiento de las obligaciones previstas en esta Ley, el ministerio con competencia en materia de extranjería y migración o el funcionario que él delegue, tendrá potestad para dictar las medidas necesarias de amonestación, las multas previstas en el Capítulo I de este Título o la deportación del territorio de la República, abriendo para ello una articulación probatoria de setenta y dos (72) horas para determinar el tipo de sanción aplicable, de acuerdo a la gravedad o reincidencia de la infracción cometida, en la forma que determine el reglamento respectivo y sin perjuicio de la aplicación de las demás normas previstas en este Título. La persona incursa en la medida dispondrá de un lapso de cinco (5) días hábiles para ejercer los recursos, excepciones y defensas, conforme a la ley que regula los procedimientos administrativos.

Artículo 44: (…) La decisión de deportación o expulsión será notificada al extranjero interesado o extranjera interesada dentro de las veinticuatro (24) horas siguientes a dicha decisión, la cual deberá contener el texto íntegro del acto administrativo con indicación de los recursos que procedan y de los lapsos para ejercerlos, así como de los órganos o tribunales ante los cuales deberán interponerse. En las decisiones que acuerden la deportación o expulsión de extranjeros y extranjeras se fijará el término para el cumplimiento de tales decisiones, el cual comenzará a transcurrir una vez que se hayan agotado todos los recursos administrativos y judiciales previstos en la ley y dicha medida de deportación o expulsión hubiere quedado definitivamente firme.

Artículo 49: Los trabajadores extranjeros y las trabajadoras extranjeras sujetos a las medidas de deportación o expulsión contempladas en este Capítulo, tendrán derecho a percibir los salarios, prestaciones sociales y todos los beneficios establecidos en la ley que regula las relaciones de trabajo, contrataciones colectivas y demás leyes sociales aplicables con ocasión de la relación laboral.

Vía La Opinión.com.co

http://es.globalvoicesonline.org/2015/03/18/los-desafios-de-la-migracion-intra-americana-la-ruta-colombia-chile/

Los Desafíos de la Migración Intra-Americana’: La ruta Colombia-Chile

Publicado el 18 Marzo 2015 18:23 GMT

Muchos colombianos, como la familia Landázuri (arriba), huyeron de Colombia por amenazas. El hangout se centró en la ruta que emprenden miles de colombianos hacia Antofagasta, en el norte de Chile. Foto de Rodrigo Selles para CONNECTAS y Mercurio de Antofagasta.

Global Voices Online en alianza con CONNECTAS, Agenda Propia, Útero.pe, Vice y El Mercurio de Antofagasta, dio inicio a una serie de charlas a través de Google Hangouts sobre la migración de comunidades latinoamericanas hacia otros países de la región titulada Los Desafíos de la Migración Intra-Americana. La primera de ellas, enfocada al éxodo de originarios colombianos a la ciudad chilena de Antofagasta, se llevó a cabo el 13 de marzo del este año En estas conversaciones se presentarion testimonios de migrantes colombianos en Chile, de expertos en el tema migratorio en la región, y de periodistas que siguen de cerca las historias de quienes se mueven dentro del contiente en busca de mejores oportunidades.

La conversación fue moderada por el colaborador de Global Voices, Robert Valencia y contó con la participación de Javier El-Hage del Human Rights Foundation [en inglés], Catalina Rojas y Jimena Araoz de Ciudadano Global – Servicio Jesuita a Migrantes y Refugiados, y Cristian Asencio del periódico El Mercurio de Antofagasta.

El Hangout puede verse completo en este video de Youtube:

Esta charla virtual se inspiró en el informe El Nuevo Éxodo Latino, que sigue de cerca el movimiento migratorio dentro de la región latinoamericana y busca distinguirlo de otros ya explorados. Parte del Hangout dio cuenta de las bases propias a todos los movimientos migratorios y de las características propias de las distintas integraciones de grupos en la región.”En el mundo todos somos inmigrantes”, dijo El-Hage. “La posibilidad de emigrar antes no estaba regulada ni prohibida”.

Como ejemplo de los muchos retos de la experiencia migratoria, se compartieron contextos que muestran cómo muchos han visto sus rutas modificadas por ciertas leyes y cuyos periplos están marcados también por la violencia imperante en partes del territorio. La periodista mexicana Priscila Hernández Flores presentó parte de este contexto en México y Centroamérica:

A partir del hallazgo de la fosa con 72 migrantes en Tamaulipas modificó la ruta migratoria y los migrantes centroamericanos especialmente eligieron una ruta más larga, pero más segura (dentro de lo que cabe). Otro de los temas que tenemos que tomar en cuenta es el inicio del programa Frontera Sur que ha recrudecido el control de movimiento migratorio en carreteras o en tramos y específicamente han impedido que se suban al tren [también
conocido como La Bestia
]. Antes mirábamos las imágenes de un tren atiborrado con personas arriba sobre sus vagones […] Ahora es muy difícil que un migrante pueda subir a partir de los operativos de migración. Esto ha hecho que la ruta se haga caminando, y lo que antes se hacía en tres horas en un automóvil o en esos trayectos en el tren ahora se hace caminando, lo que ha generado otros riesgos para los migrantes.

El Hangout presentó también el testimonio de dos inmigrantes colombianos en Antofagasta, que abordaron las ventajas y las dificultades de cambiar de terreno y empezar de nuevo. Uno de ellos subrayó que más allá de los problemas en cuanto a la búsqueda de empleo en Buenaventura, la ciudad de la que salió, el primer obstáculo fue la violencia. También se expuso las dificultades para entrar a Chile a causa de los prejuicios contra los colombianos, que vieron su imagen dañada a partir de problemas que envolvieron a otros migrantes venidos de Colombia: “por uno pagamos todos”.

Cristian Asencio, quien estuvo a cargo de recoger estos estimnios explicó que a la hora de hacer su reportaje, los inmigrantes se muestran un poco esquivos:

Hay cierta desconfianza producto de que algunos programas noticiosos han sido despectivos con la inmigración [Estos programas] se enfocan en la criminalización del migrante y verlo como el sospechoso de siempre.

Catalina Rojas, de Ciudadano Global, explicó que cuando iniciaron sus labores hace dos años en Antofagasta, estos problemas “eran muy poco conocidos”. Su colega Jimena Araos añadió que hay intentos de mejorías en la institucionalidad, una tarea nada sencilla:

Es una estructura enorme. Estamos hablando desde la oficina de migración hasta el sistema de salud que tiene que hacer cambios para que los migrantes puedan ser acogidos. Hay voluntad pero [queda] mucho por hacer.

Conforme nuestros países se unen a través de bloques económicos como la Alianza del Pacífico, nuevos retos surgen a raíz de políticas que buscan paulatinamente permitir el flujo libre de personas a través de sus fronteras. Por ello, los participantes coinciden que, en el caso de Chile, existe una cierta resistencia a abrir sus fronteras:

Probablemente en la población hay renuencia en abrir sus fronteras […] Pasa algo curioso [y es que] el dinero corre sin fronteras pero no las personas. Se supone que esta Alianza del Pacífico permite el desplazamiento de personas pero en la práctica no ocurre así.

Las soluciones no vienen solamente con las leyes

Parte de las conclusiones tomaron en cuenta ciertas alternativas. Asencio y Araos coincidieron en la necesidad de trabajar sobre las leyes, pero no detenerse ahí. Un trabajo de sensibilización y de educación es necesario para hacer lecturas y diálogos responsables con los medios:

…a veces no solamente las leyes son fundamentales, deben existir cambios culturales y esto sólo se da con educación […] es importante la forma en la que se presenta el inmigrante ante la prensa, y principalmente es necesario trabajar con los actores involucrados.

Rojas afirma que es necesario “crear espacios de encuentro entre los inmigrantes y los nacionales se conozcan” para dar paso a la integración. Finalmente, El-Hage aseveró que los procesos de integración no pueden ser sólo para intercambio de mercancías. “Las personas deben decidir dónde quieren trabajar según la oferta y la demanda”, agregando que en cualquier modelo, el foco principal deben ser los Derechos Humanos, pues las razones por las que los trabajadores migran pueden ir mucho más allá de la economía. Las migraciones también pueden ser impulsadas por motivos familiares, culturales o de seguridad personal.

EDITORIAL

Angustias en el ‘Mare Nostrum’

Los antiguos romanos llamaban al Mediterráneo el Mare Nostrum . Hoy, el bravo océano es escena del dolor y la muerte que a diario ocurren en las costas europeas. Es el drama ininterrumpido de miles de migrantes que huyen de los convulsos países de África y de Levante para encontrar refugio humanitario en el Viejo Continente.

El actual éxodo africano apenas comienza. Estos pueblos han sentido en carne propia los extremos crueles de sus Gobiernos así como las inclemencias del hambre y las epidemias. Pero el mundo mejor que ansían, resulta incierto. En su travesía hacia las costas europeas, las diferencias étnicas y religiosas que imperan se traducen a menudo en grescas y aun homicidios. Asimismo, las animadversiones pueden desembocar en el lanzamiento de viajantes al mar y a la muerte.

Sin embargo, estos riesgos lucen menores ante las promesas de los traficantes humanos sobre el universo bondadoso que aguarda a los africanos con las puertas abiertas. El destino más corto es Italia y de ahí, por tierra, a las luminosas metrópolis europeas. Esta visión la compartieron 220.000 africanos en el 2014, amén de los 3.300 que perecieron ahogados. Para el presente año, la crisis da muestras de agudizarse y las cifras ascendentes confirman la tendencia. Así, en esta semana, 11.000 migrantes del Magreb norafricano arribaron a Italia.

En el 2014, las autoridades italianas organizaron un sistema de búsqueda y rescate que denominaron Mare Nostrum . No obstante, el gobierno de turno objetó la factura mensual – 9 millones de euros—y, en noviembre último, se redujo drásticamente el programa a solo vigilar el ingreso de migrantes. De hecho, algunos Gobiernos, sobre todo el británico, aplaudieron los recortes del programa debido a que, más bien, funcionaba como polo de atracción para viajeros irregulares.

Por otra parte, las cifras de los migrantes africanos han escalado en el presente año, a pesar del incremento de los desaparecidos, que llegaba a 17 en el trimestre inicial del 2014 y ahora fueron 700, a lo que debe agregarse los 11.000 del norte de África esta semana.

En todo caso, más que el rescate y el ingreso de personas, la dinámica del fenómeno demanda un programa humanitario que les proporcione techo y comida temporales y la asistencia básica para la búsqueda de empleos.

Al respecto, las autoridades están llamadas a dirimir quejas de trato discriminatorio. Así sucede ahora en Palermo tras la detención de 15 musulmanes de Libia, quienes empujaron al mar a 12 cristianos en el curso de un complicado periplo a Italia en una barcaza insegura. Son varias las causas de las denuncias y las usuales son de odios étnicos y religiosos como motor de asesinatos. Sus orígenes son de Libia, Egipto, Túnez, Níger, Costa de Marfil y otros puntos del continente sacudidos por golpes militares, hambrunas y excesos despóticos.

Quizás los Gobiernos europeos han esquivado sus obligaciones humanitarias, temerosos de una inagotable invasión de africanos que no compaginen con sus sociedades. Si así no fuera, ¿cuál será, entonces, su reacción al reciente pedido del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados de proporcionar facilidades a los 130.000 sirios desplazados por la guerra en su país?

Es indudable que el capítulo de las migraciones genera interrogantes. En lo que no debería haber dudas es en las obligaciones mínimas que es dable esperar de Gobiernos democráticos en países de altos ingresos, como los europeos y otras naciones avanzadas.

Fuente: La Nación – Artículos de Opinión

La Nación – Artículos de Opinión

Artículos de Opinión de La Nación de Costa Rica.

View on www.nacion.com Preview by Yahoo

​ SEMINARIO PERMANENTE DE MIGRACIONES

(de investigación)

COORDINADO POR

SUSANA NOVICK y EQUIPO

Jueves 23 de abril de 2015

18 hs. a 20 hs.

Migraciones limítrofes, derecho a la salud y participación social en políticas sobre dengue

Expositora:

Dra. Laura Gottero

(CONICET-UBA-UNLa)

Instituto de Investigaciones Gino Germani

Pte. J. E. Uriburu 950, 6º piso

AULA I

Actividad libre y gratuita. Se otorgan certificados

BRASIL autorizac trab 2015.pdf

BRASIL extr en mercado formal 2015.pdf

BRASIL inmig lab 2015.pdf

BRASIL imnig 2015.pdf

Reflections on the Mexico Guatemala Border_3.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s