* Notas de prensa *

The Opinion Pages | Editorial

Central America’s Unresolved Migrant Crisis

By THE EDITORIAL BOARD – JUNE 16, 2015

Credit Mike McQuade

This time last year, migrants from Central America, including thousands of unaccompanied minors, were streaming into the United States, creating a problem for border communities and Obama administration officials. With far fewer people reaching American soil this year, it is tempting to conclude that the crisis is ebbing.

That would be a mistake.

Thousands of desperate Central Americans fleeing violence, poverty and, in some cases, persecution, are continuing to embark on perilous journeys north. A growing share, though, are being turned back at Mexico’s southern border.

“The root causes of migration haven’t gone away,” said Maureen Meyer, an expert on migration trends who has analyzed recent data from immigration authorities in Mexico and the United States. “Things are certainly not getting any better.”

American immigration authorities along the southern border detained more than 70,400 non-Mexican migrants between October and April of this year, a majority of whom are from Central America. That represented a considerable decline from 162,700 detained during the same period 12 months earlier. Meanwhile, Mexican officials stopped nearly 93,000 Central American migrants between October and April of this year, far exceeding the 49,800 detained in the same period 12 months earlier.

As the White House scrambled to find solutions to the border crisis last year, officials urged Mexico to do more to protect its southern border. The Mexican government deployed more law enforcement officers along the border and made it harder for migrants to travel as stowaways aboard freight trains. That has meant that fewer Central Americans who have reason to seek asylum are getting a chance to make their case. During the first nine months of 2014, the Mexican government, which has a backlogged and lengthy asylum application process, approved only 16 percent of claims filed by Central Americans.

The United States has invested heavily in security along the southwestern border over the past decade, in large part to stop unlawful immigration. The Border Patrol, which has more than 20,000 agents, doubled its manpower over the past decade. Its parent agency, Customs and Border Protection, has seen its budget balloon from $5.9 billion in 2004 to more than $12 billion this year.

Yet American politicians have shown little interest in devoting resources to address the underlying reasons Central Americans continue to head north. They include gang violence, chronic poverty, high unemployment and weak government institutions. Last year, Obama administration officials studied closely where the most recent migrants were coming from in drawing up a plan to improve the region’s economies and curb violence.

The Obama administration asked Congress for $1 billion for the effort, arguing that the border crisis last year underscored the severity of problems in El Salvador, Honduras and Guatemala, the countries where most of the migrants come from.

Last week, congressional appropriators in the House of Representatives marking up the bill that allocates foreign aid set aside less than $300 million for Central America. The lion’s share of the financing was approved for security initiatives. That is extremely shortsighted.

The United States can afford to play a bigger, more constructive role in helping Central American nations. Letting the problems fester will inevitably mean that people seeking safety and a better life will keep heading north in large numbers, which will continue to drive up the cost of keeping them out.

A version of this editorial appears in print on June 16, 2015, on page A26 of the New York edition with the headline: Central America’s Migrant Crisis

Migrant Workers in Dominican Republic, Most of Them Haitian, Face Deportation

By AZAM AHMED – JUNE 16, 2015

Haitian migrant workers demonstrated in front of the Haitian Embassy in Santo Domingo, Dominican Republic, this month. Credit Orlando Barría/European Pressphoto Agency

MEXICO CITY — Hundreds of thousands of migrant workers are facing deportation from the Dominican Republic, the latest in a series of actions by the government that has cast a light on the long-troubled relationship with its Haitian neighbors.

Undocumented workers in the Dominican Republic have until Wednesday to register their presence in the country, in the hope of being allowed to stay.

The government has said that nearly 240,000 migrant workers born outside the Dominican Republic have started the registration process. But there are an estimated 524,000 foreign-born migrant workers in the country — about 90 percent of whom are Haitian, according to a 2012 survey — leaving a huge population of migrants at risk of deportation.

Human rights groups had hoped the government would delay the registration deadline, given the difficulties faced by many in producing documents and satisfying bureaucratic requirements. But there were no indications that the authorities would stall their plan to begin ejecting the workers, about half of whom had failed to register, according to figures circulated by the Dominican government.

“The signals are clear,” said Beneco Enecia, the director of Cedeso, a nonprofit group that works with migrants and Dominicans of Haitian descent. “The Dominican government is setting up logistics, placing vehicles and personnel to start the process of repatriation.”

Haitian workers, who have crossed the border for generations to cut sugar cane, clean homes and babysit, have long experienced an uneasy coexistence with their wealthier Dominican neighbors. It is a relationship fraught with resentment, racial tension and the long shadow of the massacre of tens of thousands of Haitian laborers ordered by the Dominican dictator Rafael Trujillo in 1937.

Dominican officials have long said that they have borne the brunt of Haiti’s economic troubles, both before and after the 2010 earthquake that devastated their neighbor and sent a stream of people fleeing across the border.

The tensions peaked in 2013, when a constitutional court moved to strip the citizenship of children born to Haitian immigrants in the Dominican Republic dating as far back as 1929. Many of the people affected by the ruling had lived their whole lives in the Dominican Republic and knew nothing of Haiti, not even the language.

International outcry prompted the government to soften its stance somewhat with a law the next year. It promised citizenship to children whose births were registered in the nation’s civil registry, and a chance at nationalization for those not formally registered.

Advocates and international legal bodies said it still fell short. Anything less than full citizenship left these people stateless, belonging neither to their birthplace nor their family’s homeland, they argued. But that group does not appear to be the target of the deportations, at least not directly.

Andrés Navarro García, the Dominican minister of foreign relations, told reporters on a trip to Spain that the majority of those subject to deportation had already started the registration process and would not be deported.

For those who do not enter the process, Mr. Navarro said, there will be no mass roundups to deport people and the protocol is still being worked out. Instead, the government will handle each case individually and work in conjunction with the Haitian government for an orderly transfer of citizens.

Responding to questions from other regional leaders, however, Mr. Navarro asserted the position his government has taken in the past: that the Dominican Republic, as a sovereign nation, has the right to determine its own immigration policy without the interference of other states.

The migrant workers who have registered so far have been granted a 45-day grace period during which they can complete the process. Migrants are expected to produce a signed work permit from employers, who can be reluctant to provide such documentation.

The deportations, which could begin in the coming days, have generated a more muted response from other countries when compared with the uproar stirred by the 2013 court ruling, which essentially ordered the mass denationalization of as many as 200,000 Dominican-born children.

One reason for the relative diplomatic silence, including from the United States, is the troubled relationship many countries have with migrant workers who enter their borders illegally seeking employment, advocates argued.

“Migrant deportation is something states don’t want to get into because they themselves want to continue to do such deportations,” said Liliana Gamboa, who coordinates an anti-discrimination project for the Open Society Foundations in the Dominican Republic. “I don’t know how much pushback there can be from other states.”

Still, to the extent that deportations occur on a large scale, there is a fear that they will also ensnare people who are trying to comply with the law — whether they are children born in the Dominican Republic to migrant workers, or migrant workers who are trying to satisfy the paperwork requirements.

Some advocates worry that the mechanism to identify potential deportees will be to target any dark-skinned people suspected of Haitian descent, whether they have papers or not.

“There are no adequate screening mechanisms,” said Angelita K. Baeyens, the programs director at the Robert F. Kennedy Center for Justice and Human Rights.

Efforts to process children born in the Dominican Republic whose parents never formally registered them have fallen short. Fewer than 9,000 of an estimated population of tens of thousands have registered themselves as foreigners, as required by the law, a process that in theory puts them on a path to naturalization.

The status of these children is unclear, potentially leaving them vulnerable to deportation as well.

“If these massive deportations occur, will they include by mistake people who were born in the Dominican Republic?” Ms. Gamboa said. “Will they follow the standards of international law? Will Haiti be able to receive this number of deportees? And what would their status be in Haiti?”

Others have raised questions about the impact on the Dominican economy. For generations, Haitians have assumed the jobs that many Dominicans do not want, filling a vital part of the labor market, often at below market rates. Businesses, some experts say, could see their production costs rise if a large chunk of the labor force is removed.

But that remains a distant threat. For now, activists like Mr. Enecia of Cedeso say that many are resigned to their deportation.

“The criteria is based on racial discrimination,” he said. “Fear, desperation and anguish are the expressions of the people. They feel helpless.”

Paulina Villegas contributed reporting.

El abandono de refugiados por parte de los líderes del mundo – Amnistía Internacional

15 de junio de 2015

El abandono de refugiados por parte de los líderes del mundo condena a millones a una vida de miseria y a miles a la muerte

· La peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.

· Un millón de refugiados necesita urgentemente reasentamiento.

· Cuatro millones de refugiados sirios luchan por sobrevivir en Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto.

· Hay más de tres millones de refugiados en el África Subsahariana, y desde 2013 sólo se ha ofrecido reasentamiento a una pequeña parte de ellos.

· En 2014 se ahogaron 3.500 personas cuando trataban de cruzar el mar Mediterráneo; 1.865 en lo que va de 2015.

· En los primeros tres meses de 2015 murieron 300 personas en el mar de Andamán a causa del hambre, la deshidratación y los abusos de las tripulaciones de los barcos en los que viajaban.

Los líderes del mundo están condenando a millones de refugiados a una existencia insoportable y a miles de personas a la muerte al no proporcionarles protección humanitaria esencial, ha declarado Amnistía Internacional en la presentación de un nuevo documento en Beirut hoy, con motivo del Día Mundial del Refugiado, el 20 de junio.

La crisis de refugiados mundial: Una conspiración para el abandono explora el sobrecogedor sufrimiento de millones de refugiados, desde Líbano hasta Kenia, desde el mar de Andamán al Mediterráneo, y reclama un cambio radical en la forma en que el mundo aborda el problema de los refugiados.

“Estamos presenciando la peor crisis de refugiados de nuestra era, en la que millones de mujeres, hombres y niños luchan por sobrevivir en medio de guerras brutales, redes de traficantes de seres humanos y gobiernos que persiguen intereses políticos egoístas en lugar de mostrar una compasión humana básica”, afirmó Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional.

La crisis de los refugiados es uno de los retos que definen el siglo XXI, pero la respuesta de la comunidad internacional es un vergonzoso fracaso. Necesitamos una reforma radical de la política y la práctica para crear una estrategia global coherente e integral.”

Amnistía Internacional presenta una propuesta para reforzar el sistema de protección de los refugiados y pide a los Estados que hagan compromisos firmes para cumplir sus obligaciones legales individuales y renueven su compromiso con el reparto internacional de la responsabilidad. Entre las medidas que Amnistía Internacional pide a los gobiernos que adopten figuran las siguientes:

· El compromiso de reasentar colectivamente en los próximos cuatro años al millón de refugiados que necesitan actualmente reasentamiento.

· La creación de un fondo global para los refugiados que cubra todos los llamamientos humanitarios de la ONU para crisis de refugiados y proporcione apoyo económico a países que acogen a gran número de refugiados.

· La ratificación global de la Convención sobre los Refugiados de la ONU.

· Desarrollar sistemas nacionales justos para evaluar las solicitudes del estatuto de refugiado y garantizar que los refugiados tienen acceso a servicios básicos, como la educación y la atención sanitaria.

“El mundo no puede seguir mirando sentado mientras países como Líbano y Turquía asumen cargas tan enormes. No se debería permitir que un país se ocupe de una emergencia humanitaria masiva con tan poca ayuda de los demás, sólo porque comparte frontera con un país en conflicto”, añadió Salil Shetty.

“Los gobiernos de todo el mundo tienen la obligación de garantizar que nadie muere mientras trata de alcanzar la seguridad. Es esencial que ofrezcan un lugar seguro a refugiados desesperados, establezcan un fondo global para los refugiados y adopten medidas efectivas para enjuiciar a las bandas de traficantes de personas. Ya es hora de aumentar la protección de los refugiados; todo lo que no sea eso convertirá a los líderes del mundo en cómplices de esta tragedia evitable.”

Siria: La mayor crisis de refugiados del mundo

Más de cuatro millones de refugiados han huido de Siria, y el 95 por ciento está en sólo cinco países de acogida: Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto.

Estos países se esfuerzan ahora por lidiar con la situación. Ni la comunidad internacional los ha ayudado ni las agencias humanitarias que ayudan a los refugiados les han proporcionado recursos suficientes. Pese a los llamamientos del ACNUR, la Agencia para los Refugiados de la ONU, se han ofrecido a los refugiados sirios demasiados pocas plazas de reasentamiento.

La situación es tan desesperada que algunos de los países vecinos de Siria han recurrido a medidas profundamente inquietantes, como negar a personas desesperadas la entrada en su territorio y devolver a personas al conflicto.

Desde principios de 2015, Líbano ha restringido severamente la entrada de personas que huyen de Siria. Las autoridades libanesas emitieron unas nuevas directrices por las que los nacionales sirios deben cumplir unos criterios concretos para entrar. Desde la imposición de estos criterios, ha habido una reducción significativa de las inscripciones de refugiados sirios: en el primer trimestre de 2015, el ACNUR inscribió un 80 por ciento menos de refugiados sirios que en el mismo periodo de 2014.

El Mediterráneo: la ruta marítima más peligrosa

El Mediterráneo es la ruta marítima más peligrosa para las personas refugiadas y migrantes. En 2014, 219.000 personas hicieron la travesía en condiciones enormemente arriesgadas y 3.500 murieron en el intento.

En 2014, las autoridades italianas rescataron a más de 166.000 personas. Sin embargo, en octubre de ese año, Italia, bajo la presión de otros Estados miembros de la UE, canceló la operación de salvamento Mare Nostrum, que fue sustituida por la operación Tritón, mucho más limitada (a cargo de Frontex, la agencia de fronteras de la UE).

La operación Tritón contaba con menos barcos y su área de operaciones estaba alejada de la zona desde la que se hacen la mayoría de las llamadas de socorro. Esto contribuyó a un dramático aumento del número de muertes en el Mediterráneo: a 31 de mayo de 2015, 1.865 personas habían perdido la vida tratando de cruzar este mar, frente a las 425 fallecidas en el mismo periodo de 2014 (según la Organización Internacional para las Migraciones).

Tras varios casos terribles de muertes en el Mediterráneo, a finales de abril, los líderes europeos aumentaron por fin los recursos dedicados a las operaciones de búsqueda y salvamento. Así, se ampliaron los recursos y el área de operaciones de Tritón para cubrir los de Mare Nostrum. Además, algunos Estados europeos, como Alemania, Irlanda y el Reino Unido, han desplegado barcos y aviones que se suman a los recursos de la operación Tritón para aumentar aún más la capacidad de ayudar a personas en el mar. Estas medidas, que Amnistía Internacional llevaba tiempo propugnando, son un importante paso para aumentar la seguridad en el mar de las personas refugiadas y migrantes.

La Comisión Europea ha propuesto asimismo que los Estados de la UE ofrezcan 20.000 plazas de reasentamiento adicionales para refugiados procedentes de fuera de la Unión. Aunque esta propuesta es un paso adelante, 20.000 es una cifra demasiado pequeña para contribuir adecuadamente al reparto internacional de la responsabilidad.

Por ejemplo, es probable que los refugiados sirios que se enfrentan a una asistencia humanitaria reducida en los principales países de acogida y no tienen ninguna perspectiva de regresar a casa en un futuro próximo, sigan intentando cruzar el Mediterráneo para llegar a Europa. Sin rutas alternativas seguras y legales suficientes para los refugiados —pero también para los migrantes— la gente seguirá jugándose la vida.

África: Crisis olvidadas

Hay más de tres millones de refugiados en el África Subsahariana. Los estallidos de combates en países como Sudán del Sur y la República Centroafricana han provocado el aumento del número de personas en movimiento que huyen de los conflictos y de la persecución. De los primeros 10 países de origen de refugiados del mundo, cinco están en el África Subsahariana. Cuatro de los 10 países que más refugiados acogen están asimismo en esta región.

Los conflictos y crisis de la región han provocado la entrada de refugiados en los países vecinos, muchos de los cuales ya acogen a refugiados de larga duración procedentes de países como Somalia, Sudán, Eritrea y Etiopía, entre otros.

En algunas de estas situaciones, como las de Sudán del Sur y Sudán, los refugiados están en países que padecen a su vez conflictos.

Las crisis de refugiados de África reciben poca o ninguna atención en los foros políticos regionales o mundiales. En 2013, fueron reasentados menos de 15.000 refugiados procedentes de países africanos, y los llamamientos humanitarios de la ONU no reciben fondos suficientes. Por ejemplo, como consecuencia del conflicto que estalló en Sudán del Sur en diciembre de 2013, más de 550.000 personas de convirtieron en refugiados, la mayoría de los cuales está ahora en Etiopía, Sudán, Kenia y Uganda. A 3 de junio de 2015, sólo estaba financiado el 11 por ciento del plan de respuesta regional para los refugiados de Sudán del Sur de la ONU.

Sureste Asiático: Rechazar a los desesperados

En el primer trimestre de 2015, el ACNUR informó de que habían intentado cruzar la bahía de Bengala alrededor de 25.000 personas, aproximadamente el doble de la correspondiente al mismo periodo de 2014. La ruta marítima de la bahía de Bengala es empleada sobre todo por rohingyas musulmanes procedentes de Myanmar y nacionales bangladeshíes.

El 11 de mayo, la Organización Internacional para las Migraciones calculaba que había 8.000 personas en embarcaciones a la deriva cerca de Tailandia. Se creía que muchas de estas personas eran rohingyas que huían de la persecución auspiciada por el Estado en Myanmar.

Durante el mes de mayo, Indonesia, Malaisia y Tailandia rechazaron barcos que llevaban a bordo a cientos de refugiados y migrantes que necesitaban desesperadamente ayuda, pese a los riesgos que afrontaban. El ACNUR calcula que 300 personas murieron en el mar en los primeros tres meses de 2015 a causa del “hambre, la deshidratación y los abusos de las tripulaciones de los barcos”.

El 20 de mayo, Indonesia y Malaisia cambiaron de rumbo y anunciaron que proporcionarían “refugio temporal” a un máximo de 7.000 personas que estaban aún en el mar. Sin embargo, esta protección temporal sólo dura un año como máximo y está condicionada a que la comunidad internacional ayude en la repatriación o el reasentamiento. Indonesia, Malaisia y Tailandia no han ratificado la Convención sobre los Refugiados de la ONU.

Por otra parte, el gobierno australiano ha sentado un terrible precedente en la región, con un enfoque más estricto hacia los solicitantes de asilo que intentan llegar por barco que, bajo la apariencia de salvar vidas, ha incumplido sus responsabilidades contraídas en virtud de las leyes sobre refugiados y de derechos humanos.

“Desde el Andamán hasta el Mediterráneo, la gente arriesga y pierde la vida mientras trata desesperadamente de llegar a un lugar seguro. La actual crisis de refugiados no se resolverá a menos que la comunidad internacional reconozca que es un problema global que exige que los Estados aumenten significativamente la cooperación internacional. Esta semana el ACNUR dará a conocer sus estadísticas anuales sobre refugiados y es probable que veamos que la crisis está empeorando. Es hora de actuar”, concluyó Salil Shetty.

Seminario Permanente de Investigación sobre Migración México-Canadá-Estados Unidos
Coordinadores: Sara María Lara Flores, Martha Judith Sánchez Gómez, Jorge Pantaléon, Paz Trigueros Legarreta
Trabajadores agrícolas en Canadá: etnicidad y estrategias de movilidad
Conferencias:
"Estrategias de movilidad/permanencia entre los trabajadores temporales agrícolas mexicanos en Canadá".
Dr. Jorge Pantaleón (Departamento de Antropología, Universidad de Montreal)
"Migrantes agrícolas temporales de la península de Yucatán en Saint-Rémi, Quebec".
Dra. Adriana León Rosales
Moderadora: Sara María Lara Flores
18 de junio a las 10:00 horas
Salón de Usos Múltiples del Instituto de Investigaciones Antropológicas, UNAM.
(Se anexa invitación)

Comunicado 148.- Se elimina requisito de apostille a documentos de niños y jóvenes migrantes

México, DF, 15 de junio de 2015

· Con ello se facilitará su acceso al Sistema Educativo Nacional

El secretario de Educación Pública (SEP), Emilio Chuayffet Chemor, emitió un Acuerdo para modificar los requisitos de revalidación de estudios a niños y jóvenes migrantes, a fin de que sus documentos de identidad y académicos no requieran apostille, lo que hacía muy difícil su acceso al sistema educativo nacional.

El subsecretario de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas de la SEP, Javier Treviño Cantú, informó que la modificación al Acuerdo Secretarial 286 se publica en el Diario Oficial de la Federación, y a partir de mañana niños y jóvenes podrán ingresar a los niveles Básico y Medio Superior sin que se requiera el apostille.

Dijo que por diversas razones, en los años recientes se ha experimentado un incremento sustancial del número de niños y adolescentes que están ingresando al país, y esta realidad obligó a emprender acciones de carácter urgente, para hacer frente a los diversos problemas que se les presentan al momento de su retorno al país, forzada o voluntariamente.

El principal problema que encuentran los migrantes al intentar acceder a los servicios escolares, es resultado de la falta de documentación y, en su caso, el requisito de apostille de la misma; lo anterior, debido a varios factores, como es el desconocimiento de la normatividad antes de su ingreso al país, o por cuestiones de expatriación, abundó.

“Nuestro objetivo es que el acceso, tránsito y permanencia en el Sistema Educativo Nacional no esté condicionado a ningún otro factor más que al desempeño académico de los menores. Nuestra tarea es garantizar el acceso –y permanencia– a los servicios educativos, en igualdad de circunstancias, de este sector tan vulnerable de la población, que es la migrante”, manifestó el subsecretario.

Con la consideración de que todos los niños y adolescentes tienen derecho a la educación, sin importar su condición migratoria o la documentación con la que cuenten, comentó que también se ha eliminado el requisito de que los documentos debían ser acompañados de una traducción por perito, dada la inaccesibilidad que dicho requisito tenía para los migrantes expatriados.

Explicó que en aquellos casos que los migrantes son expatriados y regresan al país sin documentos, se han diseñado mecanismos que estarán considerados en las Normas de Control Escolar para el siguiente ciclo escolar 2015-2016, que permitirán y facilitarán el acceso pleno de los menores al Sistema Educativo Nacional, a efecto de que ni un solo menor se quede sin la posibilidad de continuar sus estudios por trabas burocráticas.

La SEP difundirá con oportunidad las Normas de Control Escolar para garantizar que en todas las escuelas se permita el acceso pleno, sin condicionantes, a las niñas, niños y adolescentes migrantes, expresó.

El subsecretario de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas dijo que la SEP, en coordinación con diversas autoridades responsables de la política migratoria en el país, puso en marcha, en el primer trimestre de este año, una campaña de difusión con la distribución de 200 mil carteles, pidiendo que fueran colocados en cada una de las escuelas de educación básica de los 18 estados con mayor registro de afluencia y quejas por parte de la población migrante. La intención fue concientizar a la población y a las autoridades escolares sobre este tema, indicó.

De igual forma, al inicio del próximo ciclo escolar se realizará una nueva campaña de difusión dirigida a los planteles y a los padres de familia, con el apoyo de dependencias como la Secretaría de Gobernación y de la Secretaría de Relaciones Exteriores, así como de la sociedad civil organizada, informó.

“Estamos trabajando para modernizar no sólo las normas, sino también los procesos, para facilitar el uso de documentos académicos electrónicos que son más seguros, accesibles y no dañan el medio ambiente, así como la instrumentación de un sistema para el intercambio de información de las certificaciones electrónicas por medios digitales, para agilizar la autentificación de documentos, a fin de facilitar la movilidad nacional e internacional”, manifestó Treviño Cantú.

Recordó que el derecho de los menores a la educación está garantizado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, cuyo artículo tercero establece con claridad el mandato absoluto que “Todo individuo tiene derecho a recibir educación”, así como en diversos instrumentos jurídicos nacionales e internacionales, tales como la Convención de los Derechos de la Niñez, firmada y ratificada por nuestro país desde 1990, así como en la Ley General de Educación y la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes. También se consigna en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 y el Programa Especial de Migración 2014-2018.

Núm. 29, junio 2015

“Se elimina requisito de apostille a documentos de niños y jóvenes migrantes”, Comunicado 148 de la Dirección General de Comunicación Social de la Secretaría de Educación Pública. El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Emilio Chauffet Chemor, emitió un acuerdo para modificar los requisitos de revalidación de estudios a niños y jóvenes migrantes, con el fin de que sus documentos de identidad y académicos no requieran apostille, lo que complicaba su acceso al sistema educativo nacional. Por su parte, el subsecretario de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas de la SEP, Javier Treviño Cantú, informó que la modificación al acuerdo secretarial 286 se publicó en el Diario Oficial de la Federación, con lo que a partir del 16 de junio niños y jóvenes podrán ingresar a los niveles básico y medio superior sin que se requiera el apostille.

ver más

“Elimina SEP requisito de revalidación de estudios de niños y jóvenes migrantes”, Quadratín . La Secretaría de Educación Pública emitió un acuerdo para modificar los requisitos de revalidación de estudios a niños y jóvenes migrantes para que sus documentos de identidad y académicos no requieran apostille. En su oportunidad la dependencia difundirá las Normas de Control Escolar para garantizar que en todas las escuelas se permita el acceso pleno, sin condicionantes, a las niñas, niños y adolescentes migrantes, expresó Javier Treviño Cantú, subsecretario de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas de la SEP.

ver más

“SEP elimina apostille a documentos de migrantes”, Azteca Noticias. Ante la emisión del Secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, de un acuerdo para modificar los requisitos de revalidación de estudios a niños y jóvenes migrantes, el subsecretario de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas de la SEP, Javier Treviño Cantú, informó que por diversas razones, en los años recientes, se ha experimentado un incremento sustancial del número de niños y adolescentes que están ingresando al país, y esta realidad obligó a emprender acciones de carácter urgente para hacer frente a los diversos problemas que se les presentan al momento de su retorno al país, forzada o voluntariamente. Agregó que el principal problema que encuentran los migrantes al intentar acceder a los servicios escolares es resultado de la falta de documentación y, en su caso, el requisito de apostille de la misma, debido a varios factores como es el desconocimiento de la normatividad antes de su ingreso al país o por cuestiones de expatriación.

ver más

“Se elimina requisito de apostille a documentos de niños y jóvenes migrantes”, Terra. Con respecto a la modificación del Acuerdo Secretarial 286, con el que se modifican los requisitos de revalidación de estudios a niños y jóvenes migrantes, el subsecretario de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas de la SEP, Javier Treviño Cantú, señaló que “nuestro objetivo es que el acceso, tránsito y permanencia en el sistema educativo nacional no esté condicionado a ningún otro factor más que al desempeño académico de los menores. Nuestra tarea es garantizar el acceso –y permanencia‒ a los servicios educativos, en igualdad de circunstancias, de este sector tan vulnerable de la población, que es la migrante”.

ver más

Niñez en contextos migratorios, inscrita en educación básica en México

Uno de los retos que manifiestan las familias trasnacionales que viven entre los Estados Unidos y México es la inscripción, continuación o acceso a beneficios en el sistema educativo mexicano para sus hijas e hijos. De acuerdo con las normas de control escolar relativas a la inscripción, reinscripción, acreditación, regulación y certificación en la educación básica de la SEP, las niñas, niños y adolescentes pueden inscribirse a la escuela aun sin presentar todos los documentos requeridos; no obstante, dicha inscripción es “temporal” y condicionada hasta la entrega de todos los documentos solicitados.

más información

Eliminación del requisito de acta de nacimiento apostillada para la inscripción de niñez extranjera a educación básica en México.

Propuesta.

En México viven más de 520, 000 niños y niñas nacidos en Estados Unidos y más de 30, 000 nacidos en otros países. El ingreso a alguno de los sistemas formales de educación se dificulta para algunas personas migrantes, quienes por las circunstancias que rodean su llegada o retorno a México no cuentan con un acta o partida del registro de su nacimiento o, en caso de que su registro hubiera sido en país extranjero y contaran con certificado de registro de nacimiento, carecen de los medios para legalizarlo o apostillarlo y, de ser necesario, traducirlo al español.

más información

Educación para niñas, niños y jóvenes inmigrantes en las américas.

Situación actual y desafíos

Editores: Organización de los Estados Americanos

El presente informe es una síntesis de los resultados del Mapeo de Políticas y Programas de educación de niños, niñas y jóvenes migrantes, y de los estudios de caso realizados durante el año 2010 en el marco del proyecto Educación de Niños, Niñas y Jóvenes Migrantes. Este proyecto se planteó con el objetivo de documentar, sistematizar y difundir las lecciones aprendidas por medio de políticas, programas y prácticas orientadas a brindar experiencias educativas de calidad a niños y jóvenes migrantes. Los resultados esperados incluyen generar conciencias y capacidades en los ministerios de Educación y organismos pertinentes en las Américas, acerca del desarrollo, implementación y evaluación de programas que mejoren las oportunidades y los resultados educativos de esta población.

ver más

F Si tiene algún comentario, compártalo con nosotros, nos interesa su opinión

Consulte los números anteriores de «Migración al Día» E

F Indíquenos si no desea recibir más esta publicación

ENVIRONMENTAL MIGRATION – Population and Societies May 2015

(ver archivo adjunto)

migration environmental.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s