* Notas de prensa, artículo y presentación de informe sobre migrantes, refugiados y desplazados *

The Opinion Pages | Editorial

Stateless in the Dominican Republic

By THE EDITORIAL BOARD – JULY 11, 2015

In 2013, the Dominican Republic’s highest court issued an unconscionable ruling that rendered tens of thousands of Dominican-born people of Haitian descent effectively stateless. Last year, the Dominican government, responding to international criticism, established a process that ostensibly offered them a path to be recognized as citizens. But because the application process was so onerous and poorly administered, tens of thousands of people remain in limbo, shunned in their homeland and unwelcome in neighboring Haiti.

The plight of the Dominican Republic’s stateless residents is a product of a complex history of the two nations that share the island of Hispaniola. It has been shaped over the decades by migration driven by fluctuating labor needs, the economic disparity between the countries and racism.

The citizenship process requires proof of birth in the Dominican Republic, which is an extremely difficult, if not impossible, requirement to meet for thousands of people of Haitian descent. Historically, as a result of racism, black people in the Dominican Republic, particularly those with Haitian ancestry, have struggled to get basic documents, including birth certificates and national identification cards, called cédulas.

Young girls at risk of being deported from the Dominican Republic. Credit Meridith Kohut for The New York Times

The Dominican government says it has identified roughly 55,000 people who have some sort of document to support their claims of Dominican birth. It received 8,755 applications from people who did not have any original documents. To qualify for citizenship, these people had to produce extensive documentation, including notarized letters, which human rights advocates say sets too high a bar. In an emailed statement to The Times, the State Department said it was “concerned that eligible individuals may not have had sufficient time and means” to get their citizenship claims evaluated before the government stopped accepting claims in February.

The United Nations High Commissioner for Refugees estimated in 2014 that the Dominican Republic was home to roughly 210,000 stateless people. Dominican officials argue, unconvincingly, that the number of people who applied for legal status suggests that such estimates are exaggerated. Preposterously, they contend that no one in the Dominican Republic meets the criteria of statelessness.

President Danilo Medina, who faces re-election next year, may be reluctant to take bold steps to regularize the status of Dominicans of Haitian ancestry since many Dominicans see Haitian immigrants and their children as burdens and do not consider them compatriots.

Yet it is imperative that Mr. Medina’s administration live up to its promise not to carry out mass deportations while the citizenship and immigration status of so many people remain uncertain.

People born in the Dominican Republic should not be treated as immigrants there. The government needs to do right by them and come up with a better, fairer registration system. A basic first step would be to acknowledge the magnitude of the problem.

A version of this editorial appears in print on July 12, 2015, on page SR10 of the New York edition with the headline: Stateless in the Dominican Republic.

The Opinion Pages | Editorial

Lost in the Immigration Frenzy

By THE EDITORIAL BOARD – JULY 13, 2015

Kathryn Steinle was killed on a pier in San Francisco on July 1, allegedly by a troubled immigrant who had a stolen gun and a long criminal history and had been deported five times. The shooting was inexplicable, yet Ms. Steinle’s family and friends have been shunning talk of politics and vengeance, while expressing the hope that some good might emerge from this tragedy.

The shooting has turned the usual American tensions over immigration into a frenzy. The accused, Juan Francisco Lopez-Sanchez, has become the dark-skinned face of the Mexican killers that Donald Trump — in a racist speech announcing his presidential campaign, and numerous interviews thereafter — has been warning the nation about.

Others in the race and in Congress have eagerly joined him in exploiting the crime, proposing bills to punish “sanctuary cities,” like San Francisco, that discourage local involvement in immigration enforcement, and to force them to cooperate with the federal government in an ever-wider, harsher deportation dragnet.

Jeh Johnson, the Homeland Security secretary. Credit Lauren Victoria Burke/Associated Press

Mr. Lopez-Sanchez was a repeat illegal border-crosser with a drug record, but he somehow ended up back on the street. His case led to epic rounds of blame-shifting last week, as the various government agencies that had Mr. Lopez-Sanchez in their custody at some point — like the San Francisco sheriff’s office and Immigration and Customs Enforcement — tried to explain why this wasn’t their fault. Right-wing commenters and politicians, shamelessly willing to scapegoat 11 million unauthorized immigrants as a criminal class and national-security threat, were pointing fingers at anyone and everyone, from President Obama on down.

Lost in the screaming were the sound reasons that cities and localities shun the role of immigration enforcers. They are balancing public safety with a respect for civil rights and the Constitution. San Francisco had received an ICE request, called a detainer, to hold Mr. Lopez-Sanchez, but detainers are unconstitutional; a person can’t be held without charge just for ICE’s convenience. Turning the local police and sheriff’s deputies into de facto ICE agents heightens fear and distrust in immigrant communities, which makes fighting crime harder.

Lost, too, is the truth that immigrants are by no definition a population of criminals. A report published last week by the American Immigration Council found that immigrants — whether legal or unauthorized, and no matter their country of origin or education level — are less likely to be criminals than native-born Americans, that periods of high immigration correspond with lower crime rates, and that this has been true in this country as long as this issue has been studied.

Separating real threats from the harmless, productive majority of immigrants has long been a challenge. For years the Obama administration made the problem worse through a misguided program of local-level immigration policing called Secure Communities. It became a dragnet, shredding trust between residents and the local police in immigrant communities. Over time, hundreds of jurisdictions refused to participate.

The Homeland Security secretary, Jeh Johnson, last fall announced his plan to replace Secure Communities with a new Priority Enforcement Program, which would only seek custody of immigrants convicted of certain serious crimes, and only by asking the local authorities to notify ICE about their imminent release. If the program had been in place in San Francisco earlier in the year, a phone call might have kept Mr. Lopez-Sanchez off the streets.

The Priority Enforcement Program needs to work with cities and law-enforcement agencies across the board — to reassure those that are rightly wary of ICE and to restrain those that are only too eager to overreach and abuse their power. But with strong protections against racial profiling, it could strike the balance. “It’s irresponsible,” Mr. Johnson told The Times, “not to have some sort of program or protocol by which we work with local sheriffs and police chiefs to transfer dangerous criminals who are undocumented to us.”

A version of this editorial appears in print on July 13, 2015, on page A18 of the New York edition with the headline: Lost in the Immigration Frenzy.

Prensa Libre

Alcanza sueño al instalar dos negocios

Carlos Raúl Pich Cuc, de 40 años, originario de Sololá, viajó a Canadá en 1997 con la esperanza de fundar su propio negocio, sueño que hizo realidad en el 2007, cuando regresó al país y fundó una fábrica de tostadas y un restaurante.

Por Édgar René Sáenz

12 de Julio de 2015 a las 00:00h

En Canadá, Pich trabajó en una granja de apicultura durante dos años, y luego se trasladó a Colorado, EE. UU., para trabajar como ayudante de carpintería, en donde conoció a la mexicana Rocío Ivonne Landa, con quien se casó tres años después.

Por Édgar René Sáenz

Carlos Pich muestra su negocio de tostadas y tacos, ubicado en el barrio El Calvario, Sololá.

La dedicación que Pich puso en su trabajo lo llevó a adquirir conocimientos para construir casas de madera, propias de esa región estadounidense, por lo que con el paso del tiempo fundó su propia empresa con la cual prestó servicio a 26 compañías dedicadas a esa actividad.

De acuerdo con Pich, su deseo de retornar a Guatemala siempre estuvo latente, por lo que en el 2007 decide regresar junto a sus esposa y sus dos hijos, Ana Paola y Joshua Isaac, con quienes fundó una fábrica de tostadas y tacos, en el barrio El Calvario, zona 2 de la cabecera de Sololá, en la que producen un promedio de 75 mil tostadas a la semana, las cuales distribuyen en restaurantes, tiendas y centros comerciales de la región.

Pich y su familia también son propietarios del restaurante El Gran Mirador, ubicado en la entrada al área urbana de la cabecera de Sololá, en el cual preparan platillos típicos de la región, y que es visitado por turistas nacionales y extranjeros, porque, además, tiene vista al Lago de Atitlán y a los volcanes Atitlán, Tolimán y San Pedro.

Momentos difíciles

Pich recuerda los momentos difíciles que tuvo que vivir para alcanzar el éxito, pues en EE. UU. se enfrentó a varias limitantes, entre estas el idioma, cultura y costumbres distintas, y la nostalgia que le generaba el hecho de estar lejos de su pueblo, amigos y parientes.

Uno de los acontecimientos que quedaron grabados en la memoria de Pich fue cuando sus jefes en Colorado le indicaron que ya estaba preparado para hacerse cargo de su propia empresa, pues de ahí surgió la iniciativa para retornar al país.

Apoyo familiar

Su esposa, Rocío Landa, aseguró que siempre tuvo claro que el esfuerzo de los dos tendría que verse reflejado en resultados que beneficiaran a su familia, pero además, que su emprendimiento sirviera para contribuir al desarrollo de otras personas de su comunidad.

La historia de éxito de Carlos Raúl Pich Cuc y su familia se traduce en la generación de siete plazas de trabajo, lo que, además, les da satisfacción, porque gracias al esfuerzo que hicieron durante años en Canadá y EE. UU. ahora contribuyen con el desarrollo económico y turístico de Sololá.

EFE

redaccion

Hispanos son mayoría en California y asumen retos

Los latinos ya son la mayor población en el estado de California y, llegado a este punto, deben aspirar a nuevos logros en campos como educación, empleo o incluso derechos humanos, en opinión de analistas y activistas consultados por Efe.

Los hispanos son ahora la mayoría, pero representan la comunidad con más bajo nivel de educación. Foto archivo/s21

Según los últimos datos de la Oficina del Censo de EE. UU., en julio de 2014, los latinos que residen en California llegaron a los 14.99 millones de personas (casi un 40%) y superaron así a los 14.92 millones de blancos no hispanos.

A criterio de algunos académicos y demógrafos, la cifra no es más que la concreción de un proceso iniciado durante casi una generación y que en el futuro se extenderá al resto del país.

“Estamos anunciando, hablando demográficamente, el futuro del resto del país”, consideró Marcelo Suárez Orozco, decano de la Escuela de Estudios de Información y Educación de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

Según explicó el académico, aunque hace 20 años el crecimiento poblacional hispano en California estaba liderado por la inmigración, en el último decenio, el aumento ha estado encabezado por los nacimientos de niños estadounidenses con orígenes hispanos de segunda y tercera generación.

“Desafortunadamente, los hispanos representamos la comunidad con más bajo nivel de educación en el estado”, declaró Olga de la Cruz, coordinadora de programas de City Year LA, organización que trabaja en centros escolares de zonas desfavorecidas para reducir la brecha educativa. La pobreza es otro obstáculo vencer, posiblemente con la ayuda de una mejor educación.

Fotos

Noticias Sigloxxi Guatemala

·

Los hispanos son ahora la mayoría, pero representan la comunidad con más bajo nivel de educación. Foto archivo/s21

En Cifras

· 76.4 por ciento de los escolares hispanos se graduó de la secundaria a tiempo

Recuadros

Noticias Sigloxxi Guatemala

· Menos graduandos Comparados con la ahora minoría blanca, en el período escolar 2013-2014 el 76.4% de los hispanos se graduó de la secundaria a tiempo, una cifra inferior al 87.4% de los blancos no hispanos y al 92.3% de los asiáticos, aunque mayor que el 68.1% de los afroamericanos. “En eso seguimos siendo una minoría y tenemos que mejorarlo”, dijo.

Racismo políticamente correcto

Jorge Durand

Apunta de reclamos, recriminaciones y manifestaciones los blancos en Estados Unidos han aprendido a morderse la lengua y evitar cualquier comentario racista en contra de los negros. Esto rige especialmente para los políticos, que se cuidan muy bien de ofender a esa comunidad. Pero no sólo eso, si los ofenden y agreden los negros reaccionan.

En 1991 se grabó en video la golpiza que le propinaron unos policías blancos a un negro llamado Rodney King. En el juicio los policías fueron exonerados, con un jurado ad hoc y se desató la furia de la población negra en Los Ángeles y se realizaron protestas que derivaron en saqueos, quema de autobuses y diversos desmanes.

Algo similar sucedió, hace unos 10 años, con unos mexicanos migrantes en Riverside, California, que fueron golpeados con lujo de violencia, suceso que fue televisado. Al respecto se manifestaron algunas voces indignadas, pero no pasó de ahí. No hubo manifestaciones de protesta, nadie salió a la calle, menos aún se provocaron incendios o saqueos. Eran migrantes ilegales.

Recientemente en Nueva York un policía blanco sometió a un hombre negro con una llave de estrangulamiento prohibida y lo mató. No hubo cargos contra el policía. Pero la población salió a la calle, se manifestó y se creó un conflicto grave para el alcalde negro Bill de Blasio que se atrevió a censurar a la policía.

En mayo de 2013 un patrullero del área de San Diego ahorcó, con el mismo tipo de llave, al migrante mexicano Adolfo Ceja y lo dejó sin sentido. El patrullero fue exonerado y se adujo, en el juicio, que el mexicano había fingido el desmayo.

El 9 de agosto de 2015 un policía blanco disparó y mató a un joven negro en Ferguson Misuri, que iba desarmado y según testigos trataba de rendirse. La policía dice lo contrario, que se trató de una agresión. El gran jurado, compuesto por blancos, exoneró al policía y se desató la trifulca, las manifestaciones y el repudio general.

En Pasco, estado de Washington, en febrero 2015, tres policías mataron al trabajador agrícola mexicano Alfredo Zambrano, de Michoacán, con 17 disparos. Al parecer tiraba piedras a los coches y también a la policía. Si bien iba huyendo se detuvo, dio la vuelta y levantó las manos. En ese momento le dispararon. Pueden ver el video que está disponible en YouTube. Hubo reclamos y manifestaciones, pero las protestas no pasaron a mayores. Otro caso similar sucedió en Dallas el 18 de mayo de 2015.

Estos incidentes suelen darse entre policías blancos y sospechosos negros o latinos. Rara vez sucede que un policía blanco mate a un sospechoso blanco, en circunstancias similares, donde hay uso excesivo de la fuerza.

Quizá la prueba más evidente y alarmante de esta sistemática agresión racista contra migrantes mexicanos sea el documental Mi vida dentro, de Lucía Gajá, que retoma el caso de Rosa Olvera, condenada a 99 años de prisión por haber asesinado con alevosía al hijo de su vecina cuando lo cuidaba en su casa. El documental causó tal impacto, que el juicio se ha reabierto y ha recibido apoyo de instituciones gubernamentales del estado de México, de donde es originaria y de la fundación Cinepolis que apoyó el documental.

Poco a poco se despierta entre los latinos la conciencia y la necesidad de reclamar, de salir a la calle y denunciar el abuso policial y los juicios amañados con claro tinte racista. Pero falta mucho. Cuando se trata de abusos a los negros la acusación de racismo suele casi siempre estar presente, cuando se trata de mexicanos, se justifica y se matiza con el pretexto de que son migrantes, pobres, extranjeros, ilegales.

Los estudios de Rubén Rambaut y sus colegas de la Universidad de California han demostrado estadísticamente que en la última década los crímenes (asaltos y robos) han disminuido a la mitad y que los migrantes mexicanos (primera generación) tienen un índice de criminalidad ocho veces menor que la segunda generación, nacida en Estados Unidos.

Detrás de la condena y la persecución a los migrantes ilegales se esconden racistas, xenófobos, nativistas, supremacistas blancos y propulsores del english only. Justifican la represión al trabajador migrante indocumentado, porque está fuera de la ley.

Hace más de dos décadas que en Estados Unidos se libra una batalla sorda y sistemática contra los migrantes, muy especialmente de los mexicanos. A los políticos conservadores se les hizo fácil y redituable colocar como lema de campaña electoral la lucha contra los migrantes ilegales.

Y el resultado más elaborado de toda esta campaña ha sido el discurso inaugural de Donald Trump, cuando se lanzó como candidato a la presidencia en las primarias del Partido Republicano. No se trata de una puntada o un exabrupto. Es una decisión política, muy bien pensada y elaborada por el candidato y su equipo de campaña.

Es una campaña política que irrumpe con una provocación de muy alto impacto y que obviamente espera oposición y confrontación. De eso se trata, de empezar su campaña con un ataque frontal contra los migrantes: pero Trump olvidó poner el calificativo de ilegales. Su ataque fue contra los migrantes en general y el gobierno mexicano que manda gente con un montón de problemas, traen drogas, son criminales y violadores.

Al generalizar de esa manera se develó el trasfondo racista de su posición y hay que agradecérselo. Se hizo evidente lo que por muchos años los políticos conservadores habían tratado de ocular.

Trump pensaba que atacaba a los vulnerables de siempre, a los que permanecen callados en la sombra, que su bravuconada era políticamente correcta. Pero se equivocó. Atacó a toda una comunidad, que finalmente, ha empezado a dar la cara, a defenderse y a denunciar a estos racistas encubiertos.

Nota: la terminología racial de blanco y negro ( black), para diferenciar a la población, es la que se utilizaba de manera oficial en Estados Unidos.

Detienen a 150 migrantes que viajaban en camión a EU

David Castellanos

Corresponsal

Periódico La Jornada
Domingo 12 de julio de 2015, p. 5

Ciudad Victoria, Tamps.

Un contingente de 150 centroamericanos fue detenido por elementos del Grupo de Coordinación Tamaulipas (GCT) cuando pretendía llegar a la frontera con Estados Unidos a bordo de un tractocamión; el conductor ­escapó.

El vocero del grupo de coordinación del es estado informó que la tarde del pasado jueves, en las cercanías del poblado Nueva Apolonia, perteneciente al municipio de El Mante, en la zona sur de la entidad, detectó la unidad de carga sobre una carretera de terracería que va desde Tamuín, San Luis Potosí, hasta González, Tamaulipas, y después de realizar una inspección al tractocamión se encontró que en su interior viajaban 70 personas originarias de El Salvador, 53 de Guatemala y 27 de Honduras, de ambos sexos. Entre el grupo también había algunos menores de edad, según la agencia policiaca.

Dentro del camión los migrantes viajaban con una temperatura mayor a 30 grados centígrados y, después de ser rescatados, fueron puestos a disposición de la delegación del Instituto Nacional de Migración ubicada en el puerto de Tampico, Tamaulipas.

· En Chalchihuitán les imputan asesinato

Desplazados, 300 indígenas de Chenalhó, por conflicto agrario

Elio Henríquez

Corresponsal

Periódico La Jornada
Domingo 12 de julio de 2015, p. 23

San Cristóbal de Las casas, Chis.

Alrededor de 300 indígenas de la comunidad de Majopepentik, municipio de Chenalhó, están desplazados desde el pasado 3 de julio ante el temor de ser agredidos por sus vecinos de Chalchihuitán, pues los inculpan del asesinato de un comunero.

Señalaron que ellos no tuvieron que ver, pero a partir de ese hecho resurgió el conflicto de límites en ambas comunidades desde hace más de 40 años y advirtieron que si el gobierno no interviene, hay riesgo de una matanza como la de Acteal

Habitantes de Chenalhó informaron en un comunicado que los tzotziles están refugiados en la llamada Fracción Polhó porque desde el 3 de julio en que fue asesinado el comunero Salvador Luna, de 16 años, originario de la comunidad de Chenmut, municipio de Chalchihuitán, se escuchan disparos por las noches en la zona que ambos municipios disputan.

Agregaron que a la fecha no ha sido detenida ninguna persona, sólo el agente municipal de Majopepentik, Eleuterio Arias, fue llamado a declarar ante la fiscalía de justicia indígena.

El lamentable homicidio agravó la disputa ancestral entre los dos municipios indígenas, y ahora los pobladores de Chalchihuitán buscan venganza.

R E F O R M A

Asegura el Ejército a migrantes en El Mante

REFORMA / Staff

El Ejército aseguró a 150 migrantes centroamericanos, algunos de ellos menores de edad, en la caja de un tráiler, en El Mante, Tamaulipas.

En un comunicado, el Grupo de Coordinación Tamaulipas informó que la detención de los indocumentados se registró el pasado jueves en el poblado Nueva Apolonia.

Tras llevar a cabo labores de reconocimiento terrestre, los militares detectaron el vehículo sobre un camino de terracería que va de Tamuín, San Luis Potosí, a González, Tamaulipas.

El conductor del tráiler logró darse a la fuga.

Luego de revisar la unidad de carga, los efectivos de la milicia encontraron a 70 personas originarias de El Salvador, 53 de Guatemala y 27 de Honduras, de ambos sexos.

De acuerdo con el comunicado, a los migrantes se les brindó la atención necesaria para salvaguardar su integridad y luego fueron puestos a disposición de la delegación del Instituto Nacional de Migración (INM) en el puerto de Tampico.

Las personas centroamericanas recibieron asistencia consular para que regresaran a sus países de origen, afirma el comunicado de prensa.

Hace un mes, un total de 45 migrantes centroamericanos que viajaban en un autobús de pasajeros fueron interceptados por elementos de Fuerza Tamaulipas, en Ciudad Victoria, y puestos a disposición del INM.

Quieren dominicanos expulsar a haitianos

EL MUNDO

Azam Ahmed y Sandra E. Garcia. Joanna Berendt contribuyó con reportes desde Varsovia, Polonia

SABANETA, República Dominicana.- Durante décadas, la gente del Barrio Cementerio, un vecindario dividido equitativamente entre dominicanos y haitianos, ha coexistido de manera pacífica. La proximidad reprimía los prejuicios.

Eso está por cambiar. Un plan del Gobierno que podría deportar de República Dominicana a miles de personas de ascendencia haitiana ha empezado a desgarrar la unidad que alguna vez distinguió a este lugar.

Un rentero resentido dejó de rentarle a un inquilino haitiano. El director de la Cruz Roja local dice que las deportaciones debieron haber iniciado hace mucho tiempo, mientras que el líder de una pandilla promete ocultar a sus amigos haitianos de las autoridades. Un marido dominicano teme perder a su esposa y sus hijos, quienes no tienen papeles legales. Un policía agoniza por la perspectiva de tener que deportar a su mejor amigo.

"No tengo opción", dijo el policía John Tapia Thomas, afuera del improvisado cibercafé de su amigo. "Me da tristeza pensar en que me ordenen detener a alguien que realmente me importa. Será difícil no hacer excepciones, pero tengo que cumplir con mi empleo lo más profesionalmente posible".

Al igual que gran parte del País, Barrio Cementerio, en este asunto, es un mosaico de compasión, prejuicio y resentimiento resultado de escuelas atestadas, competencia por empleos y un agobiado sistema de atención médica.

Pero la República Dominicana difícilmente es el único que lidia con migrantes con políticas que son desafiadas por grupos defensores de derechos. El aumento en la migración por conflictos y dificultades económicas ha sacudido a naciones de todo el mundo, desde Australia hasta Estados Unidos.

Con sus esfuerzos por registrar a los migrantes y expulsar a aquellos que se encuentran en el País de manera ilegal, el Presidente Danilo Medina, quien busca reelegirse el próximo año, ha estado explotando las frustraciones que muchos dominicanos sienten hacia sus vecinos más pobres de la isla de La Española. Hasta ahora, con el mundo observando, el Gobierno dominicano no ha llevado a cabo las expulsiones masivas que muchos haitianos temen.

No obstante, la amenaza de ser detenidos ha llevado a que más de 31 mil haitianos se marchen del País, de acuerdo con cifras oficiales, optando por acarrear sus pertenencias al otro lado de la frontera en lugar de arriesgarse a perder todo en una deportación repentina.

Las partidas quizá no han sido completamente voluntarias. "La gente que regresa me dice que la Policía está trabajando con las pandillas callejeras para obligar a los inmigrantes a salir en las ciudades grandes", dijo un guardia fronterizo haitiano. "Desconocidos van de puerta en puerta a altas horas de la noche y amenazan con quemar las casas de la gente".

Juan Liriano, un dominicano propietario de una tienda, dice pagar a trabajadores haitianos 3.50 dólares diarios, y la comida. A los dominicanos tiene que pagarles casi 11 dólares, sin incluir el transporte. Pero dice que la gente debe cumplir con la ley de inmigración.

Joseph Vilno, uno de sus empleados haitianos, mantiene a su esposa y cuatro hijos que están en Haití. Pagó a un traficante 65 dólares para que lo cruzara por la frontera, una pequeña fortuna para él. Se pregunta si será deportado, y si podrá volver a burlar la frontera. "No tengo opción", dijo Vilno. "No hay nada para mí en Haití".

En Barrio Cementerio, en la pequeña ciudad de Sabaneta, todo mundo se conoce. Algunos apoyan a sus amigos haitianos, mientras que otros dicen que es tiempo de que se vayan.

"Si vivo en este o cualquier país como inmigrante, entonces debo conseguir un empleo y trabajar para ganar suficiente dinero para legalizarme", dijo Francisco Peguero, presidente de la Cruz Roja local.

Por la misma calle, Fibian, un joven líder de una pandilla dominicana, se negaba a ceder.

"Si la Policía envía una patrulla a mi barrio en busca de mis amigos, voy a esconderlos en mi casa", afirmó. "Ni siquiera entiendo por qué me pregunta eso".

Roberto, un dominicano que trabaja en el poblado de Cabarete, está casado con Yoseline, una mujer de ascendencia haitiana. Ella no tiene documentos legales, aunque no porque no lo haya intentado. Obtuvo una carta notarial de que nació en República Dominicana, pero la familia recibió una carta informando que la papelería no era suficiente.

"Imagine si su esposa nació aquí, pero enfrenta la deportación a un país del que no sabe nada", dijo Roberto, quien habló con la condición de que no se identificara a la familia por el apellido. "Se la llevarían, y nuestro matrimonio y nuestras vidas quedarían deshechas".

Él teme que sus hijos, de 1 y 3 años, serían obligados a ir con ella. Ellos tampoco tienen documentos.

Joanna Berendt contribuyó con reportes desde Varsovia, Polonia.

Opacan crisis a Día de la Población

Las emergencias humanitarias a causa de conflictos armados han alejado a millones de personas de sus hogares, convirtiéndolas en refugiadas.

IPS

Al conmemorarse el sábado 11 el Día Mundial de la Población, la ONU se encuentra enfrascada en una batalla prácticamente perdida contra las emergencias humanitarias causadas por los conflictos armados, que alejan a millones de personas de sus hogares y las convierten en refugiadas.

El número de desplazados por la fuerza alcanzó la cifra récord de casi 60 millones de personas a fines de 2014, según las últimas cifras de la ONU (Organización de las Naciones Unidas).

Pero esa cantidad seguirá aumentando a lo largo de este año, a juzgar por el número sin precedentes de refugiados que huyen de sus países de origen y, en su mayoría, cruzan el mar Mediterráneo buscando la seguridad de los países europeos.

"Entre ellos, la mayoría de las mujeres y las adolescentes se enfrentan a amenazas particulares como consecuencia de la falta de salud y otros servicios esenciales que necesitan", advirtió Babatunde Osotimehin, director ejecutivo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

"Las complejas emergencias a las que respondemos incluyen conflictos prolongados, agravados por gobiernos deficientes o fallidos, las consecuencias del cambio climático, y la participación de grupos extremistas que reclaman territorio, recursos y poder", añadió.

Las "poblaciones vulnerables en emergencia" es el tema del Día Mundial de la Población de este año, que se celebra hoy, y su objetivo es poner de relieve las necesidades especiales de las mujeres y las adolescentes durante los conflictos y los desastres humanitarios.

La ONU asegura que la cantidad de personas con necesidad de ayuda de emergencia se duplicó con creces desde 2004, hasta los 100 millones en la actualidad, por encima de los 60 millones de personas desplazadas.

La necesidad de financiación actual para 2015 asciende a 19 mil 100 millones de dólares, en comparación con los 3 mil 400 millones de dólares de 2004.

Joseph Chamie, ex director de la División de Población de la ONU, dijo que el tema del Día Mundial de la Población de este año es oportuno y apropiado, dada la cifra récord de más de 60 millones de personas desplazadas.

Es probable que esa cifra histórica siga creciendo en los próximos años, a medida que la inestabilidad política y los conflictos armados siguen sin resolver y se generalicen aún más, afirmó.

"El desplazamiento forzoso de millones de hombres, mujeres y niños generó una crisis humanitaria que desafía a países en todas las regiones del mundo", destacó.

Chamie señaló que los numerosos servicios que necesitan las poblaciones vulnerables, como alimentos, vivienda, ropa, salud, educación y seguridad, saturan la capacidad de los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales (ONG).

Lamentablemente, la comunidad internacional no ha podido ponerse de acuerdo sobre una solución integral a la crisis, observó.

"Los gobiernos y los electorados son cada vez más reacios a aceptar a una cantidad grande de personas con necesidades, étnicamente diferentes y que pueden representar una amenaza para la estabilidad social", subrayó.

Chamie considera que la incertidumbre económica, los déficits públicos sin antecedentes, el alto desempleo y la inquietud por la identidad nacional y cultural están contribuyendo con un sentimiento creciente contra los inmigrantes.

Según un informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) dado a conocer este mes, la gran mayoría de las 137 mil personas que cruzaron el Mediterráneo hacia Europa en el primer semestre del año escapaban de la guerra, el conflicto o la persecución, transformándose así en una crisis de refugiados.

Un tercio de las personas que llegaron a Italia o Grecia procedían de Siria, cuyos ciudadanos son considerados, casi universalmente, aptos para recibir el estatus de refugiado u otras formas de protección.

En cantidad, Afganistán y Eritrea ocupan el segundo y tercer lugar según el origen de los desplazados, y que también en su mayoría son considerados con derecho a obtener la condición de refugiados.

Hubo un aumento de 83 por ciento en los refugiados y migrantes que cruzaron el Mediterráneo entre enero y junio, con un total de 137 mil en comparación con los 75 mil del mismo período en 2014, según ACNUR.

El número de muertos en el mar también alcanzó una cifra récord en abril, cuando más de mil 300 personas se ahogaron o desaparecieron en un solo mes, en comparación con las 42 muertes de abril de 2014.

En un comunicado difundido en Estados Unidos, el UNFPA señaló que las mujeres y las adolescentes atrapadas en situaciones de emergencia humanitaria también corren un riesgo mucho mayor de sufrir abusos, explotación sexual, violencia y matrimonio forzado durante los conflictos y los desastres naturales.

Además, muchas mujeres que sobreviven a las crisis asumen la jefatura de su familia y cargan con la responsabilidad de cuidar a sus hijos.

A menudo tienen que superar enormes obstáculos para cuidar y atender la salud de los niños, los enfermos, los heridos y los ancianos, y sobre ellas recae la mayor parte de la carga correspondiente al socorro y la reconstrucción. En consecuencia, descuidan sus propias necesidades para preocuparse por los demás, según el UNFPA.

Una de las prioridades del UNFPA es potenciar y proteger el bienestar de las mujeres, las adolescentes y los jóvenes, así como atender sus necesidades e inquietudes específicas.

"Trabajamos en estrecha colaboración con los gobiernos, el sistema de la ONU, los socios locales y otros en preparación para los desastres para asegurar que la salud reproductiva se integre a las respuestas de emergencia", explicó la agencia.

"En este Día Mundial de la Población apelamos a la comunidad internacional a que redoble los esfuerzos para proteger la salud y los derechos de las mujeres y las niñas", exhortó el UNFPA.

Olvidados en basurero

Édgar Hernández

TAPACHULA. Defensores de los derechos de los migrantes recorrieron el basurero de esta ciudad, donde viven y laboran decenas de familias guatemaltecas en condiciones de vulnerabilidad.

Los activistas, entre ellos el padre Alejandro Solalinde, lamentaron el desinterés de las autoridades por mejorar las condiciones de los centroamericanos.

Va Solalinde a basurero por migrantes

El padre Alejandro Solalinde visitó el basurero de Tapachula en el que laboran migrantes guatemaltecos; el cura exigió mejorar condiciones.

Edgar Hernández

"Es impactante venir aquí y constatar cómo pueden vivir unos seres humanos en estas condiciones, nos preocupa muchísimo la salud, la educación de los niños, nos preocupa muchísimo las condiciones en las que puedan vivir estas personas en su casa, que puedan vivir en estos lugares", expresó.

En el recorrido de observación también participaron los activistas pro migrantes Ramón Verdugo Sánchez, coordinador del albergue Todo por ellos; Heyman Vázquez Medina, director del albergue para migrantes en Huixtla; Richard Estrada, sacerdote episcopal de la diócesis de Los Ángeles California; Leticia Gutiérrez Valderrama, directora de Scalabrinianas: Misión para Migrantes y Refugiados

Solalinde abundó que por las condiciones de vulnerabilidad las familias que viven de la recolección de basura también son explotados.

Según el testimonio de los pepenadores, ganan 40 pesos diarios con jornadas de hasta 11 horas.

El defensor de derechos humanos precisó que tras la visita buscarán generar una propuesta para mejorar las condiciones de alrededor de 100 familias que viven en los alrededores del tiradero.

Por otra parte, Gutiérrez Valderrama lamentó el desinterés de las autoridades locales por atender a las personas que laboran en el basurero pese a saber de las malas condiciones en las que viven y laboran.

Solalinde agregó que en México se estima que hay unos 10 mil migrantes desaparecidos y alertó que el tráfico de órganos es una nueva amenaza para los indocumentados.

Los activistas criticaron el Plan Frontera Sur implementado por México contra los migrantes y señalaron que no solo se ejecuta en la parte baja del territorio nacional, sino en todo el país.

"La situación se ha agudizado en el tema de violaciones a derechos humanos de los migrantes en un número exponencial de violencia y de detención de migrantes. En lo que va del año el Instituto Nacional de Migración ha incrementado las volantas y las detenciones como consecuencia de esta política norteamericana de que México selle la frontera sur y evite que los migrantes crucen hacia el norte", expresó Gutiérrez Valderrama.

Sin embargo, advirtió que la migración no se ha frenado y los niños y mujeres siguen huyendo de sus países de origen.

30 Years of Schengen: Internal blessing, external curse? (ver document anexo)

Date: 2015
By: Ademmer, Esther ; Barsbai, Toman ; Lücke, Matthias ; Stöhr, Tobias
We take stock of the Schengen Agreement that celebrated its 30th birthday on June 14th, 2015. We argue that the abolition of internal border controls in most European Union member states is rightly considered a blessing to EU citizens. Internally, the Agreement facilitates social and economic interactions without impeding the security of EU citizens. Externally, the Schengen Agreement has also helped to spread liberal norms and promote EU policies across EU borders, whenever Schengen borders prove permeable enough to allow for legal migration or if the relaxation of Schengen visa requirements is used as a carrot to trigger reforms in EU candidate and neighboring countries. The recent humanitarian crisis at the EU borders reveals that the Schengen system still lacks an appropriate joint asylum policy to counterbalance the loss of internal border controls. This weakness may undermine one of the main achievements of European integration. This Policy Brief revisits the accomplishments of 30 years of Schengen. We first ask how Schengen has affected member states and their citizens and which effects it has exerted on non-Schengen states outside of the EU’s borders. We subsequently elaborate on appropriate reforms of a communitarized asylum policy that is needed to safeguard the accomplishments of the Schengen Agreement in the future.

Hemos comenzado la difusión de las invitaciones para la presentación del Informe “Derechos Cautivos”; se anexa en formato digital para que las circulen entre sus contactos y redes sociales.

Sin Fronteras IAP (DF), Frontera con Justicia (Saltillo, Coahuila), Centro de Derechos Humanos Fray Matías (Tapachula, Chiapas); Dignidad y Justicia en el Camino, A.C. (Guadalajara) y la Universidad Iberoamericana de Puebla, les invitamos a la presentación de nuestro informe nacional “DERECHOS CAUTIVOS” La situación de las personas migrantes y sujetas a protección internacional en los centros de detención migratoria: siete experiencias de monitoreo desde la sociedad civil.

Derechos Cautivos es el resultado del trabajo de cinco organizaciones dedicadas a la defensa de personas migrantes y sujetas de protección internacional, que se ven privadas de su derecho a la libertad de movimiento. Al carecer de documentos que acrediten una regular estancia en el país son trasladadas a alguno de los casi 60 centros de detención migratoria (llamados estaciones migratorias y estancias provisionales) de México.

El evento tendrá lugar el 21 de Julio en el Centro Cultural España (Sala Panorama) registro 10:30 AM, el cual está ubicado en Pasaje cultural Guatemala 18-Donceles 97, Colonia Centro Delegación Cuauhtémoc, C.P. 06010 México, D.F.

SCHENGEN 2015.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s